Publicado el 21 de noviembre, 2019

El día en que Camila Vallejo reivindicó la lucha armada

Autor:

Emily Avendaño

La diputada del Partido Comunista, que el martes presentó la acusación constitucional contra el Presidente Sebastián Piñera, en una entrevista en 2012 -durante el primer período de gobierno del Mandatario- afirmó: «Nosotros nunca hemos descartado la posibilidad de la vía armada, siempre y cuando estén las condiciones». En la ocasión, el dirigente de la tienda Guillermo Teillier afirmó que la entonces dirigente estudiantil se refería a «formas de desestabilización»; lo que forma parte de la estrategia planteada por el PC para este año. 

Autor:

Emily Avendaño

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Apenas empezaba el año 2012, Camila Vallejo no era diputada sino que vicepresidenta de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile (FECh). Lo que sí hacía en ese entonces y desde sus 19 años de edad era militar en las filas del Partido Comunista. 

Al momento de conversar con el diario El País de España despuntaba en popularidad, siendo que pocos meses antes era una desconocida. La estudiante se sentía «cansada física y mentalmente», tras liderar las manifestaciones estudiantiles de 2011. “La gente quiere que tenga respuesta para todo y tienen la expectativa de que voy a cambiar Chile, yo sola. En la calle me gritan: ‘¡Los apoyamos, no nos abandonen!’. Pero la responsabilidad es de todos. Yo soy solo una joven de 23 años…», se quejaba. 

Ocurrió entonces la pregunta de la periodista: “A diferencia de lo que ocurre en la actualidad, donde los comunistas están en el Congreso, durante la dictadura el partido tomó la vía armada…”. La respuesta de la ahora diputada fue controversial: “El pueblo tiene derecho a combatir en masa la violencia estructural que existe en la sociedad. Y nosotros nunca hemos descartado la posibilidad de la vía armada, siempre y cuando estén las condiciones”.

La respuesta causó reproches en el Congreso hacia los diputados comunistas, en particular al presidente del PC, Guillermo Teillier, quien respaldó a la dirigenta estudiantil. «Ella lo dice a su manera, porque no vivió la dictadura, no como nosotros, que vivimos teorizando al respecto. Pero lo dijo bien», aseguró el timonel de la tienda. 

Teillier insistió en que las palabras de Vallejo están dentro de la doctrina del partido. «Cuando se instaló la dictadura y se dio esa represión tan feroz, nosotros apelamos a la política de la rebelión como un derecho del pueblo. Nunca hemos pensado en generalizar la lucha armada en un país, sino que, más bien, formas de desestabilización». 

En defensa de Vallejo también salió el diputado Hugo Gutiérrez, quien matizó que el PC descarta utilizar la vía armada, «siempre y cuando la derecha garantice que no va a volver a exterminar a la disidencia política».

Los dichos de los dirigentes se condicen con la que ha sido la estrategia del partido y que ha quedado plasmada en sus documentos internos. En los textos que han salido tras reuniones del pleno de su Comité Central plantean la «politización del descontento», la utilización del movimiento estudiantil y sindical para «interrumpir» la agenda del Ejecutivo, además de llamados a paros y movilizaciones que «pueden trazar camino en la pérdida de conducción del gobierno, en el debilitamiento de su iniciativa y agenda legislativa».

Además, al leer las declaraciones públicas de la tienda, hechas durante este año, evidencian que su objetivo es instalar “un nuevo modelo de desarrollo”, aprovechando el descontento de la ciudadanía y las movilizaciones sociales de distinta índole. Así como fortalecer el rol de la CUT y la demanda por una nueva Constitución. “Va creciendo entre diversos actores sociales que el camino es la protesta, que hay que territorializarla y en momentos radicalizarla”, escribieron en el informe del XIII Pleno del Comité Central presentado en agosto. 

La idea de aplicar una acusación constitucional contra el Presidente Sebastián Piñera la instaló el PC el 23 de octubre. “Piñera debe responder. Él y su gobierno son los responsables de esta crisis. Impulsamos una acusación constitucional por severo abandono del estado derecho, con consecuencias graves para la sociedad y la democracia”, se lee en el último párrafo de una Declaración Pública hecha ese día. 

Desde el partido consolidaron ese objetivo el pasado martes, cuando 11 diputados, dos de ellos del Partido Comunista presentaron el libelo acusatorio. Según la diputada Carmen Hertz (PC), al Mandatario se le acusa por su presunta responsabilidad en «las graves y sistemáticas violaciones a los Derechos Humanos cometidas por agentes del Estado en el último mes».

Ayer, el Mandatario abordó el tema desde Valparaíso, hacia donde acudió para sobrevolar las zonas afectadas por los incendios forestales. «No tiene ningún fundamento, lo que el país necesita es unidad, acuerdos y soluciones a los problemas de los chilenos, además no aporta a nada», aseguró el Jefe de Estado. 

Los vaticinios de Vallejo en 2012

Vallejo estuvo en la reunión en la que se discutieron los últimos detalles del documento. «El presidente Sebastián Piñera debe responder ante todo Chile por la brutal represión con que ha tratado de acallar al movimiento social y su directa responsabilidad en las generalizadas violaciones a los DD.HH. #LaAcusacionVa”, escribió en su Twitter, aunque luego se restó de firmar el texto. También a través de la red social explicó sus razones: “No firmamos porque quienes lo hacen no pueden salir sorteados para la Comisión Revisora y queremos que esté la mayor cantidad de nombres de oposición para el sorteo”.

Finalmente, tres diputados de la oposición y dos de Chile Vamos integrarán la instancia, uno de ellos del PC: Boris Barrera. 

Se necesitan 78 votos a favor en la Cámara de Diputados para que esta acusación prospere, y luego 28 en el Senado; por lo que ha sido ampliamente criticada incluso dentro de la oposición. El senador José Miguel Insulza (PS), señaló que «una salida prematura del Presidente significaría ciertamente una decisión muy grave en este país. Me temo que eso pueda desencadenar situaciones mucho más complejas». En la misma línea, el senador Francisco Huenchumilla (DC), recalcó que «una acusación constitucional contra un Presidente, la pregunta que tengo que hacerme es si eso contribuye o no a los grandes objetivos que tenemos como país».

Sin embargo, desde las redes sociales de dirigentes del PC insisten en la acción y en mensajes contra el Mandatario. “Porque @sebastianpinera no puede eludir su responsabilidad al reprimir con la fuerza del Estado y a su vez criminalizar la protesta social; hay muertos, más de 6 mil detenidos y 384 acciones judiciales por homicidio, tortura, violencia sexual, lesiones y amparo. #PiñeraAcusado”, escribió Teillier. 

Daniel Núñez, firmante del PC de la acusación junto a Hertz, aseguró en la red social que “Piñera comprometió gravemente el honor de la nación”. Y en la cuenta oficial del partido compartieron: “El nunca más no es una frase, es un imperativo para el resguardo de la democracia. #PiñeraAcusado”. 

“Este movimiento es el puntapié inicial de un proceso social por el cual seguiremos trabajando. Queremos conseguir reformas estructurales en el sistema educativo, pero también la construcción de un país con mayores derechos y garantías por parte del Estado. La extinción del movimiento estudiantil no es una posibilidad”, vaticinó Vallejo al final de la entrevista ofrecida en 2012.

En el documento con las resoluciones del XXIV Congreso Nacional del PC, realizado en diciembre de 2010, se fijan los pasos para hacer un «gobierno de nuevo tipo» que adelantó la trama que el país vivió en 2011, cuando comenzaron las movilizaciones estudiantiles. En ese texto se leía, por ejemplo: “Demandamos una mayor presencia, lucha y acción movilizadora del movimiento juvenil, dinamizando y propiciando conflictos y rupturas sociales estudiantiles y territoriales”.

Y entre sus tareas plantean: «La profundización de lo militar como elemento componente de la política es una contribución histórico estratégica al desarrollo de la línea revolucionaria de los comunistas. Por tanto, debemos actualizar nuestra política a las tareas que demanda el cuadro político».

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: