Publicado el 8 junio, 2021

Elecciones en Perú e impugnaciones: “Simpatizantes de candidatos temen la proclamación de un Presidente por malas prácticas y no por voluntad popular”

Autor:

Maolis Castro

Los peruanos cuentan voto a voto para definir a su próximo Presidente. La analista Alexandra Ames dice a El Líbero que los ciudadanos viven una especie de “montaña rusa”, ante los cambios en los resultados y al instalarse la idea de la posibilidad de fraude.

Autor:

Maolis Castro

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Nada está definido en Perú. La estrecha diferencia de votos entre los candidatos Pedro Castillo (Perú Libre) y Keiko Fujimori (Fuerza Popular) abrió un camino de incertidumbres en el país. Hasta anoche, y con el 95,624% de actas procesadas y 94,243% de actas contabilizadas, el candidato de izquierda se alzaba con un 50,259% frente a la derechista e hija del ex Presidente Alberto Fujimori, que tenía un 49,741% del apoyo de los votantes, según el boletín de la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE).

Alexandra Ames, jefa del Observatorio de Políticas Públicas de la Escuela de Gestión Pública de la Universidad del Pacífico, no recuerda unos comicios presidenciales tan polarizados. “Somos el país con mayor tasa de mortalidad por Covid, y después de la pandemia se evidenció la desigualdad social… Esto crispó más la situación, al no tener un Estado eficiente o capaz, donde la crisis económica golpeó a los más vulnerables”, dice en entrevista con El Líbero.

Frente a las horas de tensión, la analista política y electoral aconseja ser prudentes y confiar en el sistema de sufragio peruano.

-¿Qué hace falta para saber quién será el próximo Presidente de Perú?

-Tenemos que esperar que se terminen de contabilizar las actas procesadas. En este momento, estamos por encima del 94%. Estas actas se irán procesando en el transcurso de este lunes y martes, a medida que vaya contabilizándose la información que llega de la zona rural del país y los votos del extranjero.

El problema no es solo el 6% faltante por procesar, sino que también hay actas impugnadas -todavía no tenemos información de cuántas-. Pero, al estar impugnadas, estas no se cuentan, sino que se espera unos días más que el tribunal especial encargado pueda resolver y verificar si procede o no la impugnación y, entretanto, si se cuenta o no esta votación.

Si bien los cambios de las actas que están impugnadas en estos procesos electorales suelen ser pocos, lo cierto es que estamos en una situación en que cada voto cuenta y, por tanto, no creo que vayamos a tener una respuesta oficial en el transcurso de los días.

-¿Cómo funcionan los reconteos y las reclamaciones?

-Las actas que se arman en cada mesa de votación determinan cuántos votos tuvo cada candidato, cuántos son blancos y viciados. Todos los miembros de la mesa verifican esto, más los personeros de los partidos.

Cabe destacar que no todas las mesas de votación en Perú tienen personero, pero en los casos que sí ellos tienen que verificar que no existe ningún problema. De identificar algún problema de forma, por ejemplo donde falta una firma o no se acreditó correctamente a un personero o miembro de mesa, se procede a una impugnación, la cual puede hacer un miembro de mesa o los personeros que no están de acuerdo con la contabilidad de esta mesa.

Este es un porcentaje muy mínimo, pero también se utiliza como una práctica política para eliminar los votos mayoritarios de una mesa. Es decir, si un candidato tiene el 85% de los votos puede utilizar alguna práctica en función a las reglas electorales y sostener que existe un problema de forma, y esta mesa se detiene, se observa y podría hasta eliminarse, dependiendo de lo que se determine. Por eso es que en el transcurso del proceso electoral se han identificado algunas cédulas que habían estado marcadas con lapicero en alguna parte de la hoja, eso anula esa cédula. Si alguien vota con esa cédula, sin haberse dado cuenta de esto, esa cédula no sirve.

Esta forma de impugnación también es utilizada como una práctica política para anular alguna mesa, generalmente donde hay mayor cantidad de votos del opositor.

Se necesita esperar unos días a que se resuelvan estos temas y, en función de esto, ya se procede a contabilizar el 100% de las actas y se emite un informe, el cual se publica, y adicionalmente las autoridades correspondientes del proceso electoral emiten el comunicado oficial para proclamar la elección de uno u otro candidato.

Si bien los cambios de las actas que están impugnadas en estos procesos electorales suelen ser pocos, lo cierto es que estamos en una situación en que cada voto cuenta y, por tanto, no creo que vayamos a tener una respuesta oficial en el transcurso de los días”.

-¿Cuánto puede demorar este proceso y cómo afecta el ambiente político?

-Eso dependerá de la cantidad de mesas impugnadas. Todavía no tenemos suficiente información sobre eso. Pero es importante saber que, en el caso de que las elecciones sigan tan apretadas, debemos esperar los resultados oficiales porque cualquier factor podría cambiar el escenario.

Tenemos que esperar varios días, probablemente a fin de semana o tal vez la siguiente, podríamos tener un resultado oficial. Al no tener una brecha o diferencia más grande entre ambos candidatos puede generarse una incertidumbre muy grande entre sus simpatizantes. En días anteriores se había estado hablando sobre la posibilidad de un fraude. De hecho, simpatizantes de cada partido se plantaron afuera de los locales de las organizaciones políticas. Están muy nerviosos por los resultados que, además, están cambiando constantemente. La primera fotografía que nos mostró un sondeo inicial arrojó que Keiko Fujimori ganaba por muy pocos votos; pero luego, unas tres horas después, había un primer conteo de actas que, de una muestra territorial, inclinó a Pedro Castillo como posible ganador.

Esto es una especie de montaña rusa para los ciudadanos, y particularmente para los simpatizantes más cercanos de ambas organizaciones políticas en donde cada información que sale ha generado muchos cambios en los resultados. Esto causa mucho nerviosismo, sobre todo porque aquí ya se conocen bien estas prácticas de la impugnación para anular los conteos, así simpatizantes de uno u otro lado temen sea proclamado un Presidente bajo estas malas prácticas y no necesariamente de la voluntad popular.

-El candidato Pedro Castillo pedía defender el voto en la calle. ¿Hay motivos para desconfiar del sistema electoral de Perú?

-Tenemos que reconocer que nuestra institucionalidad democrática es muy débil e incipiente; pero si hay algo que hemos logrado conquistar en las últimas décadas, tras la salida de Alberto Fujimori del poder, es justamente la legitimidad de un proceso electoral. Los ciudadanos no deben temer, porque no hay posibilidad para un fraude electoral. Sin embargo, es comprensible que, dado el resultado tan ajustado, se piense que se puede dar  ganador a alguien bajo el método de la impugnación y no necesariamente bajo la voluntad popular.

Es importante mencionar que las autoridades electorales van a saber reconocer evidentemente errores de forma y van a identificar y reconocer los votos emitidos por la población electoral.

Esto genera mucho nerviosismo, sobre todo porque aquí ya se conocen bien estas prácticas de la impugnación para anular los conteos, así simpatizantes de uno u otro lado temen sea proclamado un Presidente bajo estas malas prácticas y no necesariamente de la voluntad popular”.

-Hay analistas que indican que el conteo rápido de Ipsos al 100% coloca en la más alta probabilidad de triunfo a Pedro Castillo, pese al resultado ajustado, ¿cuáles son los votos que benefician a cada uno de los candidatos? 

-El conteo rápido hecho por Ipsos es muy eficiente, y nunca falló en las segundas vueltas en Perú. Pero, como esta vez tuvimos un resultado tan estrecho, todavía hay posibilidades de que la situación sufra un revés. No me atrevería a dar un pronóstico. Sin embargo, viendo las proyecciones y analizando qué población electoral es la que les falta contabilizar, efectivamente Pedro Castillo tiene una ligera ventaja sobre Keiko Fujimori.

“La fragmentación imposibilita el camino hacia la gobernabilidad”

-Sobre la estabilidad del Perú. ¿Hay posibilidades de que el Congreso pueda boicotear al próximo gobierno?  

-Hay muchas posibilidades, y eso es muy peligroso y preocupante. No se trata de que los ciudadanos acepten los resultados, sino también que el ganador o ganadora acepte los resultados y muestre apertura para trabajar en conjunto, bajo consenso, con el fin de sacar adelante al país.

Debemos trabajar en un proyecto nacional para las demandas de todos, por eso será necesario trabajar con estos dos líderes de la mano. Lamentablemente, el Congreso al tener parlamentarios de diferentes equipos políticos, nuevamente la fragmentación imposibilita el camino hacia la gobernabilidad o la facilidad de aprobar las leyes que se necesiten para que el Ejecutivo pueda hacer bien su trabajo.

En estos últimos cinco años hemos tenido cuatro Presidentes, porque se instauraron, y dos Congresos. Se instauró una práctica muy peligrosa para la estabilidad política: de amenazas entre el Ejecutivo y el Parlamento, de cerrar el Congreso, de bajar Presidentes. Esto le hace daño al país, y espero que los congresistas electos puedan ser conscientes de ello. No obstante, el panorama no es alentador.

-¿Cuál de los dos candidatos sería más vulnerable ante un eventual boicot del Congreso?

-En una sociedad conservadora, como la peruana, y muy centralista o limeña, va a ser más fácil que se mantenga el estatus quo en vez de pretender cambiar todo de manera radical. En ese sentido, más oposición podría encontrar Pedro Castillo. No solamente ya tiene una gran oposición en el Congreso, de diversos partidos, que se oponen al cambio radical que él propone, sino también una oposición desde el lado de la prensa, el sector empresarial, y esto no ayudaría al clima social, en general.

Se instauró una práctica muy peligrosa para la estabilidad política: de amenazas entre el Ejecutivo y el Parlamento, de cerrar el Congreso, de bajar Presidentes. Esto le hace daño al país”.

-¿Cuán peligrosa es la polarización experimentada en Perú?

-La polarización es peligrosa para la gobernabilidad en Perú. También es peligroso porque nos hemos dividido, no solamente entre dos ideas opuestas, sino que estas ideas opuestas que representan a dos tipos de población. De alguna manera tenemos dividida a las regiones del interior del país versus Lima, a las clases altas versus las clases bajas. Esto evidentemente no es sano para una sociedad y tampoco para la gobernabilidad, en general.

No es una polarización cualquiera respecto a una idea, sino que es una especie de división entre clase, división entre territorios y esto nos hace mucho daño y, por tanto, hay una gran responsabilidad de quien entre a la Presidencia para poder enarbolar, justamente, la unión o pacificación y reconstrucción de un proyecto nacional que nos identifique e incluya a todos.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podamos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO

También te puede interesar:

Cerrar mensaje

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podamos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO