Publicado el 16 marzo, 2021

¿Qué han hecho -en verdad- las FF.AA. en La Araucanía?

Autor:

Emily Avendaño

Desde la Jefatura de Defensa de la Región de La Araucanía prefieren referirse a “operativos mixtos” y no a “patrullajes mixtos”, así reiteran que su rol en la macrozona sur no está destinado a las tareas de control del orden público. Su labor es atender situaciones producto de la pandemia, que “colateralmente”, en vista de su mayor presencia, pudieran disuadir de la realización de atentados. Las FF.AA. ya han cumplido con transferencias de vehículos blindados, tecnología y logística, también impartido cursos y participan en reuniones de coordinación.

Autor:

Emily Avendaño

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Aprovechar al máximo las atribuciones que ya tienen las Fuerzas Armadas como parte del estado de excepción constitucional de catástrofe por la pandemia fue la alternativa por la que optó La Moneda después de que el 22 de febrero el Presidente Sebastián Piñera convocara a una reunión a la que citó a los ministros de Interior y Defensa, al General Director de Carabineros y de la PDI, el Comandante en Jefe del Ejército y el Jefe del Estado Mayor Conjunto. 

El Ejército ya había manifestado que con las condiciones permitidas por el estado de excepción vigente se podía “hacer más”, siempre que esas operaciones no tuviesen que ver con labores de control de orden público, pero sí en lo concerniente a entrenamiento y transferencia de tecnología y equipos. Desde entonces, más allá de los operativos mixtos que se llevan a cabo en la Macrozona Sur, las Fuerzas Armadas han colaborado con asesoría y entrenamiento. Por ejemplo, ya hay un curso se imparte en Los Ríos y otro que está previsto comience el 22 de marzo para funcionarios de Carabineros y la PDI en La Araucanía.

Tales tareas también han implicado la coordinación de puestos de mando conjuntos, a cargo de los jefes de la defensa, así como los operativos de control mixtos, que en el Biobío han permitido la detención de camiones con madera robada y de sus conductores, y hay reuniones constantes de los jefes de defensa con las policías para planificar acciones de la semana y del día.

Las Fuerzas Armadas han cumplido con la entrega de vehículos blindados, y de medios logísticos y puesto a disposición el conocimiento de las fuerza de reacción rápida (QRF por sus siglas en inglés) en caso de operativos fallidos. 

A las declaraciones del ahora ex coordinador de la Macrozona Sur, Cristián Barra, en las que acusó una “falta de voluntad” de las Fuerzas Armadas, le salieron al paso desde el biministro de Interior y de Defensa, Baldo Prokurica, hasta el jefe de Defensa de La Araucanía, general Marcelo Núñez. “No es un tema de voluntad, es un tema de lo que nos faculta la ley”, subrayó el militar ayer en un punto de prensa en el que hizo un balance de lo que ha sido la labor de las fuerzas del orden desde que se registró el primer contagio de Covid-19 en La Araucanía, hace un año. 

Por su parte Prokurica, en su declaración, insistió en que la labor del orden público y seguridad corresponden a Carabineros y la PDI y en que se trabaja en fortalecer la coordinación entre las policías y los jefes de la Defensa Nacional de las regiones respectivas. 

“Esto se concretó en diversas medidas de apoyo de las FF.AA. a las policías, entre los que se cuentan patrullajes mixtos, transferencias de vehículos blindados, tecnología y logística, las que han dado buenos resultados”, afirmó el ministro. Desde Defensa no entregaron más detalles de lo que ha sido esta cooperación por tratarse de información reservada por razones de seguridad. 

Mientras que desde la Jefatura de Defensa de La Araucanía trazan una raya para delimitar muy bien sus funciones. “Nosotros, como Ejército, estamos para combatir la pandemia. Esa es la facultad que tenemos conforme al decreto de Estado de Excepción. Sin embargo, nosotros colateralmente cooperamos en la acción de Carabineros e Investigaciones respecto al orden público, ya que mantenemos una presencia activa dentro de la región y realizamos patrullajes en las diferentes rutas a objeto de tener las vías de comunicación expeditas para que nos llegue toda la logística referida a la pandemia”, apuntó Núñez. 

El Jefe de Defensa de La Araucanía agregó: “Nosotros no podemos dimensionar situaciones que se hayan evitado producto de la presencia del Ejército acá. Sin embargo, seguramente han habido situaciones en que se han restado de hacer algún atentado o algo que pueda ocurrir en la región producto de la presencia del Ejército, pero nosotros no estamos facultados para hacer acciones policiales o que determine algún organismo judicial”.

De hecho, desde la Jefatura de Defensa de esa región, en conversación con El Líbero, puntualizaron que prefieren referirse a “operativos mixtos” y no a “patrullajes mixtos” para marcar la diferencia de que sus acciones se enmarcan en el contexto sanitario, por ejemplo, en mantener las vías libres para el expedito traslado de las vacunas o en las fiscalizaciones propias de la cuarentena verificando que quienes estén en la calle cuenten con los correspondientes permisos. Lo que podría implicar que la mayor presencia de militares en terminales de buses, ferias y en las calles de algunas comunas pueda resultar como un elemento disuasivo para la comisión de atentados. 

De la Jefatura de Defensa además informaron que diariamente hay reuniones de planificación para establecer los puntos de control -una gestión que se hace en conjunto con la Seremi de Salud-, lo que implica la movilización de entre 300 y 400 personas al día. 

Lo dicho desde La Araucanía va en línea con lo expresado por el Jefe de la Defensa Nacional de Biobío, contraalmirante Jorge Parga, quien también explicó que los llamados “patrullajes mixtos” están orientados principalmente al control del cumplimiento de las medidas sanitarias y control de tránsito. Lo que permite que se hayan “cursado sumarios sanitarios, citaciones por infracción de tránsito, se han detenido camiones por robo de madera y otros tipos de faltas y delitos de diversa índole”.

El propio ministro del Interior, Rodrigo Delgado, al llegar a La Araucanía el 23 de febrero dijo: “Me consta y nos consta que tanto la Policía de Investigaciones, como Carabineros, y el mismo Ejército, han logrado prevenir situaciones que estaban por ocurrir y no han ocurrido, pero eso muchas veces no es foco de la noticia y el foco está en los hechos más violentos”.

Reacciones desde el sur

Gloria Naivellán, dirigenta del Movimiento Mujeres por Chile, coincide en que la labor de los militares ha estado más enfocada a los temas propios de la pandemia: revisar salvoconductos y verificar que se cumpla el toque de queda, más que realizar labores de patrullaje. Sostiene que en la zona uno de los aspectos más importante es el apoyo tecnológico y en labores de inteligencia, que permita el cruce de datos entre Carabineros, la PDI y las FF.AA.

Juan Pablo Lepín, director ejecutivo de la Multigremial de La Araucanía, afirma que en las zonas de Lleu Lleu, Cañete y Tirúa en Biobío, efectivamente estos operativos han tenido efecto. Por lo que considera que es positivo que se note la presencia de los funcionarios en el lugar. Sin embargo, advierte que los grupos armados se trasladan a las áreas en las que no hay resguardo. Advierte que los atentados que han dejado de ocurrir en los sitios que menciona se han trasladado a la comuna de Lumaco -en La Araucanía-, específicamente a Capitán Pastene, donde han amenazado a pequeños propietarios forestales con quemarles la maquinaria o los han extorsionado.

En este sentido la Asociación de Contratistas Forestales alertó que “hoy están siendo afectadas por atentados terroristas a empresas contratistas en 44 comunas de las 107 que componen las cuatro regiones desde el Biobío a Los Lagos”. Esto luego del ataque el fin de semana a un predio de Forestal Anchile en La Unión, comuna que por primera vez se ve afectada y se trata del atentado más al norte ocurrido en la región del Biobío.

Uno de los puntos fijos en la VIII región se encuentra en el cruce Peleco en la comuna de Cañete, ya que se trata de un punto neurálgico en el que operan grupos armados. Fernando Fuentealba, presidente del Comité de Seguridad Ciudadana de Quidico y candidato a concejal por Tirúa, lamenta que la presencia de las FF.AA. no trascienda de este punto. En su opinión “no ha existido ningún resultado claro tras el anuncio de los patrullajes mixtos. Creemos que la solución real es el Estado de Sitio”, pues lamenta que más allá de la situación sanitaria hay pequeños emprendedores en la zona que ven en riesgo sus negocios pues la violencia ha espantado al turismo.

A diferencia de Fuentealba, Joaquín de la Fuente, presidente de la Asociación de Agricultores de Malleco (Agrima), no cree que la solución pase por una intervención más activa de las FF.AA. “Hay que buscar otras alternativas. Este es un problema de pobreza, de que el pueblo mapuche tiene malos caminos, mala salud, malas tierras. Y nadie ha querido enfrentar eso. Las cosas entre ciudadanos se resuelven a través del diálogo, no por las armas. Lo que sí apreciamos es que las FF.AA. entreguen conocimiento a Carabineros”. 

Tras la salida de Barra ayer el gobierno informó la designación del abogado Pablo Urquizar Muñoz como nuevo coordinador nacional de la Unidad de Coordinación Macrozona Sur, quien para algunos es recordado en la Macrozona Sur por haber sido Jefe de Gabinete del Ministro de Defensa Alberto Espina. 

Las principales áreas a su cargo son la coordinación policial, la persecución penal, el programa de apoyo a víctimas y la gestión de gobierno en la zona, “con el objeto de coordinar y gestionar la implementación de políticas y programas que fortalezcan la seguridad pública”. La designación se suma a la de la también abogada Loreto Silva cuyas tareas estarán enfocadas en reforzar la estrategia para abordar los procesos judiciales en que el Estado sea parte, además de asesorar al Presidente de la República para asegurar un trabajo coordinado y eficiente en la Macrozona Sur. 

Lepín valora el nombramiento de Silva pues considera que al haber sido ministra podría tener más autoridad y capacidad de decisión en la Macrozona Sur. Para Fuentealba, en cambio, lo que corresponde es designar a alguien que sea de la zona y que conozca la realidad y los lugares en donde suelen ocurrir los atentados, pues se requieren “soluciones reales y rápidas”. 

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podamos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO

También te puede interesar:

Cerrar mensaje

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podamos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO