Actualidad Informativa es presentado por:
Publicado el 20 de septiembre, 2016

El segundo semestre “rojo” que habría en 2017 por la entrada en vigencia de la reforma laboral

Autor:

Uziel Gomez

El abogado laboral Jorge Arredondo prevé que los conflictos entre empleadores y trabajadores se judicializarán, y advierte que la legislación aprobada tiene importantes vacíos legales.
Autor:

Uziel Gomez

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Un complicado “embarazo”  de 20 meses tuvo la reforma laboral en el Congreso, en que fue impugnada, incluso,  por el Tribunal Constitucional y generó rechazo transversal en el mundo empresarial y sindical, pero su “nacimiento” podría ser igual  o aún más complicado.

Ello, porque el 1 de abril entrará en vigencia la ley 20.940 que “moderniza el sistema de relaciones laborales”, según el nombre que le puso el gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet a la polémica reforma que impulsó la ministra del Trabajo, Ximena Rincón.

Los principales cambios respecto de la legislación laboral vigente son que elimina el reemplazo de los trabajadores en huelga, establece servicios mínimos que se pueden prestar, amplía la cobertura de la negociación colectiva y el derecho a la información de los sindicatos, simplifica la negociación colectiva y establece un piso mínimo de beneficios, entre otros.

La Dirección del Trabajo deberá hacer los dictamines interpretativos de la nueva ley, lo que podría generar otra fuente de conflictos, tal como ocurrió con la reforma tributaria.

El segundo semestre “rojo” que traería la reforma laboral

jorge-arredondo-abogadoPero el aterrizaje de dicha reforma tendría varias complicaciones, a juicio de Jorge Arredondo, director del grupo laboral del bufete Albagli & Zaliasnik, quien advierte tres vacíos legales en la ley aprobada.

No creo que haya más conflictos laborales, lo que creo es que va a generar más incerteza porque se va a empezar a negociar aspectos a tres años sin tener claridad. No se sabrá cuáles serán los márgenes de maniobra. Más que ver conflictos con empresas paralizadas o mayores huelgas -que en Chile las duraciones  son pequeñas y  el problema principal son las paralizaciones ilegales-, no creo que haya una proliferación de paralizaciones sino que aumentarán las incertezas”, plantea Arredondo.

El profesional agrega que la gran duda será cómo se solucionará la extensión de beneficios para los trabajadores no sindicalizados, ya que hoy en día es una facultad del empleador, y con la nueva ley, se requerirá del acuerdo del sindicato. Por ello, cabe preguntarse, bajo qué supuestos las partes estarán interesadas para arribar a ese acuerdo. “No veo que haya empresas tomadas y paralizadas, sino una judicialización buscando certezas”, concluye.

Los vacíos legales de la ley

El abogado asegura que la legislación aprobada tiene varios vacíos legales, como el estatuto de los grupos negociadores, a propósito del requerimiento del fallo del Tribunal Constitucional. “Hay muchas dudas respecto de si  se va a permitir esa forma de interacción entre la empresa y un grupo de trabajadores, no al alero de un sindicato”, sostiene.

El profesional explica que cuando se tiene un derecho hay que tener la vía para ejercerlo, y que los seis dictámenes interpretativos de la Dirección del Trabajo, que ha anunciado el director nacional, no incluyen a los grupos negociadores, sino los equipos de emergencia y los servicios esenciales.

“La ley entra en vigencia el 1 de abril, pero los equipos de emergencia, como el sindicado provee trabajadores mientras se ejecuta la huelga, es un aspecto sobre el cual sindicatos y empresas deben acordar previo el inicio de la negociación colectiva”, señala Jorge Arredondo.

-¿La entrada en vigencia de la reforma generará más huelgas?

-Es uno de los aspectos más controversiales. No tengo como saber si habrá más huelgas, pero tengo la sensación de que habrá más controversias a propósito de la confección de los equipos de emergencia y el alcance de qué debe entenderse por los servicios mínimos. Sindicatos y empresas deben acordar, antes de empezar la negociación colectiva, cómo se proveerá trabajadores en caso de una huelga. Antepones un problema. Hoy la empresa solicita el equipo de emergencia que presta los servicios mínimos al sindicato una vez ejecutada la huelga, con la reforma se antepone el problema y sindicatos y empresas deben acordar este equipo en las áreas específicas que requieren que se provean de trabajadores para hacer frente durante la huelga.

-Pero no todas las empresas tendrán servicios mínimos…

-Exactamente, depende del tipo de empresa que sea. Y ahí la ley da ciertos parámetros. Esos servicios esenciales no implican productividad, es decir, que la empresa siga produciendo sino que producto de la huelga se ponga en peligro otro bien jurídico. Esa es la lógica de los equipos de emergencia. El problema que veo que si la empresa y los sindicatos no llegan a acuerdo, interviene la dirección regional del Trabajo, y lo que dictamine se puede recurrir ante la dirección nacional. No hay, supuestamente, recurso judicial. El conflicto que veo que se radica en la autoridad administrativa laboral que resuelva respecto de aspectos económicos sobre los cuales no tiene competencia. La DT ha dicho que creará una unidad especial de servicios mínimos, donde detectará distintas áreas y licitará estudios para ver qué empresas caen en estos supuestos. La autoridad laboral, que tiene un rol fiscalizador, se tendrá que especializar enen aspectos agrícolas, ganaderos, transportes, etc, a objeto de analizar si el servicio prestado se encuentra dentro de los supuestos que consagra la ley. A la larga, el problema es que radicas un conflicto donde hay contraposición de derechos fundamentales en un órgano administrativo. Por un lado está la libertad de empresa y, por otro, el derecho fundamental a huelga, que resolverá una autoridad administrativa laboral en aspectos especialísimos en los cuales no tiene competencia para hacerlo.   No sé a quién deja contento la reforma. Si escuchas a los gremios de empresarios dicen que es prosindical, y los sindicalistas más radicales dicen que no es ningún avance para los derechos de los trabajadores. A los trabajadores les prometieron derechos pero terminará en judicialización. Al final, todo terminará en tribunales.

-¿Cuál es el tercer vacío legal de la reforma?

-Las huelgas con las famosas adecuaciones necesarias. No habrá reemplazo interno ni externo. Así está en la ley. La única facultad que se le permite al empleador es modificar los turnos u horarios de trabajadores no sindicalizados o efectuar adecuaciones necesarias. ¿Y qué es adecuación necesaria? ¿Para qué se incluyó este concepto? Eso quedará a interpretación de los tribunales. Lo más relevante es cómo la DT interpretará las normas.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: