Publicado el 18 abril, 2021

Ministra de Agricultura sobre La Araucanía: “Atemorizar a la gente y amenazar sin duda es terrorismo”

Autor:

Emily Avendaño

La secretaria de Estado María Emilia Undurraga subraya la importancia del diálogo como una de las líneas a considerar para hallar soluciones al conflicto que suma cientos de tomas de predios e incendios en la IX Región. “Nos hemos puesto a disposición para avanzar en una línea complementaria que significa que a través del diálogo podamos hallar puntos de encuentro”, afirma. No obstante, la ministra reconoce que en ese escenario hay grupos que ven como una “amenaza” la posibilidad de sentarse a conversar, a los que acciones como el robo de madera y el narcotráfico “les acomodan”.

Autor:

Emily Avendaño

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Un punto en el que la ministra de Agricultura María Emilia Undurraga insiste cuando se refiere a la situación de violencia que se vive en la Región de La Araucanía es en la importancia de conversar. Desde su cartera, subraya, están dispuestos a colaborar. No desde el punto de vista de la seguridad ya que esa es tarea del Ministerio del Interior, sino que buscan aportar en una línea complementaria y esa es “avanzar en distintas formas de diálogo que permitan el desarrollo de las comunidades”, sean indígenas o no.

Cuando se refiere a la IX Región releva que más del 50% de la población rural vive en pobreza, y que ésta es el doble en el sector rural que en el urbano. Es por ello que Undurraga reafirma la importancia de mirar los territorios rurales en todos sus ámbitos: económico, ambiental, social. “Hemos firmado con 14 ministerios una Política Nacional de Desarrollo Rural. Cuando uno tiene una mirada más integral de lo que ocurre, uno puede también proponer soluciones que incorporen a más personas y que al final nos permitan pensar en esto en el largo plazo”, destaca. Una visión que aplica para encontrar resultados en temas como el conflicto, las dificultades que enfrentan los agricultores en la zona y el acceso al agua en general.

En conversación con El Líbero, la secretaria de Estado destacó el trabajo conjunto entre Carabineros de Chile, Policía de Investigaciones y la Unidad de Coordinación Macrozona Sur para implementar el Plan Cosecha Segura, que cataloga como exitoso, pese a la profusión de tomas en la región, ya que las estadísticas dan cuenta de más de 900 camiones en ruta, 45.000 fletes y más de 1.000 hectáreas sembradas.

Otro tema al que alude la Ministra tiene que ver con el rol que va a asumir la cartera que dirige en cuanto a la administración eficiente del agua. Para la Ingeniera Agrónoma, se trata de dar un mejor uso del agua que ya tenemos. En cuanto a las obras de gran envergadura, se refiere al Plan Nacional de Embalses que busca avanzar en el desarrollo de 26 de estos depósitos, priorizados por la CNR. El compromiso al 2022 fue inaugurar 2 embalses (Valle Hermoso y Chironta), contar con 2 embalses que inicien obras (Las Palmas y Punilla) y resolver la licitación del Embalse Zapallar este año. Para esto se prevé una inversión de US$6.084 millones.

-Más del 50% de la población rural en La Araucanía vive en situación de pobreza. Usted hace poco visitó la región. ¿Cuál es su diagnóstico de la situación?

-Más del 50% de la población rural vive en pobreza, eso es justamente lo que hace que el vínculo del Ministerio de Agricultura sea tan relevante en La Araucanía. Tenemos varias acciones en todo el país, pero de forma decidida apoyamos la agricultura familiar campesina, una actividad muy importante para la región, para los pueblos originarios de La Araucanía, específicamente los mapuche; y creemos que podemos aportar en algunas aristas del “problema”, que se está viviendo. El Ministerio de Agricultura tiene uno de los programas más importantes de apoyo a las comunidades rurales: el Programa de Desarrollo Territorial Indígena, cerca de 30.000 familias son atendidas por Indap que es el servicio del Ministerio que se ocupa de la agricultura familiar campesina. En ese marco de un ministerio muy territorial, muy conocedor de la realidad rural, es que nos hemos puesto a disposición para avanzar no en enfrentar la violencia; sino que trabajar en una línea complementaria que significa que a través del diálogo podamos hallar puntos de encuentro que nos permitan resolver lo que ocurre hoy día y principalmente buscar formas para caminar juntos. Queremos que sea una región donde todos tengan un espacio, poner en marcha sus proyectos de vida y eso pueda ser realizado en paz. 

Cualquier cambio en cualquier ley, o cambio administrativo, que afecte a los pueblos originarios tiene que pasar por un proceso de consulta. Desde el Ministerio de Agricultura más que promover un cambio específico lo que queremos es generar un ambiente donde podamos dialogar”.

-¿Qué mecanismos de fiscalización ejecutan para garantizar la eficiencia de gasto en la ruralidad, de programas como los que ofrece Indap?

-El Indap puede atender a los agricultores que cumplen ciertos requisitos, sean o no de pueblos indígenas. De esa forma es como el Indap ha focalizado su acción en esa población. Eso significa que hay que tener menos de dos hectáreas de riego básico, ciertas condiciones de vulnerabilidad y además trabajar directamente la tierra. Es por eso que no es una herramienta de transferencia directa sino que es un programa de asistencia técnica que acompaña a las familias en un proyecto de fomento con un rubro y lo acompaña con técnicos que van a asesorar para promover esa actividad. 

-Esta semana agricultores con predios tomados en La Araucanía alertaron que al no poder sembrar no tendrán cosecha el próximo año. ¿Qué se puede hacer desde el Ministerio de Agricultura con el tema de las usurpaciones?

-Como gobierno hay un Delegado Presidencial exclusivo para eso y nosotros como Ministerio de Agricultura apoyamos todo lo que sea necesario. Tenemos relaciones con los gremios, estamos trabajando. Son líneas más bien del Ministerio del Interior y con ellos estamos colaborando, pero no queremos que el trabajo del Gobierno sea exclusivamente en eso. Entendiendo que es la base para poder avanzar en la paz, sino también queremos avanzar en distintas formas de diálogo que permitan el desarrollo de las comunidades, el desarrollo territorial, donde cada uno, perteneciente o no a pueblos indígenas pueda desarrollar sus distintas actividades. 

La agricultura utiliza cerca del 70% del agua que tenemos en el país. Por lo tanto es un actor muy relevante, así que no solamente tenemos que esperar los embalses sino que hacer un buen uso del agua que tenemos”.

-¿Qué acciones implementan para defender a los agricultores?

-Estamos en conversaciones con los agricultores. Nos reunimos con ellos como gremios y queremos aportarles dentro de las competencias del Ministerio. Sabemos que somos voz de ellos y traemos esta preocupación, que nos interesa de sobremanera, al Gobierno y queremos seguir apoyando esas líneas que requieren la acción del Poder Judicial, del Poder Legislativo. Como Gobierno y como Ministerio también hemos promovido algunas leyes que nos permitan actuar de forma más efectiva en la región cuando eso sea requerido. Estamos buscando distintos puentes, distintos caminos. Muchas veces uno generaliza lo que ocurre. La violencia está focalizada en ciertos puntos. Este año con el plan Cosecha Segura, tuvimos una cosecha bastante más tranquila que en años anteriores y eso también ha sido producto de conversaciones que como Ministerio de Agricultura hemos aportado. Queremos enfocarnos no solamente en los puntos críticos, sino en toda la región, para ir avanzando en cada una de esas comunas con el desarrollo del sector agrícola, pecuario y forestal, entendiendo lo complejo de la situación. En mesas de trabajo coordinamos con los gremios las solicitudes en torno a los múltiples desafíos que tiene cada cultivo en la región, pero enfocados en el desarrollo productivo y de los sectores. Todo el tema de violencia y de seguridad es un tema que, si bien colaboramos, no tenemos las competencias para hacernos cargo y por eso colaboramos con el Ministerio de Interior. Y queremos proseguir en este trabajo con los gremios para promover el sector y cada uno de los rubros tan importante como motor de desarrollo. 

“Hay que hacer una distinción clara entre las legítimas demandas del pueblo mapuche y los actos de violencia” 

-La política de entrega de tierras, auspiciada por la Ley Indígena, ha sido señalada como problemática. Por un lado porque hay casos en que las comunidades al no ponerse de acuerdo no pueden trabajar los predios y estos quedan abandonados y en otros porque aún se desconoce el alcance que tiene y cuánta tierra más hay que entregar mientras se sigan inscribiendo comunidades. ¿Se está haciendo alguna gestión para cambiar, derogar o actualizar este instrumento?

-La tierra es fundamental para el desarrollo de los pueblos originarios y así lo dice la ley en su primer artículo. Ese aspecto tenemos que entenderlo dentro de la cosmovisión de los mismos pueblos indígenas. Cualquier cambio en cualquier ley, o cambio administrativo, que afecte a los pueblos originarios tiene que pasar por un proceso de consulta. Desde el Ministerio de Agricultura más que promover un cambio específico lo que queremos es generar un ambiente donde podamos dialogar y ponernos de acuerdo de qué preguntas queremos hacernos. Muchas veces tenemos las preguntas a priori y lo que tenemos que entender es que dada la complejidad de la situación es que tenemos que poner adelante qué queremos consultar. No dirigir una consulta sino que más bien decir ‘queremos vivir en paz, permitir el desarrollo de distintas formas de vida’. Recordar que 70% de la población en La Araucanía no pertenece a pueblos originarios por lo tanto queremos promover una armonía que permita a mapuche y no mapuche convivir en el territorio. Hay que hacernos preguntas, ver cómo enfrentamos distintas situaciones y no hay una respuesta única. Si bien el tema de la tierra es central, también es central no tomar posición a priori sino sentarnos a conversar para ver cómo podemos resolver esto a largo plazo. 

Hemos visto a sectores o grupos que no han querido sentarse a dialogar, que ven una amenaza en el diálogo, pero esos sectores no los asociamos específicamente al pueblo mapuche”.

-Ha reiterado la importancia del diálogo, pero por ejemplo en Lleu Lleu las forestales están dispuestas a ceder tierras y trabajan mancomunadamente con las comunidades, pero eso también ha traído problemas. ¿Cuál es su propuesta para las forestales?

-Mi propuesta no solo para las forestales, sino que para todos los actores en el territorio es justamente diálogos territoriales, que permitan ciertos puntos de encuentro para trabajar en el largo plazo. Hay que resolver ciertas deudas históricas, reconocerlas, ver cómo se trabajan. Hay que pensar en una forma de caminar juntos en el futuro. Hemos visto a sectores o grupos que no han querido sentarse a dialogar, que ven una amenaza en el diálogo, pero esos sectores no los asociamos específicamente al pueblo mapuche. Son otro tipo de organizaciones que viven de desequilibrar o del riesgo porque permiten acciones como el robo de madera, el narcotráfico y les acomoda, entre comillas, esta situación de menor estabilidad, por eso hay que hacer una distinción clara entre las legítimas demandas del pueblo mapuche y los actos de violencia. 

-Estos grupos que queman cabañas, colegios, camiones, ¿usted los califica como terroristas?

-Esas son acciones sin duda para atemorizar a la gente, si es que el temor y tener amenazas más globales es terrorismo, sin duda es terrorismo. Esta es una violencia que afecta a todos los actores. Especialmente a aquellos que viven día a día allá. Lo que más importa es poder estar en contra de esta situación que afecta principalmente a las familias rurales que viven en esos territorios. 

Estamos buscando distintos puentes, distintos caminos. Muchas veces uno generaliza lo que ocurre. La violencia está focalizada en ciertos puntos”.

-En la macrozona se produce trigo, leche, carne y ahora fruta. ¿Cuánto representa esto para el abastecimiento total del país?

-No tengo el porcentaje, pero sin duda es importante la producción de los cereales: trigo, avena, raps, y también el consumo de hortalizas. Hay que diferenciar el consumo interno de lo que se exporta. Es una región que teniendo potenciar para exportar podría desarrollarse en esa línea, es más bien para consumo interno con los granos, la carne y la leche. Y también la producción familiar para el autoconsumo es importante relevarla porque tenemos que ver esta producción en lo macro y en lo micro, no solamente como producto final sino lo que posibilita vivir en el mundo rural y tener una calidad de vida aceptable.

-¿Ese abastecimiento está en peligro? Además de las tomas por del riesgo que supone para los transportistas transitar por la Ruta 5 Sur.

-Durante todo el año hemos trabajado en el Comité de Abastecimiento Seguro, ha sido una oportunidad de trabajar con los productores, con los gremios, los transportistas, feriantes, mercados mayoristas, supermercados y hemos visto que trabajando de forma coordinada podemos enfrentar los desafíos que nos pueden dificultar el flujo de esta cadena de abastecimiento. Por eso durante este año hemos podido seguir trabajando, los agricultores han seguido trabajando, y estamos muy orgullosos de que esta cadena, gracias al trabajo de cada uno de los actores, hemos seguido alimentándonos y teniendo abastecimiento para toda la población no solamente para La Araucanía.

-¿Qué impacto tiene esta situación de riesgo en el precio de los alimentos?

-No hemos visto que esta situación particular de la región impacte los precios. Los precios se ven influidos por distintos motivos y en el caso de los alimentos tenemos productos que han subido, otros bajado. Los precios dependen de la temporalidad, de los precios internacionales, de muchos factores y hemos visto una gran variabilidad durante este tiempo.

-Desde la SNA plantean que hay poca mano de obra en el campo y proponen como una estrategia poder aprovechar al millón y medio de migrantes que ha llegado a Chile. ¿Existe alguna campaña para incentivar que la población migrante se desplace hacia los sectores rurales? 

-La población migrante ha sido importante para el desarrollo del sector agrícola. Este año ha sido muy distinto a otros producto de todas las limitaciones sanitarias. Tenemos que pensar como sector agrícola, forestal, pecuario en cómo proyectamos el empleo en el largo plazo. Creemos que los migrantes van a tener un rol en eso y estamos en mesas público-privadas conversando para poder promover la capacitación, la inserción de todos aquellos que quieran desarrollarse en esta actividad. Están todos bienvenidos, especialmente los migrantes que vienen a buscar mejores condiciones en este país.

“No solamente tenemos que esperar los embalses sino que hacer un buen uso del agua que tenemos”

-En una conversación previa con la SNA nos indicaban que los agricultores están de acuerdo en cofinanciar la construcción de embalses, apuntan que desde hace años no se construye ninguno pese a ser muy necesarios. ¿El Ministerio está impulsando alguna gestión en este sentido? 

-El tema del agua para la agricultura es esencial. Tenemos como país que enfrentarnos al agua de forma distinta. En gran cantidad de regiones el agua era un bien abundante y hoy día es escaso por lo tanto hay que pensar la situación de cada una de las 101 cuencas que tenemos. Eso no solo se soluciona con grandes embalses, se soluciona con un entendimiento de los requerimientos del agua en cada una de esas situaciones. Como Ministerio de Agricultura, hemos duplicado el presupuesto de la Comisión Nacional de Riego (CNR) para poder hacer obras civiles, tecnificación de riego. También en Indap, tenemos este año $32.000 millones para fomentar el riego en la pequeña agricultura. La agricultura utiliza cerca del 70% del agua que tenemos en el país. Por lo tanto es un actor muy relevante, así que no solamente tenemos que esperar los embalses sino que hacer un buen uso del agua que tenemos. Un sistema tradicional de riego puede usar más del doble y algunas veces el triple de agua que utiliza un sistema tecnificado; y no podemos olvidad obras civiles como revestir canales, dirigir de mejor forma el agua desde su origen hasta que llega al mar y todo lo que ocurre en el intermedio es parte importante de las acciones que podemos hacer. No podemos esperar únicamente los grandes embalses que, por cierto, son parte de nuestro trabajo como ministerio porque participamos en la Comisión Nacional de Riego, donde se priorizaron 26 embalses que están en proceso.

Nos hemos puesto a disposición para avanzar no en enfrentar la violencia; sino que trabajar en una línea complementaria que significa que a través del diálogo podamos hallar puntos de encuentro que nos permitan resolver lo que ocurre hoy día”.

-¿Cuál es el estatus de estos 26 embalses? ¿Hay alguna zona que lo necesite más?

-Tenemos distintos estatus, algunos en licitación, otros en construcción. Cada una de las cuencas, especialmente las del norte y centro anhelan un embalse, porque sin duda nos da esta seguridad hídrica con una mejor proyección a largo plaza y ahí tenemos solicitudes en múltiples cuencas, pero insisto, tenemos distintas formas de tener acceso al agua: estamos infiltrando acuíferos, con algunas iniciativas de desalinización. 

-También con respecto al agua, se anunció la creación de una subsecretaría bajo el amparo del Ministerio de Obras Públicas. En este contexto, cuál va a ser el rol de Agricultura en cuanto a la administración eficiente de este recurso.

-Esta nueva institucionalidad tan anhelada por tantos fue gestionada y trabajada en la Mesa Nacional del Agua. Es una mesa público-privada, que no solamente incorpora al Ministerio de Obras Públicas y distintos ministerios: Ciencia, Medio Ambiente y de forma decidida al Ministerio de Agricultura y de forma específica a través de la Comisión Nacional de Riego. Yo como Ministra participo en esa comisión todas las semanas y es en ese entorno donde se presentó la posibilidad de la Subsecretaría del Agua que va a permitir vincular a todos los actores, que son muchos, relacionados al agua de mejor forma. Nosotros como Agricultura tendríamos una participación activa tanto en el Comité de Ministros para el Agua en las distintas líneas de trabajo, relacionadas a la información, a la coordinación y, especialmente, al mejor uso del recurso.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podamos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO

También te puede interesar:

Cerrar mensaje

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podamos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO