Actualidad Informativa es presentado por:
Publicado el 02 de septiembre, 2018

Sebastián Sichel: «Sigo pensando lo mismo que el año 90 (…). La política es cíclica, y el péndulo se ha ido corriendo hacia la izquierda»

Autor:

Magdalena Olea

El vicepresidente ejecutivo de Corfo explica su tránsito en la política y se refiere a Ciudadanos, colectividad que dejará junto con otras destacadas figuras. Como uno de sus fundadores, dice que siente un «dolor terrible» frente a la crisis del partido. «Si no pudiste resolver las diferencias en una elección democrática, ¿cómo las resuelves?», comenta.

Autor:

Magdalena Olea

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

La crisis se instaló en Ciudadanos y tras las fallidas elecciones internas -con acusaciones cruzadas de personalismos y fraude- un grupo de destacadas figuras que fundaron el partido decidieron dejar la colectividad. Uno de ellos es Sebastián Sichel, actual vicepresidente ejecutivo de Corfo y ex coordinador político de la tienda.

Sobre el proceso que ha vivido desde haber sido integrante de la Democracia Cristiana a «sentirse muy cómodo» en el gobierno de Sebastián Piñera, conversa en la entrevista de El Líbero, «PRO-nombres personales: entrevistas a inspiradores«.

«Siento que sigo pensando lo mismo que el año 90. He evolucionado como ha evolucionado la sociedad, pero finalmente es la política la que se ha movido de los escenarios en que estaba tradicionalmente», comenta este abogado de la UC.

Agrega: «La política es cíclica, y el péndulo se ha ido corriendo hacia la izquierda». Sichel habla de su pasado como integrante de la Democracia Cristiana, y cuenta que cuando ingresó a ese partido, siendo aún estudiante de Derecho de la Pontificia Universidad Católica, la DC era «un partido de centro, con vocación social, que construía acuerdos, creía en el mercado y desconfiaba en general de la arbitrariedad del Estado». Y plantea a modo de interrogante: «Es exactamente lo que pienso hoy día. La pregunta es si la DC piensa lo mismo que yo pensaba».

«Lo que hoy día dice gente del FA, del PS, en los 90 habría sido algo prohibido. Ahora parece viable que alguien diga que el Estado tiene que ser el único proveedor de los servicios educacionales en Chile, si eso me lo decían en los 90 me volvía loco, pero hay gente de la DC que se lo compra», subraya.

Durante la conversación, en la que también se refiere a su vida e historia personal, cuenta episodios de su infancia cuando, rodeado en un ambiente de droga, de alcohol y de violenciaviajaba con su madre y su padrastro en camiones por Sudamérica. Vivió en un edificio abandonado, y luego en una casa tomada al estilo “hippie”: sin agua, sin luz, incluso sin baño. Además, cuenta que con los años se enteró que su padre no era su padre biológico, y ya de adulto, que su madre tenía una grave enfermedad psiquiátrica.

«Yo soy absolutamente libre, si algo heredé de mi historia familiar es la libertad. Pienso lo que quiero pensar, no lo que los cánones ni el estándar de lo que es la izquierda y la derecha me obliga a pensar, y me siento súper cómodo en el gobierno de Piñera. Por eso, porque me han permitido ser quien soy, porque además me siento en el 90% de acuerdo con ellos, y la matriz conceptual del gobierno en el que estoy trabajando se adecua 100% con lo que yo pienso», afirma. Y se refiere a sus desafíos como vicepresidente ejecutivo de Corfo, institución en la que dice sentirse «profundamente feliz».

Ciudadanos: «Algo se destrozó en lo más profundo«

Con respecto a las fallidas elecciones de Ciudadanos, Sichel asegura que tiene «un dolor terrible, porque es un proyecto al que yo le dediqué sangre, sudor y lágrimas durante el último tiempo», pero admite que «algo se destrozó en lo más profundo«. Cuenta que la crisis no comenzó con la elección, sino mucho antes «cuando algunos como yo decidimos apoyar al Presidente Piñera, porque empezó la discusión básica del dominio (…) y un partido político que no acepta su democracia interna está condenado a morir».

Dice, además, que ya en diciembre se percató que el espíritu interno del partido estaba quebrado, porque existía una única posibilidad de pensar, de tomar decisiones y resolver conflictos.

«La esencia de los partidos democráticos, lo debido, es lo que resolvemos la mayoría de los que estamos adentro, no lo que pienso o yo, o Andres Velasco, o Juan José Santa Cruz. Esa fue la herida del ala, y la herida de muerte es la de hoy día, que no se han puesto de acuerdo en cómo abrir la urna».

También agrega que le gustaría conocer los resultados de las elecciones, por un derecho de la sociedad y de los que votaron. «Secuestrar eso me parece dañino para el sistema democrático, que tengo terror en lo que está terminando, y creo que este partido está tan quebrado que va a dejar de existir, murió antes de nacer», afirma el vicepresidente ejecutivo de Corfo.

-¿Planteas que este “el comienzo del fin de este partido”?

-Creo que es el fin del fin. Me duele. Si no pudiste resolver las diferencias en una elección democrática, ¿cómo las resuelves?, ¿por el ejercicio de la fuerza? (…) Aquí parece que esto es como Golum con «El señor de los anillos», y lo cuidan hasta tal punto el tesoro, que van a abrir la mano y va a estar vacío, porque no le importa a nadie.

Es conocida su cercanía con figuras como de Juan José Santa Cruz, Silvia Eyzaguirre, Ricardo Escobar, sector que anunció que dejaba el partido. Sobre el futuro de la colectividad, señala: «Esto ya no es una decisión de dejarlo o no dejarlo, hay que ser sensatos y decir ‘este instrumento no es tan valioso, porque nos encargamos de destruirlo’. Hay un grupo del partido que está tan obsesionado, tiene tanta desconfianza y mala fe de la democracia en general, que ha permitido que eso sea más relevante que el ejercicio democrático del partido, y ahí estamos muertos».

Para ver la entrevista completa:

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: