Publicado el 20 de julio, 2020

Subsecretaria de Educación Parvularia por rechazo de kínder obligatorio en el Senado: “Aquí prevaleció una postura política”

Autor:

Sofía Del Río

“Esto es un retroceso significativo en las políticas de infancia de los últimos 20 años que se han dado transversalmente en Chile”, señala la subsecretaria María José Castro al referirse a la votación que hubo en el Senado. Este martes le corresponde pronunciarse a los diputados, a quienes llama a votar en conciencia y que “sean coherentes” con la votación de enero de 2019 donde se aprobó el proyecto de modo unánime en la sala de la Cámara.

Autor:

Sofía Del Río

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Dos han sido los Presidentes que han hecho obligatorio algún nivel de enseñanza en materia de educación: Juan Luis Sanfuentes decretó la Ley de Instrucción Primaria Obligatoria en 1920 y Ricardo Lagos Escobar la Enseñanza Media en 2003 -con votación unánime de las dos Cámara-. Ahora el Presidente Sebastián Piñera podría ser el tercero en esta lista con la educación parvularia, específicamente, con kínder obligatorio. Sin embargo, el proyecto impulsado por el Ejecutivo la semana pasada sufrió un importante revés en el Senado.

La Cámara Alta -y particularmente los parlamentarios de oposición en su totalidad-, propusieron una modificación al mensaje original, eliminando la obligatoriedad del kínder. Esta nueva propuesta  será votada este martes 21 de julio por la Sala de la Cámara, en una jornada crucial para el futuro del proyecto.

La subsecretaria de Educación Parvularia, María José Castro, señala que si la Cámara aprueba la propuesta del Senado “sería un retroceso significativo en las políticas de los últimos 20 años que se han dado transversalmente en Chile”.

Además, la autoridad sostiene que este proyecto ya se votó en el Senado el 9 de octubre de 2019, donde no hubo ningún voto en contra, solo dos abstenciones -de la senadora Adriana Muñoz (PPD) y Juan Ignacio Latorre (RD)-, por lo que el resultado de la semana pasada solo se explicaría “en una óptica política”.

-Subsecretaria, ¿cómo fue el trámite en el Senado de la ley que busca que kínder sea obligatorio?

-El día 12 de junio se debía votar en la sala del Senado el proyecto que ya había salido con informe de la Comisión de Hacienda y Educación. En esa sesión los senadores dijeron que no había habido tiempo suficiente y que era necesario que volviera nuevamente a la comisión de Educación. Lamentablemente, a pesar de nuestras insistencias en que se votara, volvió a la comisión de Educación y ahí los senadores de oposición presentaron indicaciones que iban en el sentido de eliminar la obligatoriedad del kínder, no eran indicaciones para trabajar el proyecto sino que definitivamente para eliminar la obligatoriedad. Y con ese informe se pasó a la Sala que fue el martes de la semana pasada, y lamentablemente todos los senadores de oposición se alinearon, aprobaron la eliminación del kínder. Fue un debate sin argumentos, nunca un argumento en contra de que el kínder fuera obligatorio, aquí todos los argumentos que se dieron, y eso es lo que llama poderosamente la atención, tienen que ver con otras leyes que se están tramitando, pero que no tienen que ver con esta.

-¿Cómo se dio eso que usted comenta?

-Por ejemplo, el senador Carlos Montes (PS) dijo que él esperaba que el Ejecutivo presentara de una sola vez toda la estrategia de Educación Parvularia junta, y eso significaba discutir el proyecto de sala cuna universal, el de subvención de niveles medios y este, y que él no podía aprobar esto porque ‘él desconfiaba de lo que había detrás de esta ley’. La senadora Yasna Provoste (DC) también desconfiaba y dijo que esta ley ‘podía abrir la puerta al lucro nuevamente’. En el caso del senador Jaime Quintana (PPD), él no considera obligatorio el kínder obligatorio e insiste en aquellas comunas rurales muy apartadas donde hay niños que no pueden asistir al kínder y que esta ley lo que va hacer es dejar fuera de la educación a los niños que no asisten al kínder. Eso no es así, lo hemos explicado muchas veces, lo que nosotros tenemos que hacer es modificar el reglamento que ya existe, el 2272, para adaptarlo para el caso del kínder, pero ese reglamento jamás va en la línea de dejar a un niño fuera del colegio porque no haya ejercido el kínder.

Aquí hubo una postura política que prevaleció que no se entiende, y donde más se hace evidente que es un tema político, es que no hubo interés por avanzar con indicaciones que hubiesen mejorado el proyecto”.

-¿Y cuál es el objetivo concreto de la ley?

-Esta ley busca que todos los niños que puedan asistir al kínder lo hagan y que como Estado hagamos un esfuerzo extraordinario -cuando haya que hacerlo- para que todos los niños puedan asistir al kínder. Y de ninguna manera buscar dejar a ningún niño fuera del colegio por no haber hecho el kínder.

-¿Entonces si no hay mayores argumentos técnicos como dice, usted cree que esto tiene que ver con un trasfondo más bien político?

-Esta señal que se dio el martes creo que hay que leerla absolutamente desde la óptica política, esta no es una discusión que se fundamentó con argumentos técnicos sobre por qué es bueno o no que el kínder sea obligatorio. De hecho, hay senadores de oposición que partían diciendo que para ellos era importante que el kínder fuera obligatorio, y después seguían con otros argumentos para rechazar. Aquí hubo una postura política que prevaleció que no se entiende, y donde más se hace evidente que es un tema político, es que no hubo interés por avanzar con indicaciones que hubiesen mejorado el proyecto, que podría haber sido, en el sentido donde los senadores de oposición consideraban que había que hacerlo.

-Al referirse a una postura política, ¿se podría decir que esto tendría que ver con no querer dejar que el gobierno del Presidente Sebastián Piñera avance en el nivel de Educación Parvularia, por ejemplo?

-Esa puede ser una lectura, que no sea el Presidenta el que avance,  y que la educación parvularia no se convierta en obligatoria, esa pueda ser una lectura…, pero no tengo claro cuál es el motivo político por el cual hoy están rechazando el kínder.

-Sería bueno entender el por qué de este rechazo de los senadores de oposición, teniendo en cuenta que dentro de sus exposiciones, como usted señala no hubo argumentos técnicos…

-Hay algunos que han hecho el análisis de no querer darle el punto al gobierno. La otra lectura podría ser que es un proyecto que no tiene consecuencias inmediatas, efectivamente no van a quedar niños fuera del kínder porque este proyecto se rechace. Entonces al no tener consecuencias tan inmediatas, es un proyecto “fácil” de rechazar, no es algo que esté siendo visible, no le está costando a la oposición el rechazo de este proyecto, no tiene costos políticos y de paso se rechaza un proyecto del Ejecutivo. Hay que pensar que hay dos Presidentes en la historia que han hecho obligatorio algún nivel: Juan Luis Sanfuentes la Instrucción Primara Obligatoria, Ricardo Lagos la Enseñanza Media y hoy día sería el Presidente Piñera el que haga obligatoria la Educación Parvularia.

Es un proyecto ‘fácil’ de rechazar, no es algo que esté siendo visible, no le está costando a la oposición el rechazo de este proyecto, no tiene costos políticos y, de paso, se rechaza un proyecto del Ejecutivo”.

-Además, este proyecto ya había sido votado por el Senado y fue apoyado.

-Nosotros pasamos por las comisiones de Educación y de Hacienda en los tiempos que se requieren para un proyecto, esto no fue una discusión apurada ni mucho menos. Nos dispusimos a conversar, a comprender, a entender cuáles eran las diferencias, que son legítimas, conversamos con muchos senadores, yo personalmente, y por eso que cuesta tanto entender. Hay que pensar que en el Senado cuando se votó en general, el 9 de octubre de 2019, se aprobó con unanimidad salvo 2 abstenciones. Entonces aquí hay que leerlo desde la única óptica que tiene que es hacer un punto político, porque no hay ningún argumento, no hay un argumento para que alguien seriamente diga que no es bueno que el kínder sea obligatorio. Puede haber quienes consideran que no es relevante, porque ya lo es en la práctica porque tiene una alta cobertura, pero no hay ningún argumento serio para decir que no es bueno que el kínder sea obligatorio.

-Chile es de los pocos países de la Ocde que no tiene kínder obligatorio…

-Efectivamente. Cuando el kínder es obligatorio provoca una sinergia positiva en todo el nivel de educación parvularia. En primer lugar se le da una rango a la educación parvularia que es necesario que tenga, porque nosotros tenemos un tema cultural que también se desconoce, porque todavía hay muchas familias que no consideran relevante la educación parvularia. Sabemos que las investigaciones de los últimos 50 años vienen mostrando que si en alguna edad hay que invertir más es en la educación parvularia, y es lo que han hecho los distintos países. Y lo que ha pasado en los países de la Ocde y en otros, es que cuando se hace obligatorio el kínder automáticamente también se mejora mucho la cobertura del nivel inmediatamente anterior, en este caso del pre-kínder, y por otra parte, hay un tema súper relevante de explicar: hoy día tenemos una alta participación en el kínder, un 96%, pero de ese 96% el 66% de los niños es inasistente crónico, eso quiere decir que faltan más de 20 días, y eso ocurre porque es un nivel que no es obligatorio, además de que por ser más chicos se enferman más, entonces tanto para los padres como para el colegio no hay tanta necesidad de enviar a sus niños al kínder. Lo mismos expertos dicen, y que expusieron en las comisiones, que aquí es sustantivo mejorar la asistencia y que la obligatoriedad del kínder ayuda a eso, porque lo institucionaliza.

Hoy día tenemos una alta participación en el kínder, un 96%, pero de ese porcentaje, el 66% de los niños es inasistente crónico, eso quiere decir que faltan más de 20 días, y eso ocurre porque es un nivel que no es obligatorio”.

-El martes este proyecto se votará en la Cámara, ¿como gobierno creen que pueden revertir el resultado obtenido en el Senado?

-Esperamos que cada diputado vote en conciencia y vote de acuerdo a lo que piensa y que sea coherente con la votación de enero de 2019 donde se aprobó de modo unánime en la Sala de la Cámara de Diputados. Nosotros creemos, yo estoy convencida, que los diputados sabrán y que tienen la capacidad de votar por sí mismos, de ser autónomos en su votación, y de seguir sus convicciones. Más de alguno tuvo frases como “voto con entusiasmo porque estoy convencido de la importancia del kínder, de lo que provoca el kínder en la vida futura de los niños”, entonces lo primero es apelar a que voten en conciencia, con la coherencia de lo que ellos piensan y con lo que votaron hace un año. Por supuesto que ya estamos conversando con muchos de los diputados de oposición porque sabemos que es un momento político difícil.

No hay un argumento para que alguien seriamente diga que no es bueno que el kínder sea obligatorio. Puede haber quienes consideran que no es relevante, porque ya lo es en la práctica porque tiene una alta cobertura, pero no hay ningún argumento serio para decir que no es bueno que el kínder sea obligatorio”.

-¿Y qué pasa si se aprueba lo que estipuló el Senado, en el sentido de que kínder no quede como obligatorio?

-Lamentablemente hasta ahí queda el kínder obligatorio, porque necesitamos que pase a la Comisión Mixta, pero para eso necesitamos que la Sala rechace la propuesta que viene del Senado. Esto es un retroceso significativo en las políticas de los últimos 20 años que se han dado transversalmente en Chile. Desde el año 1999 en adelante, sistemáticamente el Estado de Chile se ha ido comprometiendo, a través de distintas leyes, a promover la educación parvularia, a instalarla como nivel educativo, a hacer gratuito ciertos niveles, a que el Estado se compromete a otorgar gratuidad, por ejemplo, en la sala cuna y jardines infantiles a los niños del 60% más vulnerables con la Ley de Chile Crece Contigo, no ha habido un Presidente que no hable de la importancia de la educación parvularia. De hecho, la misma Presidenta Bachelet habló de la importancia del kínder. Por eso que esto fue un día negro, porque es retroceder no solamente en no hacer obligatorio el kínder, es retroceder en las políticas de infancia. Esto tiene un significado político que creo que hay que leer con esa óptica porque es grave lo que pasó.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior suscríbete, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podemos ampliar nuestra labor.

Suscríbete

También te puede interesar:

Cerrar mensaje

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior suscríbete, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podemos ampliar nuestra labor.

Suscríbete