Publicado el 31 diciembre, 2020

Jaime Mañalich: “Es posible hacer de la educación en salud una verdadera palanca de equidad”

Autor:

Jaime Mañalich

Para el ex ministro de Salud, es imprescindible que en 2021 se impulse una “alfabetización sanitaria”. “La persona no puede seguir una conducta sin adherir a ella libremente, desde el convencimiento. No hay estado de excepción ni coerción que se pueda comparar con lo que ya Platón describe como la buena práctica médica, aquella que educa y persuade”.

Autor:

Jaime Mañalich

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

¿Qué duda cabe que el 2020 quedará inscrito en la historia como un año muy duro para toda la humanidad? La pandemia Covid19 ha trastocado todo: visiones del mundo, ya sea en un curso científicamente inexorable, o que el progreso es irreversible, no han pasado la prueba, demostrando su fragilidad y contradicción. Y en esta ocasión, a diferencia de la época más terrible de la historia, la primera mitad del siglo XX, es un jinete del Apocalipsis, dormido por una centuria, la peste y no la guerra, el que ha cabalgado por todo el orbe, como una manifestación preclara de la catástrofe climática y de la destrucción sistemática de la naturaleza.

¿Es posible leer este “año que vivimos en peligro”, como un año en que pudimos renovar esperanzas?

Cuando se trató de proteger al prójimo, la inmensa mayoría aceptó limitaciones impensadas para cuidar al anciano, al desvalido, al inmigrante, al más vulnerable. Cierto, la atención mediática se concentró en una minoría, estimada en uno de cada diez, que no contribuyó, y es responsable de más del 50% de los contagios. Los que solidarizaron fueron los más.

Ante la adversidad, la respuesta fue unitaria y unánime. Sin diferencias entre empresarios y empleados, entre público y privado, laboratorios de hospitales, clínicas o universidades. La peste del hambre no llegó, los enfermos fueron atendidos y el aporte fiscal para quien más lo necesitó fue de los más altos del mundo en Chile en relación con el PIB.

¡Y los trabajadores de la salud! En una referencia conocida, nunca tan pocos hicieron tanto por tantos. Sufrieron, enfermaron, algunos fallecieron. Se cuentan respiradores y UTIs, pero la magnitud del homenaje que merece el personal de medicina, enfermería, kinesiología, tecnología, TENS, auxiliares…. está pendiente.

La vacuna es una esperanza cierta, pero durante un período de al menos un año, habrá que mantener medidas colectivas de protección a las que ha costado tanto adherir”. 

El aporte de la ciencia, al poder desarrollar vacunas efectivas en tan poco tiempo, gracias al aporte decisivo de gobiernos de distinto signo, es algo sin precedentes, y abre un nuevo escenario en la lucha contra las enfermedades infecciosas.

La convención de un cambio de año no basta para creer que los desafíos que vienen no serán monumentales. Como nunca, se requieren promesas de verdad. La batalla del COVID está muy lejos de terminar. La vacuna es una esperanza cierta, pero durante un período de al menos un año, habrá que mantener medidas colectivas de protección a las que ha costado tanto adherir. 

En este año nos hemos empobrecido sanitariamente. La focalización en SARS-CoV-2 ha significado que miles de personas han dejado de tratar su enfermedad crónica, no se han operado cuando correspondía, la capacidad de cofinanciar atenciones de salud o adquirir medicamentos se ha resentido. Ello obliga a esforzarnos por saldar esta deuda, en un momento en que los recursos fiscales disminuyen. Por ello, lograr cerrar el prolongado ciclo de discusión respecto a la creación de un Plan Garantizado de Salud y una profunda reforma farmacéutica es un deber que nuestros parlamentarios no pueden seguir esquivando. El funcionamiento de todo el sistema de salud hospitalario como uno solo, ya sean mutuales, hospitales públicos, privados o de las FF.AA. abre un horizonte muy importante: Se puede, y el beneficio para la sociedad es inmenso al mejorar la eficiencia y favorecer atender a cada paciente donde y cuando lo necesite, es revolucionario. Este experimento natural debería llevar a una propuesta de reforma en la gobernanza del sistema de hospitales. A la vez, se ha generado una pregunta crucial respecto a la coordinación y gobierno de la atención primaria como sistema, hasta ahora disgregada en cientos de municipios o corporaciones.

Es imprescindible resolver la brecha de la educación en salud e impulsar una ‘alfabetización sanitaria’. La evidencia muestra que es posible hacer de la educación en salud una verdadera palanca de equidad”.

Es claro que mucho de la carga de enfermedad depende de variables externas a la atención del enfermo. Son los denominados Determinantes Sociales. Por ellos, se hace tan trascendente para el 2021 poner atención a algunas de estas variables. La primera prioridad es recuperar el empleo. Sin trabajo remunerado no hay dignidad, y la persona se hace más y más dependiente. 

La segunda, es imprescindible resolver la brecha de la educación en salud e impulsar una “alfabetización sanitaria”. La evidencia muestra que es posible hacer de la educación en salud una verdadera palanca de equidad. La persona no puede seguir una conducta sin adherir a ella libremente, desde el convencimiento. No hay estado de excepción ni coerción que se pueda comparar con lo que ya Platón describe como la buena práctica médica, aquella que educa y persuade. El proceso de instrucción acelerada en conceptos como pandemia, cuarentena, PCR, distanciamiento físico o social, aforo máximo, inmunidad, uso adecuado de mascarillas, confinamientos, ha resultado una tarea titánica, donde medios serios han contribuido notablemente. Es imprescindible considerar que en el contexto de brotes epidémicos que serán cada vez más frecuente, se requiere una ciudadanía empoderada. Esto debe ser un componente esencial del currículo escolar.

En lo esencial, el año 2020 deja una lección angular. El bien de uno es tarea de todos. Recordando la enseñanza evangélica: no se puede pasar al lado de quien está enfermo a la vera del camino, y pasar de largo. Nadie puede quedar atrás. Esto es grande, y es una tremenda esperanza.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podamos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO

También te puede interesar:

Cerrar mensaje

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podamos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO