Publicado el 23 de julio, 2020

Una reforma histórica marcada por el miedo

Autor:

Emily Avendaño y Sebastián Edwards

Al menos tres senadores y ocho diputados han recibido amenazas en las últimas semanas. Esa ha sido la tónica que ha cruzado la votación de la reforma constitucional que propone el retiro de parte de los fondos previsionales. “Yo no acepto que en una democracia la forma de operar sea a través de la amenaza”, dijo ayer en la sala del Senado, el legislador Ricardo Lagos Weber (PPD), una de las víctimas de los amedrentamientos. “Aquí se ha instalado una especie de impunidad en las redes sociales que es muy preocupante”, dice el diputado Diego Schalper (RN), quien también recibió este tipo de agresiones.

Autor:

Emily Avendaño y Sebastián Edwards

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

La actividad legislativa se ha convertido en un trabajo de alto riesgo. En los últimos meses al menos ocho diputados y tres senadores han denunciado que ellos o sus familias han sido víctimas de amenazas, algunos incluso han debido recibir custodia policial ante la gravedad de los ataques. Ayer durante el debate del proyecto de reforma constitucional que propone el retiro de parte de los fondos previsionales, el senador PPD Ricardo Lagos Weber -una de las víctimas más recientes de tales intimidaciones- aludió a ese tema: “Yo no acepto que en una democracia, la forma de operar sea a través de la amenaza”.

El legislador, cuando el proyecto aún se encontraba en la comisión de Constitución del Senado, anunció que presentaría una indicación. De allí en adelante hubo una ola de críticas en redes sociales, además de amenazas a su integridad física y se difundieron los datos de su domicilio. Finalmente, el parlamentario descartó presentar la indicación con la que buscaba gravar con impuestos el retiro de fondos a quienes tuviesen sueldos por encima de los 6 millones de pesos.

La reforma constitucional fue aprobada, en general, con 29 votos a favor (5 del oficialismo), 13 en contra y 1 abstención.

Se trató de una votación que muchos senadores consideraron “histórica”, pero que quedó marcada por este ambiente violento. “Prefiero enfrentar la impopularidad que el ambiente enrarecido que la izquierda radical ha instalado, de la mano de las amenazas, muchas de las cuales tienen su origen en las redes sociales, que sumarme al coro de la demagogia, a la prédica de los profetas de la calle, al simplismo y al aplauso fácil de los adversarios”, planteó en esa línea el senador RN Andrés Allamand, durante el debate.

Las agresiones conocidas han sido a los diputados Diego Schalper (RN), Jaime Bellolio (UDI), el independiente Pepe Auth, Jaime Mulet (FRVS), Matías Walker (DC), Luis Pardo (RN), María José Hoffmann (UDI) y Carmen Hertz (PC).

Por el Senado, además de Lagos Weber, el presidente del PS, Álvaro Elizalde, dijo en un matinal que su hija ha sido hostigada en la calle y su familia intimidada. Mientras que la presidenta del Senado, Adriana Muñoz, afirmó en una entrevista que Juan Pablo Letelier (PS), también ha sido amenazado.

El diputado Schalper relata que la mayoría de las veces las amenazas las reciben a través de redes sociales, o por correos electrónicos que “terminan en spam”. Explica que, en general, son personas que no se identifican, y en otros casos se trata de gente que emite los mensajes desde su perfil “con mucha libertad”. “Lamentablemente, aquí se ha instalado una especie de impunidad en el ámbito de las redes sociales que es muy preocupante”, subraya.

Schalper está con custodia policial luego de haber recibido amenazas, al igual que Jaime Bellolio. “Hace 70 días que estoy con protección policial ordenada por la Fiscalía producto de que una vez que votamos la admisibilidad del proyecto de ley que claramente era inconstitucional y lo reconocieron al presentar la reforma constitucional”, dijo el diputado UDI a El Líbero.

Para el legislador lo que ocurre es muestra “de la falta de convicción democrática de los grupos que lo incitan. El silencio de la izquierda moderada también forma parte de lo mismo. Cuando uno tiene a una izquierda moderada que tienen vocación democrática que se silencia frente a estas amenazas, al final terminan facilitando que sigan ocurriendo las mismas cosas”.

Hay casos que tienen similitudes como el de Mulet y Walker, ambos amenazados por un grupo que se identificó como la extinta Patria y Libertad. Mulet recibió un correo electrónico en el que le decía que “tenía que huir del país o iba a quedar enterrado”, relató a El Líbero. Walker encontró mensajes en Twitter de una cuenta anónima supuestamente relacionada con esa organización, en la que en conjunto con publicar la dirección de su casa, lo amenazaban de muerte.

 “Ojalá te maten”, “ojalá no te cruces en mi camino o vas a pagar caro lo que estás haciendo” son algunos de los comentarios que Luis Pardo ha encontrado al revisar sus redes sociales, además de frases insultantes y garabatos. “Son comentarios de ese tipo y creo que debemos recibirlos muchos parlamentarios, y algunos pueden tener mayor grado de verosimilitud o de peligrosidad que otros”, advierte.

Sin embargo, el clima de hostilidad llega a políticos de distinto signo. En abril, la Cámara de Diputados presentó una denuncia ante la Fiscalía por amenazas contra la diputada del Partido Comunista, Carmen Hertz. De acuerdo con el documento, la congresita recibió imágenes “de cuerpos humanos tirados desde helicópteros, de funerales, de ataúdes, de mujeres que la hacen callar, de textos en los que desean que enferme de Covid-19 o haciendo referencias a torturas con animales”.

Argumenta Mulet que, en su caso, lo que molestó al amenazante fue su postura con respecto al retiro del 10%. “La verdad es que estas amenazas ensucian el debate y la democracia, generan un clima desagradable. Lo enrarecen, pero no afectan las decisiones que se toman”, sostiene. El diputado es enfático en condenar cualquier amenaza y también las funas en redes sociales. 

Por su parte, Pardo opina que este clima hostil es “un síntoma del tipo de debate que estamos teniendo en los últimos meses. Hay, sin lugar a dudas, sectores que están orquestando esto, que lo están estimulando y gente que adhiere y son influenciados por quienes dirigen el pandero en materia de hostigamiento e intolerancia”.

Coincide Schalper: “Es evidente que hoy hay un esfuerzo de una parte por amedrentar el debate parlamentario y en ese sentido personas de distintos sectores políticos han recibido amenazas de distinto tipo y evidentemente una democracia que funciona por la violencia no es democracia”

“Deplorable silencio político frente a esta embestida a la democracia”

Una declaración de Proyecto Cambio Democrático que incluye la firma de más de 70 de figuras de centro y centroizquierda, como Cristián Warnken, Oscar Guillermo Garretón, Vivianne Blanlot, José Joaquín Brunner, Fulvio Rossi, Sergio Bitar, Soledad Alvear, Edmundo Pérez Yoma, Gutenberg Martínez, Nelson Hadad, entre otros, cuestiona los ataques y amenazas que han recibido algunos parlamentarios, a propósito de sus posturas sobre el retiro del 10% de los ahorros previsionales.

El documento señala que “la aprobación o rechazo de esta medida y su modificación y debate acerca de sus puntos específicos, no debe ser motivo de crispación y posicionamientos irreductibles que conduzcan al debilitamiento de la convivencia democrática”, y advierten que la violencia no debe condicionar el voto parlamentario.

“Resulta intolerable el despliegue de violencia, saqueos y ataques a cuarteles policiales que acompañó, durante tres noches, la votación de los diputados. Mostró no solo la coordinación de grupos radicalizados y bandas delictuales, sino también el deplorable silencio político frente a esta embestida a la democracia”, apuntan.

Y agregan: “Únase a ello, la furia irracional de las redes sociales, los vergonzosos insultos y amenazas de algunos de quienes no comparten el votos de parlamentarios, arribando incluso a entregar el domicilio de uno de ellos para convocar a funas y manifestaciones en su puerta”.

Ayer en una carta de El Mercurio, “Miedo en el Senado”, el columnista y analista político Sergio Muñoz Riveros también aludió al tema. Sobre el Congreso señala que “se han debilitado allí los valores democráticos, y muchos de sus miembros han internalizado el temor a volverse sospechosos ante los fiscales del pensamiento correcto, clérigos de esa nueva deidad que es ‘La Calle’”. Para Muñoz Riveros, el miedo ha convertido a los parlamentarios en “víctimas fáciles de la extorsión: si no legislan de cierto modo, vendrá un nuevo estallido de violencia. Por eso, procuran llevar el paso, no equivocarse respecto de la verdad revelada del momento, mimetizarse con las encuestas, no enemistarse con los iracundos”.

Tensiones en el Congreso tras el 18 de octubre

Este no es un problema con el que los diputados y senadores se estén enfrentando de manera reciente. La tensión en el hemiciclo comenzó tras el estallido social del 18 de octubre. En ese entonces hubo episodios de funcionarios parlamentarios presionando a los diputados desde las graderías, incluso se inició una investigación para determinar las responsabilidades administrativas de esos sucesos. Las manifestaciones más notorias ocurrieron el 23 de octubre de 2019, cuando el entonces ministro del Interior Andrés Chadwick asistió a la Cámara Baja para explicar las medidas que había tomado el Ejecutivo durante el estado de emergencia.

El 21 de noviembre, la situación se repitió. Esta vez el foco de las protestas se concentraron en el diputado Juan Antonio Coloma, quien en medio de la discusión por la rebaja de la dieta parlamentaria ingresó una indicación para disminuir las asignaciones que reciben los congresistas. Este hecho fue rechazado por un grupo de asesores que increparon a Coloma y se manifestaron en el sector de El Pensador.

El 19 de diciembre un grupo de trabajadores levantó carteles que tenían ojos rojos, en representación de los daños oculares que han ocurrido durante los disturbios y, quizás la jornada de manifestaciones más emblemática, ocurrió el 18 de diciembre cuando la Cámara de Diputados fue el escenario de la votación que permitió la reforma al capítulo XV de la Constitución y abrió paso al plebiscito que en principio se haría el 26 de abril. Ese día había manifestantes feministas, de comunidades mapuche e identificados con banderas del movimiento LGBTIQ que levantaron lienzos y gritaron consignas durante gran parte del debate.

Lea completa la declaración de Proyecto Cambio Democrático

DECLARACIÃ_N POR EL RETIRO … by El Libero on Scribd

 

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior suscríbete, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podemos ampliar nuestra labor.

Suscríbete

También te puede interesar:

Cerrar mensaje

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior suscríbete, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podemos ampliar nuestra labor.

Suscríbete