Publicado el 9 septiembre, 2020

El último intento del Gobierno por retomar el Acuerdo Nacional por La Araucanía

Autor:

Emily Avendaño

Tres ejes tiene el Acuerdo Nacional por el Desarrollo y la Paz en IX Región: voluntad de diálogo, acuerdo y búsqueda de paz; reconocimiento y valoración de la diversidad cultural; y el desarrollo de la zona a través del Plan Impulso. Si bien este programa fue anunciado en septiembre de 2018, y puesto en marcha por el ministro Alfredo Moreno, ayer lo retomó la ministra de Desarrollo Social, Karla Rubilar, al informar la creación del Comité Wallmapu, una instancia interministerial que sesionará todos los martes a las 9:00 am, dirigida por el Presidente Sebastián Piñera. A esto se suma la presencia de representantes de los tres poderes del Estado hoy en el Füta Trawün convocado por el Consejo de Lonkos y la Corporación Nacional de Machi.

Autor:

Emily Avendaño

¿Debiese llegar a más gente El Líbero?

Si tu respuesta es afirmativa, haz como cientos de personas como tú se han unido a nuestra comunidad suscribiéndose a la Red Líbero (0.5 o 1 UF mensual). Accederás a eventos e información exclusiva, y lo más más importante: permitirás que El Líbero llegue a más gente y cubra más contenido.

SUSCRÍBETE AHORA
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

La ministra de Desarrollo Social, Karla Rubilar, informó de la primera reunión formal del Comité Wallmapu, una instancia dirigida por el Presidente Sebastián Piñera, que la integran cuatro ministros, un subsecretario y las autoridades regionales de La Araucanía y la Provincia de Arauco. “Es un comité para La Araucanía, Arauco, el Wallmapu, para poder enfrentar de manera integral todo el trabajo que estuvo materializado en el Gran Acuerdo por la Paz y el Desarrollo de la Araucanía que el Presidente lanzó en la IX Región durante el año 2018”, especificó Rubilar.

Para desarrollar ese acuerdo se tuvo como base lo propuesto por la Comisión Asesora Presidencial liderada por el obispo Héctor Vargas durante el año 2017, y el entonces ministro de Desarrollo Social, Alfredo Moreno -quien también hace parte del Comité Wallmapu-, tuvo cientos de reuniones a lo largo de 150 días con distintos actores de la IX Región, incluyendo a líderes mapuche, víctimas de la violencia rural y empresarios. El programa se construyó sobre tres ejes que ayer fueron recordados por Rubilar: voluntad de diálogo, acuerdo y búsqueda de paz; reconocimiento y valoración de la diversidad cultural; y el desarrollo de la zona a través del Plan Impulso. Este último punto incluye una inversión de US$ 8.043 millones de 2018 a 2026, en alrededor de 500 proyectos. 

Si bien todo parecía estar encaminado, la muerte del comunero mapuche Camilo Catrillanca durante un operativo de Carabineros el 14 de noviembre de 2018, el fracaso de la consulta indígena, suspendida en julio 2019 sin pasar la primera etapa, y la salida de Moreno de la cartera de Desarrollo Social; llevó muchos de los planes al congelador y esta es la agenda que ahora el Gobierno intenta rescatar. 

Cercanos al Comité Wallmapu explican que se trata de un “reinicio”, en el que se están revisando los diversos aspectos comprometidos en el Plan Araucanía para conocer en qué punto están y qué se debe hacer para avanzar. Algunos de los temas son de índole legislativo, como el reconocimiento constitucional, otros, aseguran, están prácticamente hechos y otros se han realizado y no se conocen; mientras hay asuntos que sí quedaron completamente detenidos. Agregan que esto es así pues el programa abarca una diversidad de temas que, en primer lugar apuntan, al reconocimiento, respeto y acercamiento a la cultura mapuche y de la región, porque es un plan que abarca toda la zona. “Hay muchas iniciativas, están todas por escrito y lo que se está es en la investigación sobre en qué punto está cada cosa para volver a echarlo a andar”, resumen.

El Comité lo integran los ministros de Desarrollo Social, Karla Rubilar; de Obras Públicas, Alfredo Moreno; de Interior, Víctor Pérez, y de Justicia, Hernán Larraín, así como el subsecretario de Interior, Juan Francisco Galli, en coordinación con las autoridades regionales de La Araucanía y la Provincia de Arauco. Se reunirán todos los martes a las 9:00 am y, de acuerdo con Rubilar, la instancia tiene el mismo peso del Comité Covid-19.

“Nuestro esfuerzo está basado en los lineamientos que se presentaron en 2018 en el Plan Araucanía. Nos interesa avanzar en la búsqueda y en la voluntad de diálogo”, reiteró Rubilar. “Tenemos una deuda pendiente en la que tenemos que avanzar y tenemos que ser capaces de concretar avances que son esperados durante muchos años no solamente por los pueblos originarios, sino también por todo Chile”, apuntó la secretaria de Estado.  Y terminó con un «chaltumay», que en mapudungun significa «gracias»

Las señales del Gobierno

La ministra también anunció que asistirá al parlamento o Füta Trawün convocado por el Consejo de Lonkos y la Corporación Nacional de Machi, en representación del Presidente Piñera, encuentro que se realizará hoy en Carahue. Al respecto dijo que esto “es parte de los múltiples diálogos que queremos realizar en las diferentes comunidades y con los diferentes interlocutores válidos que existen en la región y en la provincia de Arauco. Nos interesa escuchar a todos quienes tengan algo que decir sobre cómo construir este camino de diálogo y paz. También nos interesa avanzar en concretar una protección para quienes han sido víctimas de la violencia rural en la Araucanía”.

Desde el más reciente cambio de gabinete el Gobierno ha dado varias señales de que busca retomar la agenda indígena, primero con la designación de Ana Millanao Contreras como Jefa de la Unidad de Coordinación de Asuntos Indígenas (UCAI), la primera indígena y mujer en ocupar el cargo. Más recientemente con la entrega del Premio Nacional de Literatura 2020 al escritor mapuche Elicura Chihuailaf. Sobre ese reconocimiento el ex ministro José Antonio Viera-Gallo indicó en el programa Mirada Líbero en Agricultura del 7 de septiembre: “Es un gran reconocimiento personal y a la cultura mapuche la del Premio Nacional de Literatura a Elicura Chihuailaf. Es una introducción a la cultura mapuche. Me parece muy significativo que haya sido reconocido en este gobierno. Podríamos hacer, como él mismo señala, un diálogo más profundo para la interculturalidad”.

Ahora, a raíz de este parlamento convocado por lonkos y machis también ha habido señales. El 4 de septiembre cuando desde el Consejo de Lonkos y la Corporación de Machi asistieron a La Moneda los participantes del encuentro notaron varios aspectos. “Fue un momento histórico porque es la primera vez que nuestras legítimas autoridades territoriales y ancestrales fueron recibidas en una misma mañana por los tres poderes del Estado. A su vez, la bandera chilena estaba junto a la bandera mapuche en el Salón Azul, donde recibe a los máximos dignatarios del mundo. Esa mañana se hizo una rogativa y las sillas estaban dispuestas en círculo. Eso da la sensación de que hay disposición. Esta era una tecla que no se había tocado: que nuestras autoridades fueran a emplazar al Estado y ser recibidos de buena manera. Se está cambiando el paradigma de cómo llevar esto. Ya no va a ser una política de gobierno, sino de Estado, lo que también se ve al haber varios ministerios involucrados”, afirma Rodrigo Huenchuman, presidente de la Fundación Manke, quien se contaba entre los asistentes.

Además de Rubilar, por el Congreso confirmó su asistencia al Füta Trawün el presidente de la Cámara de Diputados Diego Paulsen y la Corte Suprema estará representada por el Presidente de la Corte de Apelaciones de Temuco. Mientras, del Senado al cierre de esta nota aún no había confirmación. El director del Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) Sergio Micco también estará presente en la reunión ya que el instituto hará las veces de «observadores de buenos oficios». 

José Cariqueo, lonko de Pidima y vicepresidente de Agetrans Mapu, aseguró que este encuentro es un primer paso, pero igualmente importante. “Nosotros convocamos a los tres poderes del Estado, fuimos muy bien recibidos y esperamos que estén presentes”. Relevó que el punto más importante a abordar es el “desarrollo”. 

Los puntos a tratar

A su salida del encuentro con el Presidente el viernes, los participantes de la reunión emitieron un comunicado en el que enumeraban los 12 puntos que se revisarán hoy, en los que aparecen el reconocimiento constitucional; oficialización del idioma en los territorios del Wallmapu, en todos los niveles educacionales; la discusión de la Ley de Patrimonio Cultural Indígena; reconocimiento y validación por parte del Estado a la autoridad ancestral del machi y el lonko; creación del “estatuto del machi y salud intercultural”; participación y presencia en los poderes del estado en lo que respecta y afecta al pueblo mapuche en los territorios del Wallmapu; implementar la zona franca mapuche; entre otros. 

“Estos 12 puntos son transversales. No responden a intereses particulares y representan al pueblo mapuche. La agenda que se puede reactivar con medidas a corto plazo, con símbolos, con señales concretas, como la oficialización del Mapudungun, decretar un feriado. También hay proyectos que duermen en el Senado, por ejemplo el reconocimiento constitucional, está en carpeta la zona franca mapuche, la propuesta de una ley de patrimonio cultural indígena. Más allá del tiempo, es la voluntad. En ese punto el Estado ya ha dado una primera señal, pero esta señal debe materializarse con hechos, con legislación”, propone Huenchuman.

Para Carlos Llancaqueo, abogado y vicepresidente de la fundación intercultural Aitué, esta convocatoria busca hacer las cosas de manera distinta y que esta vez sean las organizaciones civiles las que propongan una solución a los poderes del Estado. “Eso significa que la propuesta va a ser consecuencia del diálogo de las autoridades ancestrales del pueblo mapuche, lo que va a permitir elaborar un camino o una hoja de ruta tal vez diferente al que históricamente ha planteado el Estado, que hasta el momento no ha tenido los frutos esperados. Al invertir el orden de los factores podemos acercarnos de otra forma, a través de un diálogo distinto, desde la sociedad civil, desde las organizaciones tradicionales del mundo mapuche; ese puede ser el principio del inicio de una solución a este problema que aqueja a La Araucanía”.

Llancaqueo coincide en que hay que plantearse metas de corto, mediano y largo plazo, y en la importancia de que todos los asistentes estén “hablando el mismo idioma”. No obstante, apunta como uno de los aspectos más importantes que el Estado reconozca la existencia de los pueblos indígenas. El segundo punto que subraya es que se ataquen las causas de la pobreza, “porque esa es una de las causas de la frustración, y aprovechándose de la necesidad algunos grupos violentistas tratan de capturar a personas para su causa en función de la pobreza y de las promesas incumplidas por parte del Estado, por lo tanto hay que atacar la pobreza sí o sí. La pobreza se ataca con desarrollo económico y eso está en la línea con establecer una propuesta de zona franca o franquicia tributaria para atraer inversiones a La Araucanía. Junto a eso los inversionistas requieren seguridad, que debe brindar el Estado y que hoy no existe porque lamentablemente la violencia es continua, y ese es un punto central: la seguridad. No hay desarrollo, ni inversión sin seguridad”.

Divisiones internas

No todos en el pueblo mapuche están satisfechos con la forma en que se gestó este encuentro. Para algunos hubo “apresuramiento” de la reunión, lo que terminó por deslegitimar el parlamento para un sector.  

A partir del viernes, luego del encuentro de los mapuche con el Presidente se han emitido tres comunicados en rechazo al encuentro. Por un lado una facción dentro del mismo Consejo de Lonkos que preside Aniceto Norín, escribió que “no es aceptable bajo ningún concepto usar el nombre de nuestro Consejo de Lonkos con el afán de emitir juicios personales, sin fundamentos y sin respaldos de las comunidades, lo que solo desprestigia el buen funcionamiento de las organizaciones territoriales de lonkos mapuches, que tanto costó construir”. Una delegación de representantes mapuche de Purén, Imperial, Galvarino y Villarrica advirtió que si el Presidente iba a la Araucanía habría movilizaciones. Por su parte, los lonco de Carahue indicaron que se trata de “un grave error lo que están cometiendo estos oportunistas de apellido mapuche que buscan provecho propio, y que dicen querer ‘Parlamentar’ con un Gobierno que no tiene la aprobación de su propia ciudadanía”. 

Desde la región afirman que prefieren esperar los resultados del encuentro y ver la representatividad de quienes asistan para poder medir su eficacia.

No obstante, desde otros sectores afirman que esto es normal en un pueblo tan “horizontal” como el mapuche en el que cada lof tiene sus propios representantes. Recuerdan que una polémica similar ocurrió cuando el lonko Aniceto Norín apareció fotografiado con el Presidente en junio de 2018.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

¿Debiese llegar a más gente El Líbero?

Si tu respuesta es afirmativa, haz como cientos de personas como tú se han unido a nuestra comunidad suscribiéndose a la Red Líbero (0.5 o 1 UF mensual). Accederás a eventos e información exclusiva, y lo más más importante: permitirás que El Líbero llegue a más gente y cubra más contenido.

SUSCRÍBETE AHORA

También te puede interesar:

Cerrar mensaje

¿Debiese llegar a más gente El Líbero?

Si tu respuesta es afirmativa, haz como cientos de personas como tú se han unido a nuestra comunidad suscribiéndose a la Red Líbero (0.5 o 1 UF mensual). Accederás a eventos e información exclusiva, y lo más importante: permitirás que El Líbero llegue a más gente y cubra más contenido.

Suscríbete