Publicado el 4 septiembre, 2020

El gran poder económico que queda al descubierto en inédita incautación de madera robada en Arauco

Autor:

Emily Avendaño

Carabineros de Arauco y Curanilahue incautaron el miércoles una carga de madera equivalente a 10 camiones, que era trasladada en seis de estos vehículos utilizando guías de movilización falsas. Los seis conductores fueron detenidos por uso malicioso de instrumento mercantil. Desde el sur del país celebran la noticia, pues el robo de madera es un delito que mueve entre 15 a 20 millones de dólares al año, de acuerdo con la Corporación Nacional de la Madera (CORMA). Los gremios de la región también confían en que estos hechos permitan retomar la discusión de un proyecto de ley que fortalece la fiscalización y persecución de este ilícito, que en julio fue rechazado por el Senado.

Autor:

Emily Avendaño

¿Debiese llegar a más gente El Líbero?

Si tu respuesta es afirmativa, haz como cientos de personas como tú se han unido a nuestra comunidad suscribiéndose a la Red Líbero (0.5 o 1 UF mensual). Accederás a eventos e información exclusiva, y lo más más importante: permitirás que El Líbero llegue a más gente y cubra más contenido.

SUSCRÍBETE AHORA
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Varias denuncias y querellas presentaron desde el mes de enero los representantes de la Forestal Comaco en la comuna de Arauco, por robo y hurto de madera. Una de estas acusaciones tuvo respuesta el miércoles cuando Carabineros de Arauco y Curanilahue, incautaron seis camiones que transportaban madera con guías falsas y detuvieron a cada uno de sus conductores, por uso malicioso de instrumento mercantil. 

“Desde enero están cosechando y robando, es un hecho”, informaron personas vinculadas a la empresa. “Estos camiones no es que vengan con guías falsas, vienen con madera robada y con guías falsas. Ellos venden después esta madera, no sabemos a qué clientes porque eso es parte de la investigación”, agregan. La denuncia de la forestal indicaba que habrían sustraído la carga de madera de 10 camiones de su predio, y era transportada en estos seis vehículos.

Se trata de un hecho inédito y “muy importante” para el sector forestal que se desarrolla al sur del país, porque es de un delito que ocurre desde hace tiempo y difícil de demostrar.

“Nosotros creemos que este tema se masificó, finalmente. Carabineros, las policías y las fiscalías están tratándolo como debió hacer siempre: con la premura, con la anticipación y con la dedicación que esto requería; porque nosotros tenemos certeza de que con esto se financia a los grupos violentistas. Es súper necesario que esta cadena se corte. Por lo tanto, el golpe que dieron en la zona de Arauco es potente y una señal para quienes se dedican al robo de madera. Las policías están actuando y eso era lo que nosotros pedíamos desde hace mucho rato”, subrayó René Muñoz, presidente de la Asociación de Contratistas Forestales A.G.

Datos de la Corporación Nacional de la Madera (Corma) indican que este delito tiene un mercado que mueve entre 15 a 20 millones de dólares al año. Además, calculan que en 2019 hubo un aumento del 60% en esta actividad, si se le compara con años anteriores. 

En mayo de este año, Juan José Ugarte, presidente de esta corporación, estuvo en la Comisión de Seguridad Pública del Senado en donde se discutía un proyecto de ley que fortalece la fiscalización y la persecución de los delitos de robo y hurto de madera en troza -que el 15 de julio fue rechazado por la Cámara Alta- y explicó que la inseguridad en la zona rural surge como resultado de ataques incendiarios, usurpación de predios, hurto y receptación de madera; pero serían los ilícitos relacionados con la madera los que constituyen la base del financiamiento de los otros hechos.

En el año 2019, declaró Ugarte, el volumen de recursos sustraídos ascendió a entre US$10 millones y US$15 millones, mientras el robo y hurto de madera en troza crecía 60% en los últimos dos años. Se trata de cifras mayores, pues de acuerdo con la Subsecretaría del Interior, la industria maderera chilena generó 113.000 empleos en 2018 y representa el 2,1% del PIB nacional. Y si se observa a nivel regional, en la Región del Biobío constituye el 15,8% del PIB; en la de Los Ríos el 15,1%; en La Araucanía el 8%, y en Maule el 5,9%. La industria, además, involucró el 9,1% de las exportaciones totales nacionales en 2018.

Según Corma, en La Araucanía una de cada cuatro familias está vinculada a la actividad forestal y en el Biobío son una de cada seis. 

Jorge Guzmán, presidente de la Multigremial de Biobío, explica que este tipo de incautaciones no son frecuentes. “Nos alegra mucho como Multigremial que se esté poniendo el foco en ese tema que lo hemos denunciado por mucho tiempo y por eso esta noticia es muy buena. Ahora, esperamos que los jueces hagan su labor porque hace poco más de un mes fueron detenidos terroristas en esa zona, en una camioneta con armas de alto calibre, y hace dos semanas le fue decretado el arresto domiciliario. No están en la cárcel donde debieran estar”, afirmó.

El modus operandi

Cuando se discutió la ley en Sala, el senador José García Ruminot dijo que «en la Provincia de Malleco tenemos 535 denuncias por este delito y si sumo las de Cautín llego a 848… Es un delito bastante recurrente en regiones del sur, es muy violento y perjudica diversas actividades económicas».

Muñoz, presidente de la Asociación de Contratistas Forestales, aseguró en la Comisión de Seguridad Pública del Senado que son los pequeños y medianos empresarios que operan para las empresas forestales las principales víctimas, pues sufren ataque a sus trabajadores y destrucción de su maquinaria. Enumeró que hasta mayo de este año como resultado de estos hechos se han destruido 581 equipos de trabajo y se han perdido 2.000 empleos. Dice también que existen 4 regiones comprometidas (Biobío, La Araucanía, Los Ríos y Los Lagos) y 35 comunas afectadas.

En conversación con El Líbero explica que los responsables “sacan la madera del predio y luego llegan a un punto en donde ‘blanquean’ la madera con guías de personas que están autorizadas para vender. Efectivamente, se produce esa cadena de comercialización, por lo que creemos que hay que atacar el problema de fondo: hay alguien que compra y alguien que vende. Hoy se está atacando la parte del que vende, pero también es interesante que se vea la parte del que compra”. 

Desde la Forestal Comaco también subrayan que esperan que otras empresas forestales no compren esta madera, pues hay un compromiso del sector de no incurrir en esto, tener claro el origen del producto «para que las mafias de robos de maderas terminen». 

El método para cometer este ilícito, que se lleva a cabo durante varios días e incluso semanas, consta de diversas etapas. La primera es la usurpación, recuperación o toma de un bosque o terreno; luego, el corte y producción de madera en el terreno; le sigue la aparición de un comprador que adquiere la madera y la traslada a canchas intermedias, satélites o hasta donde se encuentre algún posible comprador establecido; y es así como la madera llega a destino con una guía y un rol conocido. 

La Multigremial de la Araucanía reportó que en 2019 registró un significativo aumento de las usurpaciones en IX Región: hubo 4 en 2018 y 49 en el primer semestre de 2019. Según su Barómetro de Conflicto también fueron denunciados 2 usurpaciones en la Región de Los Lagos (comunas de Osorno y Calbuco) durante el segundo semestre de 2019.

Quienes conocen cómo se lleva a cabo este ilícito lo comparan con una “faena”. Destacan que existe una organización casi de tipo industrial, pues cuentan con camiones, retroexcavadoras, en algunos casos en los predios hay incluso protección de hombres armados, además del sistema de guías falsas. Según Corma, se han podido identificar 10 organizaciones que operan en torno al robo de madera.

“El robo de madera se ha constituido en una de las grandes fuentes de financiamiento de la violencia, del terrorismo y de la delincuencia en la Provincia de Arauco y en La Araucanía. Son grupos organizados que comercializan madera producto de usurpaciones de empresas forestales y también de muchos particulares. Son verdaderas mafias que están trabajando en la zona sur de la provincia de Arauco y en la provincia de Malleco en La Araucanía”, reiteró Muñoz. Para el representante de las contratistas forestales, lograr dar término a esta situación depende de los recursos y de los medios que tengan las policías para poder investigar este delito.

Falta de herramientas para perseguir este delito

El subprefecto Hugo Arriagada, jefe de la Unidad de Coordinación Estratégica Sur de la Policía de Investigaciones, manifestó ante la Comisión de Seguridad Pública del Senado, que históricamente este delito presenta dificultades en su investigación, ya que hay inconvenientes con la utilización del tráfico telefónico y de antenas. Por otra parte, está vetado para la PDI hacer control a vehículos de transporte de carga de madera, y solo pueden realizar estos controles cuando se advierte que se pudiera estar incurriendo en este tipo de ilícitos, en coordinación con Carabineros, SAG y CONAF. Otra dificultad, dijo Arriagada, es la falta de testigos, porque el sistema no entrega protección idónea para estas personas.

El subprefecto añadió que la conducta de hurto y robo de madera no se encuentra tipificada como delito, lo que complejiza la confección de estadísticas. Mientras que llegado el momento al Ministerio Público, por falta de capacidad, se le hace imposible custodiar vehículos, maquinarias o herramientas y las especies objeto del delito, que caen en comiso.

Para Guzmán la poca persecución de estos hechos obedece a “los recursos con que se cuenta y a que falta una ley específica que fije sanciones. El castigo no solo debería ser a quienes roban la madera y transitan con la madera robada, sino a los reducidores de ese material”. En ese sentido, el presidente de la Multigremial de Biobío, hizo un llamado de atención a los senadores. 

“Esto demuestra cuán equivocado está un sector del Parlamento que rechazó la ley que buscaba sancionar el robo de madera. Hay predios en La Araucanía y en el sector de Arauco que están absolutamente secuestrados por el terrorismo, por los delincuentes; en donde sus propietarios no pueden entrar y sacar la madera que hicieron crecer con su esfuerzo, con su dinero, con muchos años de trabajo y se la están robando delincuentes que están dedicados a financiar el terrorismo en la zona roja, en la zona de Arauco y de La Araucanía”, subraya Guzmán.

El proyecto que ingresó el 9 de agosto de 2018, por iniciativa del Presidente Sebastián Piñera, fue desechado en general durante la sesión del Senado celebrada el 15 de julio de 2020. El miércoles, cuando finalizó el paro de los camioneros, el Jefe de Estado mencionó que una de las leyes que se encuentran en el Congreso es la que busca combatir con más eficacia el robo de madera; que ahora están tratando que sea revisada por la Cámara de Diputados. 

“Esperamos que siga su curso para que sea un complemento importante para controlar definitivamente este tema, este delito que ocurre en la provincia de Arauco y en la provincia de Malleco”, coincide Muñoz. 

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

¿Debiese llegar a más gente El Líbero?

Si tu respuesta es afirmativa, haz como cientos de personas como tú se han unido a nuestra comunidad suscribiéndose a la Red Líbero (0.5 o 1 UF mensual). Accederás a eventos e información exclusiva, y lo más más importante: permitirás que El Líbero llegue a más gente y cubra más contenido.

SUSCRÍBETE AHORA

También te puede interesar:

Cerrar mensaje

¿Debiese llegar a más gente El Líbero?

Si tu respuesta es afirmativa, haz como cientos de personas como tú se han unido a nuestra comunidad suscribiéndose a la Red Líbero (0.5 o 1 UF mensual). Accederás a eventos e información exclusiva, y lo más importante: permitirás que El Líbero llegue a más gente y cubra más contenido.

Suscríbete