Actualidad Informativa es presentado por:
Publicado el 06 de septiembre, 2019

Experta brasileña en cambio climático: «Todo el mundo estará mirando hacia la COP25, fue una jugada política estratégica de Chile»

Autor:

Emily Avendaño

La secretaria ejecutiva del Panel Brasileño sobre Cambio Climático, Andrea Souza Santos sostiene que las metas ambientales deben ser más ambiciosas. No obstante, también es honesta en cuanto a los escenarios, pues admite que el financiamiento ha sido un problema en las negociaciones que permitan echar a andar los acuerdos. Sobre el Presidente Piñera, señala: «Está enviando un mensaje claro sobre la colaboración con todos los otros países de América del Sur».

Autor:

Emily Avendaño

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Hace más de 20 días los ojos del mundo están puestos en el Amazonas. Las imágenes de las llamas se propagaron por todo el Internet y se convirtieron en uno de los temas centrales en la pasada cumbre del G7. Este año en Brasil se han detectado más de 74.000 focos de incendios, la cifra más alta desde que se comenzó a llevar registros, en el año 2013.

La Amazonía sufre sus peores incendios forestales, al tiempo en que la comunidad internacional debe terminar de negociar el Acuerdo de París, considerado como el primer acuerdo vinculante mundial sobre el clima firmado por 195 países en la COP21 y cuyos últimos detalles deben ser afinados en Chile en diciembre durante la COP25. Como parte de las actividades previas a la Conferencia llegó al país Andrea Souza Santos, secretaria ejecutiva del Panel Brasileño sobre Cambio Climático, profesora e investigadora en la Universidad Federal de Río de Janeiro, para participar en FIMAS 2019, Feria Internacional del Medio Ambiente y la Sustentabilidad, organizada por la Asociación de Empresas y Profesionales para el Medio Ambiente (AEPA), que finaliza hoy. 

La investigadora advierte que hay que escuchar a la ciencia porque el cambio climático es ya una realidad, por eso invita a dejar de lado las ideologías, a ser más ambiciosos en cuanto a las metas ambientales y actuar. Sin embargo, también es realista, en particular en cuanto a los objetivos que se trazan las naciones y en particular sobre la necesidad de contar con el financiamiento suficiente para conseguirlo. 

“Chile está haciendo su parte anunciando que va a haber más ambición, en término de metas, de cambios, para una economía verde, es positivo, pero es difícil. Entonces, es necesario un casamiento de la ciencia, recursos financieros, sector privado, sociedad civil organizada y también de las personas”, recalca.

-El incendio en el Amazonas puso el rol ambiental de Brasil en la palestra, ¿qué piensa del modo con el que se atendió la crisis?

-Esto se relaciona con una crisis política. El nuevo Presidente de Brasil no es muy amigo de las gestiones ambientales. Los agronegocios en Brasil, los sectores que trabajan con extracción de madera, agricultura, ganadería, entendieron esta señal política como un permiso para continuar con las quemas. Es natural que cuando las señales no son buenas se abran las puertas para la ilegalidad. En 2019 tuvimos más de 74.000 focos de incendios en el Amazonas, ese es un récord si se compara con años pasados, especialmente en otros gobiernos que hicieron mayor inversión en fiscalización y controles. Ahora estamos en un momento muy delicado, muy malo para el cambio climático, por las emisiones de gases de efecto invernadero y también por la pérdida de biodiversidad, y se prevé que en los próximos dos meses sigan ocurriendo incendios en Amazonas.

Izquierda y derecha están peleando todo el tiempo, es como una guerra partidaria, pero tenemos que dejar las ideologías de lado y debemos basarnos en la ciencia. Lo que la ciencia muestra es que hay cambio climático causado por acciones humanas».

-En estos momentos se ha acusado mucho también la existencia de intereses ideológicos en la atención de los incendios. Se dijo que se iba contra Bolsonaro por ser de derecha sin considerar que las llamas empezaron en Bolivia, donde gobierna Evo Morales que es de izquierda. ¿Qué opina de que las ideologías se inmiscuyan en los temas ambientales?

-Hay polarización. Izquierda y derecha están peleando todo el tiempo, es como una guerra partidaria, pero tenemos que dejar las ideologías de lado y debemos basarnos en la ciencia. Lo que la ciencia muestra es que hay cambio climático causado por acciones humanas y estamos llegando a un punto crítico de no retorno y no hay espacio para ideologías. Tenemos que hablar sobre acciones, sobre políticas que converjan en aumentar la ambición porque el Acuerdo de París tiene una meta: limitar el calentamiento a 2°C. Estamos cerca de un aumento de 1,5° de temperatura ahora, y es muy probable que rebasemos los 2°C que fueron establecidos en el Acuerdo de París. No hay tiempo para ideologías, ni polarización.

Esta debe ser una COP de acciones, no más de negociación”

-El Presidente Sebastián Piñera acudió como invitado a la cumbre del G7 en Biarritz y terminó con un rol protagónico al ser comisionado para mediar con Brasil, Paraguay y Bolivia la atención de los incendios forestales. ¿Le parece que esta fue una decisión acertada?

-Sí, por la COP25. El Presidente de Chile está en una posición muy importante para enviar un mensaje de contribución para resolver los problemas ambientales. El Amazonas es un problema transnacional muy grave. No se puede gestionar como un problema nacional porque necesitamos la ayuda. El Presidente de Chile está enviando el mensaje claro de que es importante un intercambio y una colaboración con todos los otros países de América del Sur, porque en la región hay un problema muy recurrente de incendios forestales, no solamente en la Amazonía brasileña. 

-¿Qué piensa de las expectativas que hay con respecto a la acción climática de Chile, por haber asumido el reto de ser anfitrión de la COP25?

-La COP25 fue otro problema de Brasil, también político. Nosotros esperábamos que Brasil fuese la sede de la COP25; pero yo felicito a Chile porque fue una decisión muy acertada ofrecerse para realizar la reunión. El Acuerdo de París debe quedar todo negociado para empezar en 2020. Es una conferencia de peso, todo el mundo estará mirando hacia la COP25. Fue una jugada política estratégica de Chile e infelizmente en Brasil nosotros perdemos esta oportunidad. Esta debe ser una COP de acciones, no más de negociación. Es necesario una conferencia donde todos los sectores presenten sus buenas prácticas. Tenemos que aumentar las NDC (Contribución Nacional Determinada) por los países, y hasta ahora lo que fue presentado no es ambicioso. Ese es otro problema que tenemos que discutir en esta COP y todo lo asociado a los mercados de créditos de carbono, porque eso va a estimular la reducción de las emisiones.

Felicito a Chile porque fue una decisión muy acertada ofrecerse para realizar la reunión. El Acuerdo de París debe quedar todo negociado para empezar en 2020. Es una conferencia de peso, todo el mundo estará mirando hacia la COP25.

-Tras el Acuerdo de París, Chile se comprometió a bajar sus emisiones de gases de efecto invernadero en un 30% para el año 2030 (con respecto al nivel de 2007). Además hay metas como que el transporte público opere con energías limpias, la descarbonización para 2040, ser carbono neutrales en 2050. ¿Hay riesgo de que Chile esté siendo más ambicioso de lo que debe? 

-La tecnología está disponible, lo que necesitamos es una inversión direccionada en promover esta transición, en la que se involucre el sector público y privado. Si hay inversión para energías limpias, renovables, vías exclusivas para el transporte público (VRT) podemos cambiar, pero es un proceso que no es rápido. Es lento. Yo como científica veo que es posible tener ese cambio, pero no creo que consigamos ser carbono neutrales en 2050 porque si bien es un interés de la sociedad como un todo, es necesario gobernanza e inversión. No están todos los recursos financieros que fueron previstos en el ámbito del Acuerdo de París. No está todo lo que fue prometido para el fondo del clima. El dinero que es un problema crítico que en todas las negociaciones no avanza: la gestión del financiamiento. Será muy difícil si no hay financiamiento económico sostenible. Yo creo que vamos a rebasar los 2°C y no vamos a conseguir cumplir el Acuerdo de París. Todo indica que hacia allá caminamos.

-Hubo países europeos que habían ofrecido dinero para el Fondo Verde para el Clima y en este momento están dudando. ¿Puede Chile comprometerse al mismo nivel de uno Europeo, cuando ellos mismos están dudando?

-Sí. Es difícil. Tal vez es una estrategia más política porque se viene la conferencia y quieren mostrar ambición, tal vez, pero existe una presión internacional de todas las partes, no solamente países desarrollados y en desarrollo de que hay que tener más ambición. Chile está haciendo su parte anunciando que va a haber más ambición, en término de metas, de cambios, para una economía verde, es positivo, pero es difícil. Entonces, es necesario un casamiento de la ciencia, recursos financieros, sector privado, sociedad civil organizada y también de las personas. Si nosotros no entramos en un proceso de cambio de nuestros modos de vida será muy difícil pensar en un desarrollo sostenible en el futuro próximo. 2030, 2050 están tocándonos la puerta.

La tecnología está disponible, lo que necesitamos es una inversión direccionada en promover esta transición, en la que se involucre el sector público y privado».

-El Acuerdo de París ha recibido críticas por la amplitud de sus objetivos y por no establecer prioridades. ¿Qué se podría hacer para que las metas fijadas en la COP25 sean realistas y para que los compromisos asumidos sean más exigibles? 

-En las negociaciones los temas que son más difíciles van quedando para después. Esa es una estrategia de negociación. Es por esto que en cada COP hay un cronograma. Temas como financiamiento, el artículo 6 del Acuerdo de París, referido al mercado de carbono, que es un asunto muy crítico, con opiniones muy diferentes no tienen consenso, no hay acuerdo. En Chile en diciembre tenemos que promover un diálogo e intentar tener una posición clara si va a haber mercado de crédito de carbono, cuál será la metodología. Todo tiene que quedar acordado en Chile para empezar en 2020. Los países tenemos que empezar a cumplir las metas a partir del próximo año y en cinco años tendrá que hacerse una revisión de la meta para tener más ambición. 

«Es un proceso difícil para todos los países, no solo en Sudamérica»

-¿Qué piensa de los expertos que dicen que se está creando pánico en la población?

-Tenemos que cambiar nuestra estrategia de comunicación. Ahora es necesario un poco de pánico, porque estamos llegando a un punto muy crítico y esto involucra pérdidas de vida, económicas, de calidad de vida. Las personas están muriendo por olas de calor o de frío. La comunicación ahora tiene que ser más intensa, más directa porque es un problema real. Tenemos que mostrar que es ahora, que está sucediendo ahora, que es un problema real y que será más grave en el futuro, porque todos los escenarios del IPCC (Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático) muestran que vamos a tener un futuro más difícil, con más eventos climáticos extremos, más frecuentes y más intensos. Yo estoy a favor a de una comunicación más directa.

-La transición hacia las energías limpias también amerita una importante inversión. ¿Cómo hacer una transición justa en términos de empleos y productividad?

-Hay empleos verdes. Debe haber una migración de todo lo que es la economía ligada a carbón, deforestación, combustibles fósiles. Hay oportunidades para crear una nueva economía basada en la biodiversidad, en renovables, en buenas prácticas, en consumo no tan intenso. Claro que al hacerlo debe haber más fiscalización. Tenemos que buscar calidad de vida para los trabajadores también. Es un proceso difícil para todos los países, no solo en Sudamérica. Ya está ocurriendo, pero muy lento. 

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: