Publicado el 9 marzo, 2021

Encargado de ensayos de vacuna de Sinovac en el país: “La inmunidad de rebaño se podría alcanzar en el tercer trimestre”

Autor:

Maolis Castro

El doctor de la UC, Alexis Kalergis, plantea que para llegar a ese objetivo “debemos inmunizar con las dos dosis a lo menos al 70-80% de la población, lo que implica contar con dosis disponibles y mantener la tasa de vacunación que llevamos”. La proyección del académico y director del Instituto Milenio en Inmunología e Inmunoterapia es más conservadora que la del ministro Paris quien ha señalado que la meta se podría lograr a fines de junio.

Autor:

Maolis Castro

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

“Este es el comienzo de una forma diferente de hacer ciencia, basada fuertemente en la asociatividad y colaboración entre distintos estamentos, tanto públicos como privados y académicos”, señala el doctor de la Universidad Católica encargado de los ensayos de vacuna de Sinovac en Chile, Alexis Kalergis.

En entrevista con El Líbero, el académico y también director del Instituto Milenio en Inmunología e Inmunoterapia, explica en detalle cómo se logró el trabajo mancomunado entre la universidad, el Ministerio de Salud y organismos internacionales.

Sobre la meta de lograr la deseada inmunidad de rebaño, señala: Si este proceso se ejecutara sin inconvenientes, se esperaría que la inmunidad de rebaño pudiese alcanzarse en el tercer trimestre de este año”. De esta forma, su análisis es más conservador que la proyección del mismo ministro Enrique Paris quien ha señalado que esto se podría lograr a fines de junio.

-¿Cómo se logró el acuerdo para la colaboración científica entre la UC y Sinovac?

-La UC y Sinovac venían realizando un trabajo colaborativo y asociativo desde el 2019, gracias al trabajo científico que hemos desarrollado en la UC por casi dos décadas en torno a otras vacunas contra virus respiratorios. Este acuerdo de colaboración facilitó la implementación del estudio científico-clínico fase 3 de CoronaVac en Chile y articuló, junto al Estado, el aseguramiento de dosis para la población chilena. Este acuerdo dio lugar a algo muy importante, que fue la posibilidad de acceder de forma prioritaria y preferente, una vez aprobadas por las agencias regulatorias respectivas, a un suministro significativo de dosis de vacuna para su uso en Chile. Este derecho que consiguió la UC fue transferido en un 100% al Estado de Chile por medio de un convenio entre la Universidad Católica y el Ministerio de Salud, que pone a disposición del Ministerio esta opción. Esto permitió que nuestro país pudiese asegurar un suministro temprano y prioritario de un número considerable de vacunas para los próximos meses, gracias al trabajo conjunto que nace de ciencia académica de la UC y la convicción de los Ministerios de Ciencia, Salud y Relaciones Exteriores de aprovechar la oportunidad que cristalizó desde esta colaboración científica.

La colaboración y asociatividad entre distintos grupos de investigación, tanto nacional como internacional, permiten un avance gigantesco en conjunto con la participación del Estado y del sector privado”.

-¿Cuál ha sido la experiencia del trabajo asociativo entre Chile, China, Brasil y otros países para evaluar a Coronavac?

-Creo que este es el comienzo de una forma diferente de hacer ciencia, basada fuertemente en la asociatividad y colaboración entre distintos estamentos, tanto públicos como privados y académicos. Esta forma de funcionamiento es y será muy importante para poder resolver problemas sanitarios actuales y para estar preparados para emergencias sanitarias en el futuro. Justamente el rápido avance en el desarrollo de vacunas contra SARS-CoV-2 resultó de un trabajo científico, clínico y regulatorio con gran asociatividad y colaboración, el cual hemos participado muy activamente desde Chile con otros países que están evaluando CoronaVac, así como con otras entidades involucradas en el desarrollo y acceso de vacunas, como PATH. Este trabajo ha implicado grandes esfuerzos por parte de la comunidad científica, como también la dedicación plena de las diferentes entidades regulatorias de cada país, que ha significado importantes esfuerzos gubernamentales, así como el interés y compromiso ciudadano. Ratificamos algo que siempre hemos pensado: la colaboración y asociatividad entre distintos grupos de investigación, tanto nacional como internacional, permiten un avance gigantesco en conjunto con la participación del Estado y del sector privado. Gracias a esta sinergia hemos podido ser testigos de uno de los avances científicos más notables de nuestra historia, que es el desarrollo en tiempo récord de vacunas que son seguras y eficaces para controlar una pandemia. Para nosotros en la UC esta colaboración ha sido una gran experiencia, y que Chile haya sido considerado en este trabajo asociativo se debe a la calidad de la ciencia que se realiza en nuestro país. 

-Los estudios en distintos países sobre esta vacuna muestran distintos resultados de eficacia. ¿Por qué se producen estas diferencias? ¿Cuál es el más completo de estos estudios?

-Coronavac está siendo evaluada en estudios de fase clínica 3 en 4 países de manera independiente (Brasil, Turquía, Indonesia, China y Chile). Como el diseño de cada uno de estos estudios es independiente, cada país ha reportado sus resultados interinos de eficacia: Turquía reportó un 91%, Indonesia un 65% y en el caso de Brasil, se reportaron varios valores de eficacia, dependiendo del tipo de cuadro clínico que se considera. Se reportó un porcentaje de 50,38% de eficacia global, que incluye al grupo de personas que presentaron enfermedad muy leve y que no necesitaron atención médica. Al analizar la eficacia de la vacuna para prevenir casos leves y severos (que requieren atención médica y hospitalización respectivamente) esta fue de un 78% para prevenir casos leves y de 100% para prevenir los casos moderados o graves de COVID-19, en el grupo de vacunados respecto del placebo.

En rigor, es difícil comparar objetivamente los valores de eficacia cuando se trata de estudios con diseños y criterios distintos, como ha sido el caso de vacunas para COVID-19. Factores que pueden influir en la determinación de la eficacia son los criterios de definición de caso COVID-19 utilizados, el tipo de población objetivo, el momento epidemiológico que se vive en las zonas donde se realizan los estudios, así como la pesquisa de infección por PCR y la población objetivo estudiada. Por lo tanto, se requiere cautela al pretender comparar valores de eficacia obtenidos desde estudios independientes, que varían en todos estos factores. Es importante destacar también que los resultados de eficacia se obtienen en estudios clínicos muy controlados, sin embargo, el efecto de la aplicación de una vacuna de manera masiva en una población también tiene un efecto clave en la reducción de los casos de la enfermedad, por lo que se espera que el efecto de la vacunación masiva, independiente del nivel de eficacia calculado para las vacunas aprobadas para su uso en Chile, sea significativo.

-Estudios arrojaron un promedio de eficacia de un 78% para infecciones leves. ¿Qué significa esto en el proceso de vacunación en Chile?

-Esto significa que en las personas que reciban las 2 dosis de CoronaVac se espera que su posibilidad de desarrollar un cuadro clínico leve, si se contagia con coronavirus, se reduce en un 78%. También se espera que la posibilidad de desarrollar un cuadro grave se reduce en un 100%. Sin embargo, es importante que las personas vacunadas sigan manteniendo las medidas de autocuidado, uso de mascarilla, lavado de manos y distanciamiento físico. La vacuna no evita la infección, sólo disminuye la enfermedad.

-¿Cuáles son las ventajas y desventajas de CoronaVac respecto a otras vacunas adquiridas por el país?

-Las ventajas de CoronaVac, desde el punto de vista inmunológico, es que al ser una vacuna de virus inactivado contiene todas las proteínas virales, montando una respuesta inmune más integral, que podría reconocer a todos los componentes del virus. Esto también es beneficioso frente a la aparición de variantes o cepas nuevas de SARS-CoV-2, dado que la respuesta inmune inducida por la vacuna no está dirigida solamente a un componente viral. Por otro lado, facilita la logística de almacenamiento y distribución, ya que requiere el uso de un refrigerador normal y que su temperatura oscile entre los 2º y 8º C para ser conservadas. Esto también agiliza la logística de distribución a cada rincón de nuestro país.

Las ventajas de CoronaVac, desde el punto de vista inmunológico, es que al ser una vacuna de virus inactivado contiene todas las proteínas virales, montando una respuesta inmune más integral, que podría reconocer a todos los componentes del virus”.

-Un estudio preliminar realizado por investigadores brasileños indicó que CoronaVac es eficaz para las variantes británica y sudafricana, pero otra evaluación indicó que no tiene efecto en la amazónica. Frente a la posibilidad de que esta última cepa llegue al país: ¿Cuál sería la opción para proteger a la población?

-Estos resultados son más bien preliminares, con pocas muestras, por lo que requieren un estudio más acabado. Por lo tanto, es necesario continuar con los estudios científicos necesarios para evaluar la capacidad de la respuesta inmune inducida por Coronavac para neutralizar cada una de las variantes de SARS-CoV-2 que han ido apareciendo. Por eso es tan importante el estudio científico-clínico que estamos haciendo en Chile, porque permite conocer de primera fuente y en nuestra población las características de la inmunidad que produce Coronavac. Además, es muy importante que se refuercen los protocolos que ha implementado la autoridad sanitaria para las personas que ingresen al país y así pesquisar tempranamente si algún sujeto está contagiado con esta variante u otra, previniendo la propagación de estas nuevas variantes en nuestro país.

-Hay estudios preliminares que demuestran que una sola dosis de una vacuna de ARN bastaría para inmunizar a una persona que se infectó del Sars-CoV-2. ¿Cuál es la respuesta de CoronaVac, que tiene un virus inactivado, frente a estos casos?

-El contar con varias alternativas de vacunas seguras y eficaces contra COVID-19 es positivo, dado que la inducción de respuesta inmune por medio de una vacuna se ha evidenciado como una necesidad para disminuir la enfermedad causada por el Coronavirus. Es importante enfatizar que es fundamental cumplir el esquema de vacunación indicado para cada vacuna, por lo que si el esquema indica dos dosis, esto se deben cumplir. Los estudios clínicos se han realizado con esos esquemas y han demostrado que la inmunidad y protección se alcanza con el esquema sugerido para el uso en la población. Es importante recalcar la necesidad de recibir la segunda dosis, ya que la evidencia científica sobre el porcentaje en su eficacia se basa al recibir la segunda inoculación. Es importante también insistir que, a pesar de haber recibido una o dos dosis de la vacuna, la persona debe mantener las medidas de autocuidado, como el lavado de manos, uso de mascarilla y distanciamiento físico, dado que ninguna vacuna aprobada hasta ahora es 100% eficaz. Las vacunas en general previenen los casos severos de enfermedad y no necesariamente evitan que nos contagiemos con el virus.

-¿A qué se debe el liderazgo de Chile en vacunación?

-El liderazgo y el éxito que ha demostrado Chile en el proceso de vacunación masiva se debe a que nuestro país cuenta con una cultura histórica en materias relativas a la inmunización y esto va acompañado a la gran red y experiencia que tiene también nuestro sistema de salud, ya que cada año ejecuta el Programa Nacional de Inmunización con una cobertura cercana al 95% en muchas de sus vacunas. Me parece un logro notable de nuestro país, que ha sido destacado por medios internacionales. El compromiso ciudadano, en particular de las personas adultas mayores, es claramente destacable.  Pienso que estamos viviendo un momento histórico, donde ha quedado en evidencia que gracias a la colaboración y asociatividad del mundo científico y médico, junto a entidades gubernamentales como los Ministerios de Salud, Ciencia y de Relaciones Exteriores, así como  los gobiernos locales (municipios) y regionales, más el sector privado, Chile hoy puede contar con un gran número de dosis de vacunas para su compatriotas, que logrará salvar vidas y nos permitirá avanzar hacia el control de la pandemia. También cabe destacar la contribución de la Atención Primaria de Salud, los consultorios y CESFAM al proceso y la participación ciudadana, que ha permitido que desde los primeros días de iniciada la campaña de vacunación haya sido todo un éxito. Esto se debe a nuestra historia como país en la ejecución y el desarrollo del Plan Nacional de Inmunización, el que siempre ha contado con una red que permite una alta cobertura y la participación ciudadana.

-¿El éxito de la campaña de vacunación contra Covid-19 en Chile sería el mismo sin CoronaVac?

-El éxito de la campaña de vacunación se debe en gran medida a que podemos contar con un número muy significativo de vacunas, gracias al convenio entre la UC y Sinovac, cuyos derechos de suministro temprano, prioritario y preferente fueron transferidos al Estado de Chile en un 100% por medio de un convenio entre la UC y el MINSAL, de manera que la gestión fue realizada por completo por parte del Gobierno. La UC sigue con la ejecución del estudio científico-clínico que nos entregará información muy relevante respecto a la vacuna. Estas gestiones se complementan muy bien con nuestra historia exitosa de inmunizaciones masivas, como lo demuestra la erradicación de la viruela en Chile, 27 años antes que en el resto del mundo y también nos posicionamos como el tercer país del mundo en erradicar la Poliomielitis. Estos ejemplos demuestran la gran cultura que existe en nuestro país en materia de inmunizaciones.

Todas las vacunas que han recibido aprobación para uso de emergencia continúan en estudios científicos y clínicos. Vienen a continuación estudios de efectividad o de fase 4, los cuales son necesarios para evaluar los resultados de la vacunación a nivel poblacional”.

-¿Cuál ha sido su rol en lograr que la vacunación se haya logrado con eficiencia?

-Si bien mi rol ha sido ayudar a coordinar y dirigir la ejecución del proyecto UC-Sinovac, hemos conformado un equipo en la UC que incluye a académica(o)s de las Facultades de Ciencias Biológicas, de Medicina y Química, que incluyen a las Dras. Susan Bueno y Katia Abarca, y los Drs. Pablo González y José Vicente González. Además, participan investigadora(e)s básicos y clínicos de las Facultades de Ciencias Biológicas y Medicina, así como una serie de instituciones universitarias y hospitalarias en la RM y la V Región. El apoyo de las autoridades de la Dirección Superior y de las Facultades de la UC ha sido clave para poder sacar adelante este proyecto. La ciencia chilena cuenta con una gran credibilidad por parte de la ciudadanía y de los colaboradores internacionales, lo que ha permitido avanzar en el desarrollo científico y clínico de vacunas contra el COVID-19. Creemos que la entrega de información oportuna y con base científica ha facilitado la confianza que la ciudadanía requería para que la vacunación masiva a la fecha sea todo un éxito.

-¿Cómo se siente respecto al proceso de vacunación, hoy elogiado a nivel mundial?

-Nos sentimos satisfechos y optimistas por lo avanzado hasta el momento, pero al mismo tiempo con mucha cautela. Todas las vacunas que han recibido aprobación para uso de emergencia continúan en estudios científicos y clínicos. Vienen a continuación estudios de efectividad o de fase 4, los cuales son necesarios para evaluar los resultados de la vacunación a nivel poblacional. Sin embargo, como equipo académico y científico estamos felices de haber aportado desde el área del conocimiento a un avance tan significativo y que esto sea reconocido por la ciudadanía como un beneficio que viene a salvar vidas. Nuestro rol ha sido 100% académico y científico, sin ningún tipo de participación económica o comercial.

-¿Cuándo podría alcanzarse la inmunidad de rebaño en Chile?

-Para lograr este objetivo debemos inmunizar con las dos dosis a lo menos al 70-80% de la población, lo que implica contar con dosis disponibles y mantener la tasa de vacunación que llevamos. Si este proceso se ejecutara sin inconvenientes, se esperaría que la inmunidad de rebaño pudiese alcanzarse en el tercer trimestre de este año. Todo esto depende de que sigamos contando con las dosis de vacunas necesarias y además con la adhesión ciudadana al proceso de vacunación masiva poblacional. Esperamos sinceramente que este esfuerzo se traduzca en un control de la pandemia, junto a otras medidas que será necesario mantener por todo este año al menos, como el uso de mascarilla, lavado frecuente de manos y distanciamiento físico.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podamos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO

También te puede interesar:

Cerrar mensaje

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podamos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO