El mandatario de Haití, Jovenel Moïse, de 53 años, fue asesinado durante la madrugada del miércoles, luego de que hombres armados sin identificar asaltaran su residencia en el barrio de Pelerin de Puerto Príncipe, la capital, según informó el primer ministro interino, Claude Joseph. Su mujer y primera dama de la nación, Martine Moïse, resultó herida de bala durante el asaltó y fue trasladada a un hospital, según fuentes oficiales.

Mediante un comunicado, Joseph, declara lo siguiente: “Alrededor de la 1 de la madrugada, en la noche del martes 6 al miércoles 7 de julio de 2021, un grupo de desconocidos, algunos de los cuales hablaban español, atacaron la residencia privada del presidente y lo hirieron de muerte. La primera dama recibió un disparo y está recibiendo el tratamiento necesario”

Las autoridades haitianas han llamado a la calma a la ciudadanía ante lo que denominan «un acto inhumano y bárbaro». Afirman que la situación de seguridad en el país está bajo control de la Policía Nacional y las Fuerzas Armadas de Haití. “Se están tomando todas las medidas para garantizar la continuidad del Estado y proteger a la Nación”, asegura el comunicado, para concluir que «la democracia y la República ganarán».

Desde las primeras horas de esta mañana, diversos líderes políticos mundiales han lanzado, a través de sus redes sociales, mensajes de condolencias hacia la familia del presidente Moïse, además de condenar lo sucedido.

Por su parte, Sebstián Piñera, presidente de Chile, a través de su cuenta de Twitter, recalcó que, «rechazamos el cobarde asesinato del Pdte. de Haití, Jovenel Moïse y su esposa. Nuestra solidaridad y condolencias a su familia y a todo el pueblo de Haití».