Actualidad Informativa es presentado por:
Publicado el 18 de diciembre, 2018

Qué esperar del nuevo ministro de Ciencia que fue aclamado desde Girardi hasta Coloma

Autor:

Javiera Barrueto

Andrés Couve cuenta con el respaldo transversal del mundo político, científico y empresarial. Desde su entorno describen que tiene un perfil «articulador» capaz de generar redes con los privados. Durante la tramitación del proyecto del nuevo ministerio tuvo una voz crítica sobre la falta de vinculación de la cartera con los empresarios, el sistema educacional y la cultura.

Autor:

Javiera Barrueto

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

“Es un momento histórico en que la ciencia llega a la política y esperamos que desde aquí y ahora podamos seguir construyendo». Esas fueron las palabras de Andrés Couve tras haber asumido como el primer ministro de Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación.

Tras cuatro meses de la publicación en el Diario Oficial de la nueva institucionalidad, el Presidente Sebastián Piñera designó al nuevo secretario de Estado. La designación del doctor en Biología y director del Instituto Milenio de Neurociencia Biomédica generó consenso transversal en el mundo político y técnico. Un respaldo muy poco frecuente cuando se trata del nombramiento de un ministro. De hecho, desde el oficialismo hasta la oposición valoraron el nombre de Couve para liderar la cartera de Ciencia por los próximos tres años.

Fue durante la discusión del proyecto, el año pasado, que el nuevo ministro generó los primeros lazos con los parlamentarios. Incluso, según recuerdan quienes compartieron con él, no habría faltado a ningún debate en las comisiones en torno a la materia.

«Tengo muy buena opinión de Andrés, trabajó junto con nosotros en todo el tema antes de que se enviara el proyecto de ley del Ministerio de Ciencias. Andrés fue un participante permanente de la comisión, así que lo conocemos muy bien. Es una persona que tiene una legitimidad transversal en el mundo científico y en el mundo parlamentario”, dice el senador y miembro de la comisión de Desafíos del Futuro Guido Girardi a “El Líbero”.

Asimismo, el senador y también miembro de la instancia, Juan Antonio Coloma (UDI) destaca que “es una persona con absolutos conocimientos científicos y de innovación. Tiene un tremendo desafío de poder conducir a Chile hacia a otros conciertos internacionales. Tiene todas las condiciones para liderar lo científico y tener buena conexión con la aplicación de la ciencia”.

Pero Couve no fue el único nombre que se barajó en La Moneda para liderar la cartera. Ya en agosto sonaban con fuerza el presidente de la Comisión Nacional de Investigación Científica y Tecnológica (Conicyt), Mario Hamuy; la astrónoma Mónica Rubio; el miembro del Consejo Nacional de Innovación para Desarrollo, Álvaro Fischer, y el director del Instituto de Emprendimiento de la Universidad del Desarrollo, Hernán Cheyre.

Precisamente desde el mundo científico, Rubio califica el nombramiento como un “hito”. “Se ve una persona joven con energía, esperamos que pueda echar andar el ministerio de una buena manera”, asegura a “El Líbero”.

En la misma línea, Cheyre, asegura a este medio que “es un gran nombramiento porque es una persona joven que conoce bien el mundo de la ciencia. Es respetado por el mundo de los científicos”. Y agrega que “veo en Andrés a alguien que está en la lógica no solo de mirar cuántos son los recursos que el Estado coloca, sino que cómo articular mejor el mundo privado y el público”.

Fischer lo describe como alguien con un perfil «abierto». «Hace ciencia, pero le ha tocado liderar equipos, por lo tanto, entiende de gestión, de actividades. Su gran desafío va a ser transformar este ministerio que se llama de Ciencia, Tecnología e Innovación y conocimiento, o sea que no solo ciencia”.

Previo a esta designación, en La Moneda sonó con fuerza dos perfiles para la autoridad: uno con experiencia en la colaboración público privado, y otro con un cariz netamente científico.

Y según quienes conocen a Couve, tendría un rol “articulador” entre el mundo científico y el privado, lo que incluso, podría atraer a los empresarios para que contribuyan con recursos en las investigaciones y desarrollo. Además, lo describen como un experto con “redes en el mundo privado”.

De hecho, el biólogo es parte del grupo de trabajo del consejo asesor de la Sofofa en materia de Innovación. Ahí participa junto al director del Instituto de Emprendimiento de la Universidad del Desarrollo, Hernán Cheyre; presidente de la Asociación de Empresas de Tecnología de la Información, Raúl Ciudad; gerente de Desarrollo en Hendaya, Matías Concha; consejero del centro de innovación de la Universidad Católica, Alfonso Gómez; gerente de sustentabilidad y nuevos negocios de la Fundación Chile, Andrés Pesce y el jefe del área de economía del futuro en el Ministerio de Economía, Julio Pertuzé.

En octubre del año pasado, incluso, obtuvo el premio Andrés Concha otorgado por Bernardo Larraín, presidente de la Sofofa. Distinción que fue considerada como un “hito” en la relación entre el empresariado y el mundo científico. Ese día, el líder empresarial destacó en su discurso que Couve “se ha transformado en una de las voces actuales más importantes en el mundo científico” y que se ha destacado por “tender puentes y acercar la ciencia a estudiantes, al sector empresarial y al mundo público”.

Couve no era un desconocido para el piñerismo. Durante la campaña presidencial, junto a un grupo transversal de científicos, le presentó a Piñera una serie de propuestas en la materia. Y ya una vez que el Mandatario llegó a La Moneda, el ministro Segpres Gonzalo Blumel mantuvo contacto con el ahora titular de Ciencia para evaluar algunos aspectos de la tramitación de la nueva cartera.

No politizar el ministerio, generar vínculos con los privados y mayor relación con Economía

El científico participó activamente en el debate público en torno al Ministerio de Ciencia, desde su tramitación. Por ello, muchos creen que, sin saber que estaría a cargo de la cartera, se impuso los desafíos que enfrentará. 

Así, por ejemplo, en entrevista con la revista Qué Pasa, destacó la falta de vinculación con el sector privado, con el sistema educacional y con el mundo cultural. Antes de que se promulgara la ley, subrayó que se le debían realizar algunas modificaciones: “Nuestras propuestas tenían que ver con cómo hacer que este ministerio articule muchos quehaceres para producir descubrimientos en ellos y aplicarlos en todas las áreas”.

Ya el año pasado había extendido sus críticas sobre la poca claridad de proyectos sobre el rol del mundo privado. No me gusta que no tenga de verdad metido el concepto de innovación y relación con el sector privado. Escribieron innovación en varias partes, pero no hay instrumentos claros para que se vincule el conocimiento, el tablero del que hablábamos, con lo que se produce del tablero. Y eso lo encuentro grave”, dijo en The Clinic el 2017.

Sobre la relación entre los ministerios de Economía y de Ciencia también puso una alerta. “Va a estar el ministerio de Ciencia por un lado y por el otro el de Economía y hay un comité interministerial, que no va a funcionar, porque no funciona ni uno, por lo tanto, ambas instituciones no van a conversar como deberían”.

Otra de sus críticas apuntaron a si el ministerio tendría más atribuciones que Conicyt. “Tienes a un ministro, un subsecretario y una agencia, que va a ser Conicyt con algo más de recursos. Con eso no le entregas a esta nueva institucionalidad muchas más capacidades que las que tiene hoy. Como mínimo debería tener más de una agencia: una dedicada a investigación, otra a innovación y otra a capital humano. Y el otro gran tema es el financiamiento del ministerio en sí mismo. Los recursos  que tiene hoy no son suficientes para tener una buena oficina”.

Cuestionó, también, el que no se le hayan realizado algunos cambios al proyecto durante la gestión de Michelle Bachelet. “El gobierno anterior quiso aprobar el ministerio tal como estaba para tener un logro legislativo en un tema importante” y agregó que “en las últimas sesiones se pidió que por favor saliera durante ese gobierno, y no porque es una institucionalidad que va a ser relevante para el futuro de Chile. Estábamos desviando la mirada desde el objetivo principal hacia un objetivo muy mezquino: sacar ventajas políticas. Y había grupos que temían que si no se sacaba en ese momento, el proyecto se iba a hundir”.

 

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: