Actualidad Informativa es presentado por:
Publicado el 27 de septiembre, 2018

Joaquín Fermandois: «La corrección política es una especie de amenaza totalitaria»

Autor:

Magdalena Olea

En «La entrevista con Axel Kaiser» el historiador explica que en una sociedad libre «inconscientemente a veces se crea una censura enmascarada de moral superior, que destruye la libertad de pensamiento”. También se refiere al movimiento feminista en las universidades y a sus 47 años como académico.

Autor:

Magdalena Olea

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

«La corrección política es como una especie de amenaza totalitaria que está esparciéndose silenciosamente y ha alcanzado muchas orillas», dice el historiador y profesor de la Pontificia Universidad Católica Joaquín Fermandois, al inicio del programa de «El Líbero», «La entrevista con Axel Kaiser«. Explica que en otras épocas «el dogma social no tendía a destruir tanto a la libertad intelectual porque iba por ciertos carriles determinados. Pero en una sociedad libre le es inherente el tener que producir estos lenguajes que inconscientemente, a veces, crean esta censura enmascarada de moral superior, que destruye la libertad de pensamiento«.

En la conversación, en la que abordan temáticas como censura, libertad de expresión y corrección política, también reflexionan sobre la vida universitaria y el movimiento feminista.

«La misma corrección política demuestra la precariedad, por ejemplo, del valor de la libertad, la tranquilidad del Estado de Derecho, porque alguien puede ser aplastado, y lo estamos viendo diariamente, por acusaciones al que rompe este sagrado canon de lo políticamente correcto», afirma Fermandois. Desarrolla la idea que «los dos pecados de la civilización europea son la esclavitud y el holocausto. En Estados Unidos el problema racial no existe, salvo por la minoría afroamericana (…) eso se está imitando en otras partes, con las minorías indígenas por ejemplo. Hoy quien critica el aborto está siendo calificado como un ser salvaje, primitivo«.

También se refiere a la migración en el país: «Al sector que no le gusta la migración lo dice calladamente, pero existe y es muy fuerte. Y a los dos sectores hay que atraerlos como a un centro de gravedad, en donde se diga qué significa esto, qué podemos hacer y hasta donde podemos llegar… Es legítimo decir que no podemos recibir a 10 millones de personas en Chile, el país colapsa«.

Con respecto al mundo universitario y a la intolerancia de opiniones, el historiador afirma que «en la vida cotidiana de las universidades que yo conozco, los estudiantes y profesores se pueden plantear cosas distintas. Pero está la tendencia medio subterránea hacia estas situaciones, y cuando hay momentos delicados como el 2011, el tema del feminismo, o este problema de los abusos sexuales, aparece. Y las autoridades están asustadas, quieren que pase esta oleada y tratan de capear la ola».

 

 

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: