La no discriminación del Estado y el resguardo del derecho preferente de los padres a educar a sus hijos forman parte de los principales propósitos de la Confederación de Padres y Apoderados de colegios Particulares Subvencionados de Chile (Confepa). En conversación con El Líbero, la presidenta y vocera de la organización Erika Muñoz habló sobre sus principales banderas de lucha como la libertad de educación, de enseñanza, además del rol que ha tenido el Gobierno y la Convención en estos temas.

La excandidata a constituyente por el distrito seis ha estado involucrada en la organización desde 2011 e, incluso, participó de la vocería de otros movimientos como «Con mis hijos no te metas». Años más tarde, Muñoz llegó al Ministerio de Educación (Mineduc) como asesora en materias asociadas a la Ley de Inclusión.

–En 2018 debió dejar la presidencia de Confepa para entrar al Mineduc, ¿qué acciones impulsó desde ese espacio?

–Yo entré a cargo del área de padres y apoderados, algo que en realidad no estaba tan definido. Al llegar al Ministerio de Educación –en mi experiencia como mamá, como dirigente social– busqué fomentar la participación ciudadana al interior de los establecimientos educacionales y conectar a los apoderados con las políticas públicas que se estaban implementando en el Mineduc. Se hicieron diálogos, la idea fue un puente para recoger todas las opiniones y la visión que tenían los apoderado en cuanto a las medidas que el Gobierno está implementando.

–¿En ese tiempo estuvo apartada de la organización?

Me mantuve al margen, directamente no fui parte porque otras personas tomaron la vocería. Durante esos dos años y medio, tres años, tuvimos dos voceras diferentes, pero nunca dejé de estar involucrada porque sigo siendo apoderada. Si bien es cierto no estuve en la dirigencia, seguí siendo un apoderado más que apoyaba la organización desde otro ámbito y para poder ampliar al diálogo con otras organizaciones, fortalecer vínculos con agrupaciones de la sociedad civil que es lo fundamental para desarrollar un país en democracia.

–¿Qué hizo que retomara la vocería? Siendo que además recientemente fue candidata a la Convención.

–Fui candidata pensando en la importancia que tiene levantar la defensa, la bandera de lucha de la educación, sobre todo en política pública cuanto más en una nueva constitución. Nos dimos cuenta  en la elección a la Convención que varios representantes ya habían dejado claro que ellos no están de acuerdo con mantener la subvención y el sistema particular subvencionado y lo hablaron abiertamente, bandera que nosotros defendimos durante tantos años. Nos formamos en 2011 y de ahí hemos luchado por la educación de nuestros hijos, por el derecho preferente de los padres, la libertad de enseñanza, algunos constituyentes nos manifestaron querer dejar fuera o eliminar… de hecho el 26 de agosto ellos votaron en contra de mantener esos dos derechos como fundamentales consagrados en la Constitución.

–En el Congreso ya aprobada la Ley de Garantías de la Niñez, pese a un fallido veto presidencial, desde el movimiento «Con mis hijos no te metas» del que usted también fue vocera han sido enfáticos en rechazar varias de sus definiciones, ¿cuál es la visión de Confepa sobre esto?

–Son dos organizaciones diferentes de la sociedad civil. Como Confederación de Padres y Apoderados representamos a diversas familias cuyo objetivo es defender el derecho a elegir de los padres en la educación que queremos para nuestros hijos donde el Estado no haga discriminaciones ni en los aportes, ni en los privilegios tampoco. Si bien es cierto, tengo mi visión acerca de la Ley de Garantías de la Niñez, como presidenta y vocera de la organización, nos moviliza la diversidad, la posibilidad de darle a los padres una mejor educación a nuestros hijos porque es lo único que les va a generar un mejor futuro. Tengo mi opinión, pero creo que la diversidad de familias que nosotros tenemos también puede conllevar una dificultad entre una cosa y otra, por eso nosotros no nos hemos involucrado más allá de pensar y hacer defensa de los derechos preferentes de los padres y no ver a los niños como un sujeto de derecho por sobre los derechos de sus padres. 

Las peticiones a la Convención Constitucional

–¿Cuál será el rol de la Confederación de Padres y Apoderados de Colegios Particulares Subvencionados de Chile frente al proceso de elaboración de un proyecto de nueva Constitución?

Es importante destacar que en este proceso tan fundamental que vive Chile donde se está definiendo nuestra institucionalidad; es indispensable la incorporación de ideas desde las organizaciones de la sociedad civil. Hoy día nosotros tenemos claro que el cambio que va a dar nuestro país, ese mismo proceso nació desde la sociedad civil diciendo que las autoridades, el Congreso, el mismo Gobierno nos estaba abandonando en nuestras opiniones, en nuestras ideas que estaban siendo totalmente olvidadas. 

–¿Qué principios piensan instalar en el debate?

–Primero, es importantísimo que las organizaciones tomen el rol que les corresponde y aportar desde la diversidad, seamos actores relevantes en este proceso. Así como existe la visión de los académicos, expertos, investigadores, de los políticos, queremos que sea escuchado el rol de las familias de Chile porque tenemos mucho que decir y, en ese sentido, queremos dialogar con los constituyentes de todos los sectores porque la educación no tiene que ver con derecha o izquierda, al contrario es un tema transversal.  Segundo también que se permita la libertad de enseñanza que no es otra cosa que existan diversos proyectos educativos que estén acorde a las necesidades de nuestros hijos.

Queremos luchar para que quede consagrado el derecho a la no discriminación arbitraria que el Estado comete contra nuestros hijos que estudian en el sistema particular subvencionado sobre los diversos beneficios que el Estado da como aporte a, por ejemplo, campeonatos deportivos al que solo tienen acceso los alumnos de colegios municipales. La discriminación en la entrega de dispositivos en el programa Yo Elijo mi PC, Yo me Conecto para Aprender donde en los municipales se les entrega al 100% de los alumnos, en cambio en los particulares subvencionados piden requisitos que no los cumplen todos aún con igual vulnerabilidad, entonces nuestros hijos no están siendo con los mismos derechos. Ese derecho base de la no discriminación arbitraria tiene que estar consagrado.

Queremos dialogar con los constituyentes de todos los sectores porque la educación no tiene que ver con derecha o izquierda, al contrario es un tema transversal».

–¿Se han contactado con algún integrante o comisión de la Convención?

–Por Ley de Lobby ya solicitamos participar y exponer en la Convención. Enviamos nuestra solicitud, y nos respondieron que nos van a enviar la fecha. Hemos hecho algunos contactos informales con algunos convencionales constituyentes, estamos revisando, gestionando y realizando diálogos locales y regionales, incluyendo las diferentes realidades de Chile, no solo la mirada de la directiva ni centralista desde la Región Metropolitana, sino las diversas miradas que hay en nuestro país que son transversales.

Queremos llevar a la Convención la voz de padres y apoderados que viven en diferentes zonas, también en las más extremas por eso no es solamente una mirada geográfica. También queremos poner en nuestro diagnóstico y nuestra petición que podamos llevar aquellas comunidades de apoderados que tienen hijos en escuelas especiales. Más del 90% de escuelas especiales son particulares subvencionadas porque el Estado no ha podido llegar a esos lugares. Nosotros queremos que fluya desde la transversalidad, pero también desde la horizontalidad entendiendo que la Confepa es pluralista y no estamos dirigidos por una ideología específica.

–¿Cómo llegan a esos lugares? ¿Tienen delegados en regiones? 

Tenemos dirigentes en regiones, pero también nos hemos sumado a otros movimientos. Nos hemos reunido en diferentes regiones de manera online con padres y apoderados, estamos haciendo capacitaciones, hay apoderados que también son abogados que nos están respaldando en la visión que hay de esta reforma y de estos cambios constitucionales que se vienen, pero también tomando un bus. 

Queremos que fluya desde la transversalidad, pero también desde la horizontalidad entendiendo que la Confepa es pluralista y no estamos dirigidos por una ideología específica».

–La Comisión de Reglamento de la Convención rechazó una indicación para agregar varios derechos a ser abordados en la futura Comisión de Derechos Fundamentales, entre ellos la ‘libertad de enseñanza y derecho preferente de los padres a educar a sus hijos’. ¿Qué lectura hacen de eso?

Para nosotros es una decepción. La primera palabra que yo puedo usar para eso es decepción cuando escucho la opiniones de padres y apoderados en diferentes partes del país, porque los ciudadanos le dimos el poder a estos constituyentes para que representaran nuestras demandas y lo primero que hicieran es resguardar nuestros derechos, entonces, cuando nos enfrentamos a una Convención que nos dice ‘no, no vamos a dejar mencionado y resguardado el derecho preferente de los padres, tampoco la libertad de enseñanza’, nos están dando con la puerta en la cara y yo cuando veo la expresión de los padres y empiezan las inquietudes de por qué están haciendo esto y no hay, porque no existe argumento ni sólido ni válido que pueda explicarlo.

–¿Van a seguir intentando que se incluya?

–Esa es la lucha hoy. Nosotros lo vemos como el inicio de lo que viene, pero estamos a tiempo porque si hay una génesis de querer eliminar el derecho preferente de los padres nosotros vamos a salir, no solamente a hablar con los constituyentes, sino también a manifestarnos para que ellos entiendan que es un derecho inherente de las familias. Ellos no nos pueden decir a nosotros que el Estado, que un funcionario público de turno tenga el derecho sobre nuestros hijos y que, incluso, sabe hacerlo mejor que nosotros, que las miles de familias diversas de Chile que luchan por criar y educar a sus hijos. Nosotros no lo damos por perdido, esa es la bandera que vamos a levantar y la vamos a defender.

Cuando nos enfrentamos a una Convención que nos dice ‘no, no vamos a dejar mencionado y resguardado el derecho preferente de los padres, tampoco la libertad de enseñanza’, nos están dando con la puerta en la cara».

–Si esta preferencia no la tienen los padres, ¿qué significa que la tenga el Estado?

–Imagínate que el Estado estuviera decidiendo sobre nuestros hijos, sobre dónde educar, qué modelo de educación se acomoda cuando ni siquiera los conoce. De hecho, ya tenemos en Chile un método de admisión escolar de la reforma que hizo la expresidenta Bachelet que ya nos quitó el derecho y manda a nuestros hijos a una tómbola virtual y asigna los colegios aún nosotros teniendo la posibilidad de poner una preferencia. Y, esta opción está porque la Constitución consagraba el derecho preferente de los padres, imagínate sin tenerlo consagrado, el Estado se va a hacer cargo, o sea, el gobierno de turno va a cargar con la educación de nuestros hijos, además de la formación y crianza. Esto va mucho más allá de lo que podamos imaginar sobre los impactos que tiene. 

 

 

Deja un comentario

Cancelar la respuesta