Actualidad Informativa es presentado por:
Publicado el 11 de agosto, 2019

Viera Gallo: «Macri tendrá que establecer una relación más estable con el peronismo no kirchenerista»

Autor:

Javiera Barrueto

Hoy se realizan las primarias en Argentina, elección que enfrenta a la dupla de Mauricio Macri y Miguel Ángel Pichetto con la de Alberto Fernández y Cristina Fernández. Ante el escenario, el ex ministro y ex embajador de Chile en Buenos Aires, señala que «va a primar el voto negativo» y que quien gane tendrá como desafío «reordenar la economía».

Autor:

Javiera Barrueto

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Hace un año y medio, atrás quedaron los más de mil kilómetros que separaban a José Antonio Viera-Gallo de Santiago. En marzo de 2018 regresó a Chile tras haber ejercido como embajador en Argentina durante tres años. Desde entonces, el ex ministro ha vuelto en tres ocasiones a la capital del país vecino, pues confiesa mantener buenas relaciones al otro lado de la cordillera. Incluso, en cada instancia se ha reunido con su sucesor en Buenos Aires, Sergio Urrejola.

Durante los últimos días, el ex ministro Segpres ha seguido con atención las primarias presidenciales que se realizan hoy. Escenario que ya tiene las duplas favoritas. De hecho, lo que diversos analistas plantean es que la clave estará en el porcentaje de diferencia que haya entre el oficialismo  y el kirchnerismo. Por un lado están el Presidente Mauricio Macri y al senador peronista Miguel Ángel Pichetto, y por el otro, Alberto Fernández, ex jefe de gabinete de los Kirchner, junto a la ex Presidenta Cristina Fernández.

En ese contexto, Viera Gallo asegura que las primarias obligatorias y simultáneas (las PASO) serán una tendencia representativa de la primera vuelta que se desarrollará el 27 de octubre. Además, subraya que estos comicios no muestran «la adhesión a uno u otro (candidato), sino que es una opción por el mal menor».

-¿Estas primarias podrían ser reflejo de cuán polarizado está el escenario político en Argentina?

-Mucho va a depender de cuánto es el porcentaje de votantes porque, a diferencia de Chile, en esta primaria ninguno de los candidatos tiene un contrincante o rival dentro de su propio partido, sino que son primarias obligatorias, cosa que no existe en Chile. Normalmente en las primarias vota bastante gente, se estima que voten sobre 70% o 75%, es bastante representativa de lo que va a ser después la primera vuelta. Con una diferencia muy técnica y es que, en la primaria, se cuentan los votos blancos mientras que en la primera vuelta no se cuentan. De tal manera que los porcentajes que aparecen en la primaria aumentan.

-¿Cómo influyen esos votos en blanco?

-Cuando las últimas encuestas de Ámbito Financiero dicen que la dupla Fernández-Fernández tiene 41%, es sobre el universo con votos blancos. Si a ese universo le quito los votos blancos lo que ocurre en la primera vuelta es que ese porcentaje aumenta tres puntos. Y en el caso de Macri, que tiene cerca del 38%, también aumentaría en tres puntos. Si se repitiera igual la votación por el solo hecho de que los votos blancos no forman parte del universo de votantes en la primera vuelta, los porcentajes aumentan dos o tres puntos.

En ambas duplas con mayor posibilidades, Fernández- Fernández y Macri- Pichetto, hay un peronista. ¿Qué simboliza que en esos sectores esté presente el peronismo?

-El peronismo en Argentina es una corriente política muy fuerte hace 70 años, no es solo un partido, existe el Partido Justicialista, pero es un movimiento que abarca muchas otras expresiones. En esta elección el peronismo va en las dos opciones mayoritarias y va en una tercera lista con Lavagna y Urtubey, o sea el peronismo está presente en todo el arco. Obviamente la mayor parte del peronismo está en la dupla Fernández-Fernández.

Normalmente en las primarias vota bastante gente, se estima que vote sobre 70% o 75%, es bastante representativa de lo que va a ser después la primera vuelta».

-¿Y existe una contradicción entre el peronismo y el kirchnerismo justamente en la dupla Fernández-Fernández?

-En la campaña se han visto algunas tensiones porque evidentemente el kirchnerismo viene a ser una parte del peronismo, que tiene unas características más tendientes hacia la izquierda. El peronismo tradicional no es de izquierda, es más bien un movimiento de centro. En todo caso, ha habido una tensión entre el kirchnerismo, como una versión del peronismo y el resto del peronismo que sigue más bien orientaciones tradicionales.

-¿Cómo pueden convivir estas dos visiones en una misma dupla si uno es más de centro y el otro más de izquierda? ¿No se convierte en un problema?

-Puede haber problemas como en cualquier gobierno, gente que va más a la izquierda, gente que va más al centro. Eso pasa en todas partes. Y va a pasar también la dupla Macri y Pichetto porque el gobierno de Macri I, a pesar de que es un gobierno de coalición que se llama «Cambiemos» donde está el Partido Radical, el PRO (que es el partido de Macri) y  el partido de (Elisa) Lilita Carrió, ha habido una hegemonía muy fuerte del PRO de lo cual el Partido Radical se ha quejado varias veces. En un futuro gobierno de Macri hipotético no cabe duda de que esa hegemonía del PRO se va a debilitar porque ahora va a tener al Partido Radical y a una fracción peronista.

El peronismo está presente en todo el arco. Obviamente la mayor parte del peronismo está en la dupla Fernández-Fernández».

-¿Cuál podría ser el cariz político que le aporte Pichetto al sector encabezado por Macri?

Va a significar una apertura política hacia una coalición mayor porque, de ganar, ese gobierno tendría que establecer una relación más orgánica, más estable con el peronismo no kirchenerista, especialmente de los gobernadores para poder tener apoyo parlamentario suficiente. Y el puente para poder hacer eso va a ser el senador Pichetto.

-¿Esa estrategia de incluir a un peronista puede atraer más votos? ¿Por ejemplo de las personas que están molestas por la inflación y porque la economía no ha repuntado?

Hay una apuesta de tratar de captar un porcentaje de votos peronistas, no kirchnerista. A su vez, el hecho que la lista Fernández-Fernández la encabece un peronista que ha sido crítico de la gestión de Cristina Fernández también es una forma del Partido Justicialista de tratar de evitar que se escapen votos descontentos con la gestión de Cristina.

¿Cuánto puede influir en el voto la crisis económica que enfrenta Argentina?

-Muchísimo, lo que va a primar es el voto negativo, o sea mucho gente va a votar por la lista Macri- Pichetto para que no vuelva un peronismo ligado al kirchnerismo y, a su vez, mucha gente va a votar por los Fernández-Fernández para que no siga el actual gobierno. O sea no es tanto por adhesión a uno u otro, sino que al final es una opción por el mal menor.

Las relaciones entre Argentina y Chile, que se caractericen como de alianza estratégica, trascienden las simpatías que pueda tener uno u otro gobernante».

-¿Cuál podría ser la diferencia en los escenario de ambas duplas? 

-Un gobierno de Macri se va a entender mejor con el Fondo Monetario Internacional y en general va a ser mejor recibido por los mercados. Un gobierno Fernández-Fernández puede producir en un primer momento inquietud en algunos sectores, pero también es verdad que hay sectores empresariales que están detrás de esa dupla Fernández-Fernández. Además, los técnicos de Alberto Fernández se han encargado de dar mensajes tranquilizadores a los mercados.

-¿Entonces un segundo gobierno de Macri podría atraer mayor confianza internacional?

-Sí, claro. Ahora, los desafíos que tiene la Argentina para reordenar su economía son muy fuertes y los va a tener que enfrentar cualquier de los que gane, pero ademas tiene desafíos sociales muy fuertes. Hoy, la mitad de los niños en Argentina vive bajo la línea de la pobreza, o sea, aumentó la pobreza en el periodo de Macri. Hay desocupación. Es un país rico, se ha beneficiado este año por una enorme cosecha, lo que ha atraído más dólares y eso se ha sido muy positivo para Argentina, pero cualquiera que sea la opción va a tener que buscar formas de equilibrar la economía.

¿Cómo podría repercutir en nuestro país el resultado de la elección?

-Yo creo que poco, porque el cuadro político argentino es muy distinto al chileno, no hay mayor correspondencia. El peronismo es un fenómeno de mucha envergadura, pero en Chile no tiene una correspondencia. Un tiempo el peronismo entró a la Internacional Demócrata Cristiana, pero no creo que entre el peronismo y la Democracia Cristiana chilena haya ninguna confluencia. Es evidente que hay actores en el peronismo que tienen relaciones y amistades con personas en Chile y no cabe la menor duda que el PRO tiene relaciones con la coalición Chile Vamos, y el Partido Radical y el Partido Socialista tienen relación con el Partido Radical argentino y el Partido Socialista argentino. Pero no es un cuadro político que se pueda comparar fácilmente.

-¿Y a nivel personal podría cambiar la relación entre el Presidente Sebastián Piñera y Macri? Ambos Mandatarios son cercanos.

-Las relaciones entre estos dos países ha sido siempre una relación de Estado. En su primer gobierno, Sebastián Piñera tuvo muy buenas relaciones con Cristina Fernández; y la Presidenta Bachelet tuvo muy buenas relaciones con Macri. Las relaciones que se caractericen como de alianza estratégica trascienden las simpatías que puedan tener uno u otro gobernante o coalición de gobierno por el otro.

Argentina es un país rico, se ha beneficiado este año por una enorme cosecha, lo que ha atraído más dólares. Pero cualquiera que sea la opción presidencial que gane va a tener que buscar formas de equilibrar la economía».

¿Cómo ha visto las relaciones actuales entre Chile y Argentina?

Están muy bien las relaciones porque Argentina ha vuelto a vender gas a Chile, las relaciones entre las Fuerzas Armadas es óptima, en la Antártica habrá ejercicios conjuntos y se va a formar entre las dos FF.AA. un equipo mixto de salvataje. En tercer lugar, está el Tratado de Libre Comercio que hicimos en la época Bachelet y que se ratificó en el Congreso ahora en el gobierno de Piñera y Macri y que permite, si las circunstancias económicas lo hacen posible, un intercambio muy fluido en todo sentido de relaciones económicas. Las relaciones están muy bien, uno siempre diría que los países podrían invertir más para mejorar los pasos fronterizos que es lo fundamental, pero están muy bien. Entonces creo que van a seguir muy bien cualquiera sea el gobierno que gane.

-El presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, llamó a votar por Macri para evitar que Argentina caiga en populismos. ¿Podría ser el triunfo de la dupla Fernández un respiro para Maduro en la región?

-No sabría dar una opinión, pero no lo creo. Varios Jefes de Estados han llamado a votar por uno o por otro. La política exterior de Argentina puede variar, pero no mucho. Además, es preocupante porque hay inmigración venezolana en Argentina. El gobierno de Macri ha sido más activo en el Grupo de Lima respecto al apoyo de Guaidó, pero no sé cuán distinta podría ser la posición de un futuro gobierno en este caso, peronista.

-Cuando usted fue embajador en Argentina, ¿cómo percibió los liderazgos de Mauricio Macri y Cristina Fernández?

-No cabe duda que Cristina Fernández tiene un muy fuerte apoyo popular porque ha sido elegida dos veces Presidenta, ha sido elegida senadora por Buenos Aires. Y hoy día, la dupla que integra como candidata a la vicepresidencia tiene un apoyo significativo. También es verdad que cuando se presentó como candidata a senadora por la provincia de Buenos Aires quedó segunda y que el ministro de Educación (Esteban) Bullrich, que era del PRO, y que no era una persona que hubiera tenido elecciones anteriores, le ganó. Ahora, en el caso de Mauricio Macri, tuvo un muy buen desempeño como gobernador de la ciudad de Buenos Aires y después fue elegido como Presidente. Y no cabe duda que él, en otro sector de la sociedad argentina, también tiene apoyo y arraigo.

 

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: