Actualidad Informativa es presentado por:
Publicado el 20 de marzo, 2019

La bomba política que lanzó el bloque “subversivo” del Frente Amplio y que aterró a la oposición

Autor:

Bastián Garcés y Javiera Barrueto

Si bien el diputado Iván Flores (DC) resultó electo presidente de la Cámara, un sector del FA estuvo a punto de dinamitar el acuerdo. De hecho, a los cinco frenteamplistas díscolos que ya habían anunciado un camino independiente, se les sumaron otros que casi permiten que Jaime Bellolio (UDI) encabezara la testera. Aunque la oposición ordenó sus fuerzas en una segunda votación, el nuevo “núcleo duro” notificó que lo de ayer no será su única acción. “Si la DC quiere seguir votando con la UDI y apoyando el gobierno de Piñera, van a tener problemas”, afirmó la diputada Pamela Jiles (PH).

Autor:

Bastián Garcés y Javiera Barrueto

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Once votos se le escaparon a la oposición en la primera votación para elegir al nuevo presidente de la Cámara de Diputados, lo que significó un sorpresivo triunfo momentáneo para el candidato de Chile Vamos, el UDI Jaime Bellolio, quien se impuso por 73 preferencias contra las 71 que obtuvo el DC Iván Flores.

No solo eso, los números indicaron que el representante del distrito 14 superó el piso de 71 legisladores con los que contaba el oficialismo en el hemiciclo. Sobre este punto presentes en la votación afirman que serían tres los diputados de oposición que votaron por el dirigente del gremialismo para encabezar la Cámara Baja.  Esto porque la carta de la DC habría recibido en la primera vuelta, al menos un voto de Chile Vamos.

La situación significó momentos de tensión para la oposición que ya sabía que no contaba con el apoyo de cinco diputados del Frente Amplio: los tres legisladores del Partido Humanista Tomás Hirsch, Pamela Jiles y Rául Alarcón, además del ecologista Félix González y el ex Revolución Democrática Renato Garín, quienes hicieron público su rechazo a la opción levantada por la Democracia Cristiana. Primero fueron críticos a Gabriel Silber  y luego a Flores.

Además de los cinco frenteamplistas que no votaron por Iván Flores y los dos diputados de centroizquierda que respaldaron a Bellolio, otros cuatro legisladores de la oposición dejaron su papeleta en blanco, lo que activo las alarmas en el FA y en la ex NM. A esa altura, en Chile Vamos el hecho de lograr una segunda vuelta era considerado un batatazo por las bancadas del conglomerado que felicitaban a Bellolio.

Mientras, en la oposición intentaban explicarse qué había pasado. En su mismo seno, había detonado un “bombazo político”. La preocupación se veía en sus rostros y en sus actitudes. Como el diputado autonomista Gabriel Boric quien pedía a viva voz que la segunda votación se realizara a mano alzada -algo que por varios legisladores fue visto como una forma para presionar a los díscolos de la centroizquierda-, o la de Marisela Santibáñez (PRO) quien tomaba de la mano a su par humanista Pamela Jiles con gestos como tratando de convencer para que cambiara su decisión de no respetar el acuerdo administrativo. Una situación similar vivieron los congresistas del FA Renato Garín y Félix González a quienes varios diputados de su propio bloque y de la ex NM se les acercaron para que apoyaran a Flores.

Eran los efectos de la “explosión controlada” por parte del sector del FA que afirmó que no iba a respaldar al candidato de la falange, algo que incluso salió mejor de lo ellos esperaban, ya que a través de la votación anónima se descolgaron otros diputados de la oposición. Situación que ponía en jaque el acuerdo administrativo que entregaba la presidencia de comisiones como la de Educación y Defensa al Frente Amplio, razón por la cual las gestiones para revertir la votación en la segunda vuelta -en la que se ganaba por mayoría simple- se intensificaron.

Sobre lo clave que eran las presidencias de las comisiones para el FA, la diputada humanista Pamela Jiles cuestionó a sus compañeros de bloque tras el triunfo de Flores a quienes criticó por abandonar la postura de no respetar el acuerdo administrativo. “Se fueron saliendo uno tras otro a cambio de una pequeña prebenda, de una pequeña presidencia de comisión en donde se van a hacer súper famosos”, señaló la periodista quien además afirmó que “aquí hubo gente, compañeros, que se vendieron por tres migajas y tendrán ahora que repensar respecto de su actitud“.

Según se comentaba en la Cámara, pese al carácter secreto del voto, se trataba de un aviso del sector más duro del FA a la ex NM y a su propio bloque. Con este acto, una suerte de ” declaración de independencia” los notificaban de que no podrían contar para siempre con sus votos.

Algo que se vio reflejado en la cuenta de Twitter del diputado Garín quien momentos después de realizarse la primera votación publicó el siguiente mensaje: “No todo el Frente Amplio votará por el diputado Iván Flores (DC). No puedo apoyar a un partido que no ha sido oposición, tampoco a alguien que ha intentado frenar el matrimonio igualitario y el aborto en tres causales”. El ex RD estaba en lo cierto porque la onda expansiva no solo afectó a la ex NM sino que también al mismo FA, quienes fueron incapaces de ordenar sus propias filas y asegurar los 15 votos que habían prometido.

Pamela Jiles: “Lo que queda claro hoy es que sin esos cinco votitos la DC no existe en el Congreso”

Cerca de cuarenta minutos de tensión vivieron los diputados en la segunda vuelta para elegir al presidente de la testara. En esos momentos diversos legisladores de oposición mostraron su voto “como una señal de transparencia”, según  justificaron. Aunque para varios presentes en el hemiciclo se trató de una medida de presión y “choque” para controlar a los “subversivos” que ya habían comenzado a dinamitar el acuerdo administrativo. El asunto iba en serio, se ponía en juego el control de la Cámara Baja en un año en el que se discutirán las reformas claves del gobierno.

Al menos 20 diputados del Frente Amplio, y de la ex Nueva Mayoría mostraron su papeleta al momento de votar, entre los que se encuentran Giorgio Jackson (RD), Karol Cariola (PC), Rene Saffirio (Independiente), Marcelo Schilling (PS), Gabriel Silber (DC), Camila Vallejo (PC) y Camila Rojas (Comunes). Mientras en las gradas la cara de preocupación del presidente de la DC, Fuad Chahin, era evidente y en los asientos del hemiciclo varios diputados aún trataban de convencer a sus colegas.

Finalmente, luego del segundo conteo, la cara de la saliente presidenta de la Cámara Maya Fernández esbozó una sonrisa cuando dio el resultado: Jaime Bellolio 68 votos contra 81 preferencias para Iván Flores. La “explosión” del sector más duro del Frente Amplio había logrado ser contenida. Tras el triunfo de la DC, cercanos a la mesa directiva de la colectividad recordaban cómo el FA había complicado las negociaciones hasta el mismo día de la votación. “Primero quisieron imponer nuevas condiciones y no lo aceptamos; luego quisieron influir en nuestro candidato y no lo aceptamos; y, finalmente quisieron que ganara la derecha y tampoco lo lograron“, afirma un alto dirigente de la tienda.

El “terror” causado por el “bombazo político” de un sector del FA se apoderó incluso de algunos de sus autores. Según cuentan quienes analizaron las votaciones, algunos de los frenteamplistas que se rebelaron en la primera vuelta, al ver el panorama y la posibilidad de que el oficialismo se hiciera con la testera, realizaron una maniobra de repliegue y votaron alineados con la ex NM. Pero el daño estaba causado y de todas formas hubo 4 abstenciones, incluso explican que la oposición alcanzó los 81 votos gracias también a diputados de derecha que le entregaron su respaldo a Iván Flores.

Vimos en la conducta política de un grupo que decidió abstenerse o votar por el adversario para generar un escenario que debilitara la dirección de la mesa“, analiza Pepe Auth sobre el accionar de un grupo del FA en la primera votación de la presidencia de la Cámara. El electo vicepresidente de la testera destaca que pese a esto finalmente se impuso el acuerdo de la centroizquierda. Aunque advierte: “Hay un núcleo duro que no está dispuesto para construir mayorías“.

Esto quedó en evidencia minutos después de que Maya Fernández diera por ganador a la carta de la DC. Al mismo tiempo en que el nuevo presidente de la Cámara daba su discurso de asunción, la diputada Jiles realizaba un punto de prensa afuera del hemiciclo.

“A mí me parece que lo que queda claro es: Primero, que RD ofreció unos votos que no tenía. Segundo, que se rompe la lógica del binominal, ya no son solo dos fuerzas, hay una tercera fuerza, que incluso fíjense ustedes que, con cinco votos, aparentemente, según lo que se informaba, logra incidir y de manera gravitante”, afirmaba la periodista. Además la representante del PH advertía que “si la DC quiere seguir votando con la UDI y apoyando el gobierno de Piñera, van a tener problemas” y remató: “Lo que queda claro hoy es que sin esos cinco votitos la DC no existe en el Congreso“.

De esta forma, la diputada se adjudicó el “bombazo político” y sembró una duda que recorre a la oposición: ¿cuándo será la próxima “acción subversiva”?.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: