Actualidad Informativa es presentado por:
Publicado el 10 de diciembre, 2018

El hombre en el que pocos creían y que logró resucitar el poder de la DC en menos de un año

Autor:

Javiera Barrueto

Fuad Chahín, presidente de la Democracia Cristiana, hoy lidera un partido que se plantea como interlocutor del gobierno, sin grandes disidencias internas y desacoplado del resto de la ex Nueva Mayoría. ¿Cómo se dio este cambio? Postergar la discusión de la política de alianzas, crear comisiones de trabajo con parlamentarios y técnicos, y volver a la identidad DC, ha sido parte de la estrategia. A esto se suma que el próximo año tendrán la presidencia de la Cámara de Diputados.

Autor:

Javiera Barrueto

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Junto a Ángela Merkel y su sucesora en la CDU, Annegret Kramp-Karren, en el Congreso que esa colectividad realizó en Hamburgo, Alemania. Así coronó este año el presidente de la Democracia Cristiana, Fuad Chahín. Hasta allá viajó con el secretario general del partido, David Morales y las vicepresidentas Carmen Frei y Joanna Pérez. Según comentan desde la misma delegación, los representantes de la DC fueron saludados por las autoridades alemanas durante la ceremonia.

Un año en que el ex diputado ha transitado un camino que, desde diversos sectores, miran con interés, en el que ha puesto a la Democracia Cristiana como un factor de poder clave en el escenario político. Algo que hace seis meses, para muchos, se veía impensable cuando ganó la interna y asumió la dirección del partido.

Lo hizo frente a cerca de 400 militantes, con la mitad de la bancada presente en la ceremonia más la ausencia de tres de sus cinco senadores. Y no era algo extraño pues el ex diputado tomaba el liderazgo de una DC que venía de vivir el éxodo de figuras históricas como Soledad Alvear y Gutenberg Martínez.  Junto con ello, no se recuperaban aún de la debacle electoral del año pasado. Disminuyeron su número de diputados de 22 a 14, dejando atrás los días en que tenían la mayor cantidad de escaños en la oposición. A ello se sumaba la baja votación que recibió la colectividad en los comicios presidenciales: Carolina Goic alcanzó solo el 5,9% de respaldo.

Además, las elecciones del partido no estuvieron exentas de conflictos. Por esos días Chahín debía enfrentarse a la disidencia: los senadores Yasna Provoste, Ximena Rincón y quien amenazaba con medirse en las internas, Francisco Huenchumilla. En ese momento, un dirigente de la DC describía el escenario como de “dos palmeras en un mismo macetero”.

Finalmente, el ex intendente por La Araucanía desechó su opción para liderar el partido, sin embargo su figura se posicionaba para ser uno de los principales detractores y críticos a la gestión de Chahín. A eso se sumaba que el ex diputado venía de una derrota senatorial, no ser una figura conocida a nivel nacional, y que muchos apostaban porque la DC entraría en un «estado terminal».

Pero hoy el escenario dio un giro para la Democracia Cristiana. Se ha convertido en el principal interlocutor con el gobierno“Valoramos la actitud de la Democracia Cristiana que tomó una definición política de ser una oposición constructiva y republicana”, dijo el ministro de la Segpres en El Líbero-; se desacopló de sus pares de la ex Nueva Mayoría; la bancada presionó para que el ex intendente Luis Mayol dejara su cargo, y la amenaza de una disidencia en el Senado aún no se concreta. El escenario ha sido mirado con especial atención desde el Ejecutivo y su ex socios de coalición.

La «fórmula Chahín»: factor Frei, integración de figuras emblemáticas y perfilar a la colectividad

¿Cómo se logró este cambio? Varios son los factores que hacen que la Democracia Cristiana hoy sea objeto de editoriales y columnas de opinión. Una que se ha comentado en el partido es la que escribió a comienzos de semana Óscar Guillermo Garretón en La Tercera. «La DC ha comenzado a redescubrir su importancia. Todos se preocupan de sus posturas. Todos buscan negociar con ella. Se da el gusto de aprobarle cosas al gobierno y propinarle derrotas, como la renuncia del intendente Mayol en La Araucanía», plantea el economista del PS, ex Mapu.

El convocar a figuras emblemáticas de la DC, sumado a los técnicos y a parlamentarios para que participen en comisiones temáticas, ha sido un punto a favor para la actual mesa. Los trabajos sobre distintas materias, como previsional, tributaria, ambiental y laboral, han favorecido la “diferenciación” de la ex Nueva Mayoría. Y ha permitido que diversos sectores de la colectividad se sientan integrados.

Y en los próximos días la mesa debería recibir la propuesta en materia tributaria, área en la que han trabajado los economistas Jorge Rodríguez Cabello y Ricardo Ffrench-Davis; el ex ministro de Economía, Luis Felipe Céspedes. y el ex subsecretario, Alejandro Micco, entre otros.

En esas conversaciones programáticas también han participado algunos diputados como Pablo Lorenzini, José Miguel Ortiz, Raúl Soto, Matías Walker, Gabriel Silber y la senadora Carolina Goic. Interacciones que la han permitido a mesa mantener un “vínculo muy fluido con la bancada” a pesar de que Chahín no ocupa un escaño en el Congreso.

En esa misma línea, la mesa también está trabajando una metodología de diálogo político-técnico con Huenchumilla respecto de la coyuntura. Así esperan generar una metodología que se anunciaría en los próximos días.

Con este trabajo interno, han logrado desacoplarse de sus ex socios de la Nueva Mayoría. Tal es así que, a fines de octubre, el mismo Chahín junto al diputado Gabriel Silber llegaron hasta La Moneda para reunirse con el ministro Segpres, Gonzalo Blumel para conversar sobre la reforma previsional.

En ese mismo período la DC se convirtió en un factor determinante para que se aprobara el proyecto Aula Segura. De hecho el diputado DC, Mario Venegas, tuvo un rol clave para que la comisión de Educación de la Cámara aprobara la iniciativa íntegra a cómo se aprobó en el Senado.

Y si bien en materia programática ya han gestado un trabajo interno, aún no definen una política de alianza con los partidos de la centroizquierda. De hecho están fuera de la coordinación que ha impulsado Convergencia Progresista (PS, PPD y PR), algo que, por ahora, no le preocupa a la DC.

Ese «camino propio», dicen en el partido, ha significado mayor independencia y autonomía a la hora de tomar alguna decisión, transformándose en un actor «clave» tanto para el resto de la oposición como para el gobierno. “Lo primero era salir de la discusión de la política de alianzas, que estaba agotada, donde tenemos diferencias y postergarlo era clave”, señala un alto dirigente de la colectividad. Y ese fue el camino adoptado.

Explican desde Alameda 1460 que otro factor determinante ha sido la figura de Carmen Frei en la mesa. El que se haya tomado «la causa del Presidente Frei Montalva», ayudó a un «espíritu de cuerpo» y, de cierta forma, ayudó a «apagar» las voces de la disidencia interna. Esto, al tener públicamente, una sola postura ante el subsecretrario Luis Castillo.

A lo anterior se suma el despliegue de la mesa en las regiones y el reactivar la presencia en los medios de comunicación. «Eso hace que la DC vuelva a estar como un actor protagónico en la política nacional, después de que éramos la quinta voz», explica un dirigente.

Y 2019 agregará un nuevo punto a favor de la colectividad: tendrán la presidencia de la Cámara de Diputados, que estará a cargo de Gabriel Silber.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: