Han pasado ya 20 días desde que las manifestaciones en Cuba se tomaron las calles de distintas ciudades del país caribeño y las autoridades cubanas aún no han divulgado una cifra oficial de cuántos detenidos y desaparecidos se han registrado en las multitudinarias protestas, donde los cubanos se manifestaron contra el Ejecutivo, motivados por la grave escasez de alimentos, medicinas y las penurias que vive la isla, las cuales se han ido agravando por la crisis sanitaria causada por el coronavirus.

En medio de este ambiente llamó la atención que Silvio Rodríguez y Pablo Milanés, ambos habituales defensores del gobierno de los Castro, desafiarán al régimen pidiendo liberar a quienes hayan sido reprimidos en las protestas del 11 de julio.

Uno de los primeros en alzar la voz fue el trovador Silvio Rodríguez, tal vez el mayor ícono de aquel movimiento artístico identificado con la Revolución de 1959 y los ideales de Fidel Castro, quien hizo un llamado a las autoridades cubanas, a través de su blog Segunda Cita, pidiendo liberar a los detenidos de las protestas.

Esto tras haberse reunido con el dramaturgo Yunior García y la productora cinematográfica Dayana Prieto, dos artistas que fueron arrestados por su participación en las protestas de ese día.

A través de sus redes sociales, el cantautor escribió que el encuentro «fue bueno, no exagero si digo que fraterno; hubo diálogo, intercambio, nos escuchamos con atención y respeto. Para mí lo más doloroso fue escuchar que ellos, como generación, no se sentían ya parte del proceso cubano sino otra cosa. Me explicaron sus argumentos y sus frustraciones, por lo que fue demasiado doloroso para mí que se declararan fuera, no puedo aceptar ese fracaso».

Silvio Rodríguez, además, solicitó una «amnistía» para los detenidos por las manifestaciones: «Pido libertad para los que no fueron violentos y cumplo con la palabra empeñada».

En conversación con El Líbero, Reinaldo Escobar, Jefe de Redacción del diario digital cubano 14ymedio, critica las declaraciones del cantautor: «La amnistía es algo para las personas que han cometido un delito, y no para quienes se manifestaron el 11 de julio en Cuba».

Sobre Rodríguez el periodista a cargo del medio digital encabezado por la activista cubana Yoani Sánchez, afirma que «no quiere cambiar, pues sigue apoyando al régimen cubano y lo primero que hizo en sus redes sociales fue prácticamente negar lo que había pasado en Cuba ese día». El periodista compara que los dichos del trovador cubano fueron parecidos a los que hubiera dado un ministro. «Las declaraciones de Silvio apoyando la revolución suenan a más de lo mismo, la gente ya no le da mucha importancia», menciona.

Mas tajante fueron las opiniones del otro gran emblema de la Nueva Trova Cubana Pablo Milanés, quien también a través de las redes sociales, se sumó a las palabras de su colega e hizo un llamado a confiar en las demandas de la juventud cubana, aunque fue mucho más crítico y tomó mayor distancia del gobierno de Miguel Díaz-Canel.

Milanés calificó de «irresponsable y absurdo» el uso de la represión por parte del Gobierno cubano contra el pueblo, «que se ha sacrificado y lo ha dado todo durante décadas para sostener un régimen que al final lo que hace es encarcelarlo».

«En el año 1992 tuve la convicción de que definitivamente el sistema cubano había fracasado y lo denuncié», aseguró el autor, quien actualmente reside en España. «Ahora reitero mis pronunciamientos y confío en el pueblo cubano para buscar el mejor sistema posible de convivencia y prosperidad, con libertades plenas, sin represión y sin hambre».

El periodista de 14ymedio explica que los dichos de Milanés han tenido una repercusión mucho más positiva. «Pablo Milanés fue un poco más duro con el gobierno cubano; él dijo con toda claridad que reiteraba su pronunciamiento para buscar el nuevo sistema posible de convivencia y prosperidad con libertades plenas».

«La diferencia entre ambas declaraciones fue enorme», asegura Escobar. Milanés y Rodríguez, explica el jefe del periódico cubano, fueron durante muchos años esa imagen idílica de una revolución romántica que se enfrentaba al imperialismo norteamericano, no obstante «todo eso ha cambiado, ahora hay toda una generación nueva de cubanos que tienen otros intereses, otros gustos musicales, y que Pablo diga que aplaude lo que hicieron los jóvenes  y que cree que ese es el futuro, eso es lo que la gente quiere escuchar».

«Genera un impacto cultural que ambos habituales defensores del gobierno de los Castros desafíen al régimen cubano»

Por su parte, el abogado de la Universidad Católica y diplomático, Pablo Cabrera, califica los dichos de ambos trovadores de la revolución como un «impacto cultural». Las declaraciones vienen de parte de «dos exponentes importantísimos de la trova cubana, quienes además de difundir la cultura de los Castros, se quedaron en Cuba en momentos difíciles, e incluso sufrieron persecución».

Por eso, el abogado destaca que a pesar de esas condiciones los artistas no hayan emigrado ni arrancado, sino que «fueron defensores y promotores de la revolución, con todas sus virtudes y sus defectos, por eso es que genera un impacto cultural que ahora ambos habituales defensores del gobierno de los Castros, desafíen al régimen cubano».

Hasta el 30 de julio, como resultado de las protestas, se contabilizan 906 detenciones e incluso desapariciones y, entre los detenidos, hay al menos 19 que son menores de edad.

Mientras tanto siguen las protestas. Otros artistas cubanos también se han manifestado los últimos días en contra de la represión policial y a favor del derecho a manifestar. «Gente del cine, de la música y otros géneros artísticos han hecho reacciones muy bonitas de apoyo a los jóvenes y de reclamo al gobierno para que cese la represión», concluye Escobar.

Deja un comentario

Cancelar la respuesta