Actualidad Informativa es presentado por:
Publicado el 15 de octubre, 2019

Joaquín Fermandois sobre Gorbachov, hombre clave en la caída del Muro de Berlín: «En Rusia no es muy querido»

Autor:

Magdalena Olea

El historiador explicó en el programa «La Mirada Líbero en Agricultura» el rol y la influencia del expresidente de la Unión Soviética en el desplome de la «Cortina de Hierro». Se excusó de asistir a la conmemoración del próximo 9 de noviembre, pero sí se espera que estén presentes sus contemporáneos Lech Walesa y James Baker.

Autor:

Magdalena Olea

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

A pesar de que se le envió una invitación personal, el expresidente de la Unión Soviética Mijaíl Gorbachov -quien en la actualidad tiene 88 años- no participará este 9 de noviembre en la celebración del 30 aniversario de la caída del Muro de Berlín. Así lo informó Sputnik, la agencia rusa, en relación al evento que se desarrollará del 4 al 10 de noviembre,  y que contará con más de un centenar de actividades en siete lugares de Berlín. Sí se espera la presencia del ex líder polaco Lech Walesa y el ex secretario de Estado de EE.UU. James Baker.

«En Rusia no es muy querido, no tiene muchos partidarios. Fue visto como el que precedió una crisis en el país. Su logro no fue la caída del comunismo, no fue el logro que él quería, pero fue lo que él descubrió, y lo asumió (…) Es una voz, en algunas cosas ha apoyado a Putin, por ejemplo en lo de Crimea. Tiene algo de patriota también, pero es más respetado en Occidente. Tiene la visión de una democracia liberal, y tiene una autoridad política moral dentro de Rusia, pero es admirado por una minoría«, explica el historiador Joaquín Fermandois, profesor del Instituto de Historia de la Universidad San Sebastián y de la Universidad Católica.

El también Presidente de la Academia Chilena de la Historia, se refiere a los inicios de Gorbachov, y al contexto y estado mundial en el que fue elegido Secretario General del Comité Central del Partido Comunista de la Unión Soviética, y luego jefe de Estado de la Unión Soviética. También habla sobre sus famosas reformas conocidas como «glasnost» (apertura) y «perestroika» (reestructuración).

«Es seleccionado para sacar adelante al país en crisis, con la consciencia de que algún grado de reforma tenía que haber. La idea original es reformar la URSS dentro del sistema marxista, dentro del socialismo. Y Gorbachov emprende una reforma política gradual, no una reforma económica. Es lo contrario al modelo chino, donde se reforma lo económico, pero no lo político», afirma durante la conversación.

De esta forma, explica que en la URSS hay un proceso democrático que comienza con Gorbachov, al permitir un pluralismo dentro del marxismo, que poco a poco se va abriendo. Pero finalmente, esto empieza a afectar más aún a la economía, y comienza una gran crisis, que va en aumento.

«No lo sabe manejar, hasta que la crisis se hace de tal grado que él salta, y se pone a la cabeza de un proceso franco de democratización, donde su meta ya no es el socialismo marxista, si no que la sociedad, la política y la democracia Occidental«, dice el académico, autor de numerosas obras de su especialidad en historia de Chile, de las relaciones internacionales y de pensamiento histórico.

Además, explica la relación del expresidente de la Unión Soviética con el expresidente de Estados Unidos Ronald Reagan, y con Occidente: «Desde que él comienza, a los pocos meses, Gorbachov dice algo interesante: ‘Ellos tienen que aprender de nosotros, pero nosotros también de ellos’. Esto, en la ideología clásica comunista no podía ser», afirma.

De este modo, comienza una aproximación entre ambos líderes. Subyace a esto la idea de Gorbachov de aproximarse a un modelo occidental, y así comienzan las conversaciones de limitación de armamento nuclear y de disminución de tensiones y de fuerzas armadas regulares en Europa, dos grandes acuerdos que simbolizan una cierta paz y tregua, que ayuda a terminar con la Guerra Fría. Simultáneamente, en la misma URRSS comienza el problema nacional y la crítica al partido.

De hecho, el exlíder soviético quiso derribar el Muro y abrir las fronteras, antes incluso de que ninguna de las dos Alemanias fuese capaz de visualizarlo. «Incluso, Erich Hoenecker pensaba en una represión absoluta, pero Gorbachov no le dio el paso. Con eso le dio la luz verde al Politburó para que destituyera a Honecker. Y al destituirlo, comienza a desarmarse todo el sistema de Alemania Oriental, un país artificial«.

El académico explica también como fue la caída de Gorbachov -incluyendo el golpe de estado de agosto de 1991- y el derrotero de Rusia tras la desaparición de la URSS. «Se transforma en un socialdemócrata occidental. Pero no puede manejar la Union Soviética, y es una persona con contradicciones internas. Se da cuenta de que hay que tratar de mantener a la URRSS y gira entre los más partidarios del régimen antiguo, a los nuevos, y al final se decide, pero en eso viene el golpe contra él», cuenta.

El golpe de estado es derrotado, pero Gorbachov queda sin poder, y a los seis meses – el 25 de diciembre de 1991- se disuelve oficialmente la Unión Soviética y Gorbachov opta por dimitir de su cargo. De esta manera, Rusia se precipita a una tremenda crisis económica.

Fermandois saca en limpio algunas lecciones, a 30 años del desplome de la llamada «Cortina de Hierro». «Fue la derrota de los sistemas totalitarios. Al final, los sistemas más vigorosos son los sistemas más espontáneos, que aprovechan las fuerzas naturales de la sociedad, y no los sistemas impuestos», admite.

 

Puedes escuchar este podcast aquí

 

La serie que revive a los protagonistas de la caída del Muro de Berlín

Esta entrevista es parte una serie de cuatro capítulos, que se grabarán semanalmente durante la emisión del programa «La Mirada Líbero en Agricultura».

Un grupo de historiadores de la Universidad San Sebastián profundizan sobre el rol de Juan Pablo II, Margaret Thatcher, Ronald Reagan, Mijaíl Gorvachov y Erich Hoenecker, en el desenlace de la Guerra Fría, cuyo símbolo es la caída del Muro de Berlín, el 9 de noviembre de 1989.

«Hubo personajes fundamentales en el fin de la Guerra Fría. Vale la pena conocerlos y comprender su relevancia, en un momento histórico para la humanidad», explica el historiador Alejandro San Francisco, quien, junto a Gonzalo Larios y Cristián Medina, participan en este programa.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: