Este mañana se llevó a cabo la Cuenta Pública del Congreso, en la que el presidente de la Cámara de Diputados, Diego Paulsen, junto a la presidenta del Senado, Yasna Provoste entregaron los detalles de toda la gestión realizada. 

La legisladora Provoste comenzó su discurso diciendo que «esta cuenta pública era distinta debido a la perturbadora estadística de una tragedia social y humana como la pandemia que estamos sufriendo: si hoy rindiéramos un minuto de silencio por cada uno y una de nuestros muertos por la pandemia, guardaríamos silencio por 24 días, más de 580 horas», señaló.

Por su lado, el presidente de la Cámara Baja argumentó que «estamos enfrentando la peor crisis sanitaria y económica de la historia reciente» y que «gracias a los esfuerzos realizados en materia sanitaria nunca hemos tenido el dilema de la última cama».

«Había que generar la legislación necesaria, como también perfeccionar nuestras normativas vigentes, para llegar en ayuda de nuestros compatriotas de manera rápida y efectiva. Por tanto, lejos de detenernos, incrementamos el número de sesiones y proyectos de ley despachados», añadió Paulsen.

Respecto a las distintas instancias de diálogo con el Gobierno, Provoste señaló que “han sido largas y extenuantes y, muchas veces, infructuosos”, acusa que al Ejecutivo “le ha costado entender la gravedad de los problemas que viene sufriendo la población”.

La presidenta del Senado, recordó las iniciativas del Congreso Nacional presentadas para hacer frente a la crisis, como los retiros de los fondos de pensiones y comentó: «De no haber sido por los tres retiros del 10%, las personas no habrían podido hallar alivio a los apremios de la crisis y la ingobernabilidad política que se habría hecho aún más insostenible».

Respecto de las problemáticas de la clase política, la senadora Provoste aseguró que “el buen gobierno tiene que administrar y gestionar iniciativas para resolver los problemas de la gente” y continuó reflexionando: “No ayuda a salir del estancamiento un sistema político concentrado en las elites, incapaz de procesar y de satisfacer demandas y, en consecuencia, con una baja adhesión de la población”, agregó.

Durante la Cuenta Pública, Provoste también se refirió a la situación de violencia en la Araucanía.“Hay víctimas inocentes, inermes y no causantes de los conflictos ocasionados”.

Además, en medio del trabajo de la Convención Constitucional, Provoste dijo que, “no es aceptable la violencia ni el descrédito de las instituciones, tampoco lo es criminalizar legítimas demandas de nuestros pueblos originarios”

En cuanto a la institución de Carabineros en el lugar, la líder del Senado, precisó en que, “el país no puede esperar hasta el año 2027 una reforma profunda de Carabineros. Necesitamos una institución confiable, eficiente, respetuosa de los derechos humanos, sometida sin discusión al poder civil y fiscalizable”, expresó.

En esa misma línea, el presidente de la Cámara de Diputados, Diego Paulsen señaló que «es importante que comencemos a hablar con la verdad y de frente. Aquí, nosotros como clase política somos responsables también del fracaso en el intento de solucionar el conflicto. Debemos entregar herramientas para combatir el terrorismo que existe en la macrozona sur».

Según Paulsen, a las Policías y Fuerzas de Seguridad y Orden se le debe dotar de inteligencia y de herramientas sólidas  para que puedan combatir la violencia en igualdad de condiciones frente a un adversario que en muchas ocasiones es superior.

Entre otros temas, Provoste también se pronunció sobre materias polémicas como el indulto a los presos del 18-O e incluso propuso la creación de una Comisión de Verdad y Reparación de las violaciones de derechos humanos ocurridos tras el estallido social. 

«No debemos temer al debate parlamentario. No podemos eludir la deliberación democrática que es camino de la racionalidad y el entendimiento que conduce a la justicia y a la paz. Conversemos en la sala y en las comisiones. Imaginemos las indicaciones que mejoren el proyecto para beneficiar aquellos que en justicia lo merecen, pero ofrezcamos una salida política a un problema real que se agudiza con el correr del tiempo«, agregó.

Y aseguró que “es claro que Chile tiene una gran deuda en cuanto a las graves violaciones a los derechos humanos realizadas por agentes del Estado durante las manifestaciones”

La dura respuesta del Gobierno

A los pocos minutos de concluido el discurso, los ministros de la Segpres, Segegob e Interior, Juan José Ossa, Jaime Bellolio y Rodrigo Delgado, salieron a criticar a la presidenta del Senado, quien durante su alocución en el salón de honor del Congreso, habría criticado duramente al gobierno. Además, acusan a que Provoste usó la Cuenta Pública para hacer un «discurso de candidatura presidencial».

La presidenta del Senado, quien habló de las ayudas en pandemia, lamentó las cifras de fallecidos por el Covid-19 y abordó el proyecto de indulto para quienes fueron detenidos en el marco del estallido social, fue rápidamente criticada por el ministro Ossa, quien dijo: “En esta cuenta pública nos parece que se dio información errónea. Nos pareció que no solo se hicieron críticas injustas al poder Ejecutivo, que es un poder independiente, también se hicieron alusiones a facultades que son propias de otro poder del Estado como es la Corte Suprema” señaló. 

El titular Segpres afirmó además, que “se hizo mención a la situación de quienes han sido mal denominados “presos políticos”Son los tribunales los que deben zanjar el futuro procesal de aquellas personas que cometieron graves delitos. Finalmente, y a diferencia, del mensaje que le dio al país el presidente de la Cámara de Diputados, Diego Paulsen, en la otra cuenta uno de repente percibía como si manejar una pandemia fuese algo fácil, como si manejar una pandemia no hubiese requerido el esfuerzo de todos. Como si lo positivo fuese solo parte de un sector político”, concluyó.

Por otro lado, el titular de la Segegob, Jaime Bellolio, sostuvo que Yasna Provoste «dijo que éste era un gobierno que si se tenía que resumir en algo era ‘ahorro, hiperfocalización y desconfianza en las personas’, pero los datos dicen exactamente lo contrario. Aquí nuevamente se desprecia el trabajo que se ha hecho y que hoy llega a 15 millones de chilenos”, comentó Bellolio.

Terminó diciendo que “lo que dice significa despreciar nuevamente el trabajo que se ha hecho por cientos de miles de personas, por millones de chilenos que reciben el IFE, por las Pymes que han tratado de salir adelante con toda la dificultad que existe, así cómo también en las ayudas que ha hecho con el apoyo del gobierno y muchas veces del Congreso, y a pesar de los obstáculos que algunos han puesto desde el mismo Congreso”, afirmó.