Actualidad Informativa es presentado por:
Publicado el 13 de enero, 2019

Insulza ahora prefiere pedir perdón que pedir permiso

Autor:

Javiera Barrueto

A comienzos de 2018 quiso integrar los Acuerdos Nacionales convocados por La Moneda, pero terminó cuadrándose con la línea de la directiva del PS de no sumarse a esos diálogos. Hoy, el senador socialista sigue un "camino propio" y mantiene conversaciones fluidas con el Ejecutivo; mientras que algunos dirigentes de su partido lo califican como un "díscolo".
Autor:

Javiera Barrueto

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

El miércoles el senador José Miguel Insulza aprobó, junto a 36 senadores de oposición y oficialismo, en general, el proyecto de ley que busca modernizar Carabineros. Si bien en esta ocasión el apoyo fue transversal, no es la primera vez que el ex ministro coincide en una iniciativa impulsada por el gobierno.

Ya en los 10 meses de administración de Sebastián Piñera se ha sumado a varias de sus propuestas o ha jugado un rol de puente para destrabar proyectos del oficialismo, como ocurrió con Aula Segura. El proyecto era emblemático para el gobierno y el legislador, en el mes de octubre, fue clave para sacarlo adelante.

El mismo día que Insulza respaldó el proyecto busca modernizar las Fuerzas de Orden y Seguridad Pública, el Senado -con el apoyo del ex ministro- también aprobó la propuesta de ministros suplentes del Tribunal Constitucional, mientras otros compañeros de comité optaron por abstenerse. 

El trabajo que ha desarrollado el “Pánzer” se ha visto con buenos ojos por parte del Ejecutivo. Señalan que valoran “su decisión de aportar y colaborar”, lo que se fortalece -explican- por su experiencia como ex ministro. Desde La Moneda valoran que “entiende muy bien la necesidad de contribuir a la búsqueda de solución a los problemas del país”.

Además, en particular, desde Palacio valoran el trabajo que ha desarrollado con el ministro del Interior, Andrés Chadwick. Específicamente en el tema de seguridad. El lunes pasado Insulza llegó hasta La Moneda, junto a los senadores integrantes de la comisión de Seguridad, para reunirse con el Presidente Piñera y el titular de Interior. Uno de los presentes destaca la preparación con que arribó el legislador, puesto que hizo propuestas concretas sobre la materia. En concreto, planteó la necesidad de hacer una “hoja de ruta” para trabajar de manera coordinada y con las prioridades más ordenadas.

Luego de que en la oposición pidieran que el ministro Chadwick renunciara tras las declaraciones del general (r) Mauro Victtoriano sobre el caso Catrillanca, Insulza se desmarcó de esa línea. “Prefiero tener los antecedentes que él (Álvaro Elizalde) tiene, yo no los conozco. Creo que estamos en un momento de tratar de sacar las cosas adelante entre todos. No podemos seguir en esto, más allá de lo que ocurra con una u otra persona”, dijo el lunes en radio Duna.

En la colectividad destacan que si bien Insulza -en sus 34 años de militancia- siempre se ha cuadrado con las filas del PS, durante los últimos meses se le ha percibido por un camino propio. Lo que, incluso, ha generado que en el partido se le denomine como el nuevo “díscolo”.

El rol de “hombre de Estado”

El perfil dialogante del “Pánzer” lo ha posicionado en las encuestas. En la Cadem del 14 de diciembre figuró en el sexto lugar de mayor conocimiento, con un 88%, superando a personeros como los diputados Giorgio Jackson, Gabriel Boric y el presidente del PPD, Heraldo Muñoz. En cuanto a la aprobación obtuvo el 53%, transformándose en uno de los políticos del sector con mayor respaldo ciudadano.

Esta postura la remarcó en entrevista con “El Líbero” en diciembre. Al ser consultado por el camino que debería seguir la oposición, aseguró que “la suma de la coalición debería hacer algo mucho más constructivo. Nosotros necesitamos un centro racional, un centro fuerte, no podemos tener una polarización en la sociedad”.

En el PS comentan que el senador apuntaría a generar una imagen de candidato presidencial con un “rol de hombre de Estado por sobre las peleas chicas” y se le define como un político “táctico”.  Y que con su trayectoria en la colectividad ya existe cierta “resignación” a que cada cierto tiempo se salga de la línea definida. “Se ordena y después se sale”, dicen.

En esa línea, parte de su estrategia estaría enfocada en la oposición, además convocar a los ciudadanos. Escenario que lo favorecería en caso de que querer competir en una carrera presidencial. “Si me ponen en las encuestas, y si la gente sigue diciendo que sí, va a seguir siendo igual. Desde que decidí dedicarme a la política, yo siempre he estado disponible”, dijo el senador el pasado 24 de octubre la entrevista “¿Te atreves con Joe black?” de “El Líbero”.

El “camino propio” del Pánzer

La nominación de Ángel Vivanco a la Corte Suprema también desencadenó que Insulza jugara por un “camino independiente” al de sus compañeros de bancada. Si bien en la votación de julio se abstuvo y no la aprobó, fue el único socialista que no optó por rechazar la aprobación de la abogada al máximo tribunal.

Durante los primeros días del gobierno, tras la convocatoria de Piñera a los cinco Acuerdos Nacionales, Insulza demostró un espíritu colaborador, pero en ese momento no se “atrevió” a dar el paso. De hecho fue invitado a participar en la comisión de Seguridad, sin embargo el senador optó por declinar su participación 25 días después que el Mandatario anunciara la iniciativa. Por esos días se cuadraba con la decisión del partido, que señalaba que el diálogo por los acuerdos debían generarse en el Congreso.

“He hablado con el ministro Chadwick para agradecer su invitación, pero he declinado a asistir a la comisión de seguridad convocada por La Moneda, pues como he señalado anteriormente, aunque no estoy totalmente de acuerdo, seguiré la posición del Partido Socialista”, dijo por esos días el senador.

La decisión del ex secretario general de la OEA incluso causó sorpresa en algunos sectores del oficialismo. Tanto así, que el mismo Piñera se refirió a la decisión: “A estas alturas, el ‘Pánzer’ no debiera pedir permiso. José Miguel Insulza nos dijo que quería venir, pero parece que su partido no le dio permiso”.

En el PS recuerdan que una de las pocas diferencias entre el “Pánzer” y la mesa del partido fue durante la comisión política desarrollada a fines de marzo. En la ocasión, Insulza le planteó al timonel socialista, Álvaro Elizalde, su molestia ante el camino por el que optó la colectividad pero, según comentan, fue casi el único voto disidente. Lo que generó que “acatara”.

Desde el entorno del senador reconocen que será un político que siempre tratará de lograr acuerdos, pero que en caso de no coincidir en las iniciativas hará saber su postura disidente. Y que cuando perciba que el gobierno tiene disposición a conversar y negociar, también tendrá disposición a que se logren puntos en común.

El desafío que se acerca para Insulza es la presidencia de la comisión de Relaciones Exteriores en el próximo periodo legislativo, junto a los temas de Seguridad. Si bien dejará de liderar esta comisión, como su integrante y como ex ministro de Interior, seguirá teniendo un rol clave en la materia que será uno de los ejes que marcará 2019. 

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: