Actualidad Informativa es presentado por:
Publicado el 30 de junio, 2019

El juez que votó a favor que Mina Invierno continuara sus faenas

Autor:

Bastián Garcés

Respaldo a los informes técnicos entregados por instituciones medioambientales, y cuestionamientos a la proporcionalidad de la prohibición de las tronaduras bajo los 100 metros, y al impacto en las actividades científicas y económicas. Estos fueron los argumentos que dio el presidente del Tribunal Ambiental de Valdivia, Iván Hunter, en su voto de minoría en el fallo que decidió mantener la medida cautelar impuesta a la minera.

Autor:

Bastián Garcés

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Diez páginas dedicó el presidente del Tribunal Ambiental de Valdivia, Iván Hunter, para argumentar su voto de minoría en la decisión que resolvió mantener la medida cautelar sobre Mina Invierno, la que prohíbe que la carbonífera pueda realizar tronaduras -operación en la que se fragmenta la roca a través de explosivos colocados en su interior para obtener minerales-, bajo los 100 metros sobre el nivel del mar. Imposición tomada para evitar que las actividades dañaran los fósiles que se puedan encontrar en el lugar.

La decisión que se tomó a través de un fallo divido, de dos votos a favor y uno en contra, mantuvo la cautelar impuesta en contra del proyecto ubicado en Isla Riesco, en la Región de Magallanes, el pasado 27 de marzo. Una medida que, según la minera, ha significado el despido de al menos 230 trabajadores en lo que va del año.

A raíz de esto, Mina Invierno -que pertenece a los grupos Copec (Angelini) y Ultramar (Von Appen)-, ha asegurado que de mantenerse este medida, la viabilidad económica del proyecto podría peligrar. Marcos Buchi, presidente de la firma, comentó en conversación con CNN que «si la medida cautelar se mantiene, efectivamente, va a haber una actividad muy mínima a noviembre de este año«. Además, la carbonífera ha sostenido que sus faenas no causan un daño al medioambiente, y que su cuidado es compatible con el desarrollo económico.

Este último punto fue uno de los argumentos que entregó el magistrado Iván Hunter al momento de dar su voto en minoría, que se muestra a favor de levantar la medida contra la minera. De hecho, en el cuarto considerando de su postura, el juez sostiene que «la protección del medio ambiente que subyace en la regulación de la tutela cautelar debe concebirse como un interés preponderante, pero en ningún caso excluyente a otro tipo de intereses» y agrega que la «tensión entre el progreso y el medio ambiente que ha de apostar por no renunciar al primero pero sin sacrificio del segundo«.

En esa misma línea, Hunter sostiene en el documento que el proyecto fue calificado favorablemente por las Resoluciones de Calificación Ambiental del Servicio de Evaluación Ambiental (SEA), razón por la cual Mina Invierno «cumple con la normativa ambiental».

El impacto económico de la medida es otro aspecto que el juez analiza en su voto disidente. Hunter explica en el escrito que si bien ni la carbonífera ni los sindicatos de trabajadores pudieron acreditar debidamente los despidos realizados por la prohibición, esto no significa que el «tribunal deba prescindir de la valoración del impacto social que puede significar la cautelar».

Si la actividad se paraliza, más aún en los estratos en que existe mayor potencial, la consecuencia inmediata será que no habrá más extracción y rescates de improntas fósiles, con el consecuente perjuicio para la actividad científica», explica en su voto el juez Hunter.

Para el presidente del Tribunal Ambiental de Valdivia «la medida de prohibir las tronaduras por debajo de los 100 metros sobre el nivel del mar constituye, en la práctica, una verdadera medida de paralización y/o detención de una actividad«. En ese sentido, Hunter sostiene que la prohibición impide llegar al mineral en sectores en los que el carbón se encuentra debajo del límite, algo que tal «como lo reconoce el voto de mayoría en el considerando 9°, la empresa solo podrá extraer el 60% del carbón planificado para el año 2019, y tras esto, no podrá seguir operando».

El juez afirma, en su argumentación, que «se impide ejecutar la actividad incluso cuando los estratos fosilíferos más relevantes se encuentran muy por debajo del límite de los 100 metros». Algo que no solamente impacta a la propia empresa sino que «además producen impactos económicos y sociales que son consecuencia normal de la paralización».

Aunque para Hunter el desarrollo económico no sería el único perjudicado por la prohibición impuesta por el tribunal. El interés científico, afirma el magistrado, también se vería afectado por la medida cautelar porque a través de las tronaduras es posible rescatar fósiles. «Resulta evidente que la evaluación ambiental del proyecto no busca eliminar todo el riesgo de destrucción, pérdida, deterioro o intervención de los componentes paleontológicos existentes en la Mina Invierno, sino que éstos no sean significativos en cuanto a magnitud», explica en el texto el presidente del Tribunal Ambiental de Valdivia.

La medida de prohibir las tronaduras por debajo de los 100 metros sobre el nivel del mar constituye, en la práctica, una verdadera medida de paralización y/o detención de una actividad», plantea el presidente del Tribunal Ambiental de Valdivia.

Para sostener este punto, el magistrado cita informes realizados tanto por el Servicio de Evaluación Ambiental como por el Consejo de Monumentos Nacionales (CMN). En la argumentación se recuerda que el SEA concluyó que «el tamaño de los fragmentos producidos tras dicha actividad (la primera tronadura realizada), permite evidenciar que no existen mayores riesgos de pérdida de información o daño al material paleontológico» y se menciona que un informe realizado por el  CMN afirma que la actividad realizada por la carbonífera «no evidencia mayores riesgos de pérdida de información o daño a los materiales relevantes desde un punto de vista paleontológico que los generados en faenas de extracción sin la incorporación de fracturación previa mediante tronaduras. Incluso la tronadura puede favorecer la preservación de los bienes paleontológicos».

Razones por la cual «sin entrar al análisis de otros antecedentes de la evaluación, no es posible observar que la ejecución del proyecto esté afectando ostensiblemente el material fosilífero, de manera que justifique un actuar preventivo del tribunal».

El juez sostiene en su voto que Mina Invierno adoptó medidas originadas de la Resolución de Calificación Ambiental, entre las que se encuentran generar un plan de seguimiento paleontológico y monitorear las etapas del proyecto, entre otras. Además, la carbonífera tomó compromisos adicionales como aumentar la frecuencias de los informes de seguimiento paleontológico, proyectar dos visitas prospectivas mensuales en las áreas que cuenten con mayor cantidad de material fósil y continuar con las capacitaciones del personal de la mina directamente relacionado con el trabajo en el rajo con el fin de «activar un plan de contingencia que permita la evaluación y posible rescate por parte del equipo, durante las horas siguientes a un eventual hallazgo».

El magistrado también cuestiona el límite impuesto para realizar tronaduras, ya que «es un hecho indiscutido que las rocas que componen los diferentes mantos previos al carbón no son homogéneos, pues depende de la geología del rajo que es diferente en cada sector». Razón por la que, sostiene el presidente del Tribunal Ambiental de Valdivia, «habrá sectores en que dichos 100 metros sobre el nivel del mar son desproporcionados y para otros insuficientes».

En la misma línea, apunta en el texto a la proporcionalidad de la cautelar. Prohibición que, según argumenta, «no tiene un propósito de conservación, sino de permitir la realización de la actividad en términos de no afectar significativamente en magnitud a los fósiles de la formación Loreto existentes en la Mina Invierno», razón por la que prohibir las tronaduras «aparece como desproporcionada, al impedir la actividad por debajo de los 100 metros». De hecho, en uno de los puntos finales de su voto disidente, el magistrado afirma que «si la actividad se paraliza, más aún en los estratos en que existe mayor potencial, la consecuencia inmediata será que no habrá más extracción y rescates de improntas fósiles, con el consecuente perjuicio para la actividad científica».

Texto en el que el Tribunal Ambiental de Valdivia decide mantener medida cautelar contra Mina Invierno

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: