Publicado el 25 de febrero, 2020

Doctor en Comunicación Pública: «El Festival de Viña debió haberse suspendido»

Autor:

Magdalena Olea

El académico la UDD, Alberto López-Hermida, analizó en La Mirada Líbero en Agricultura los hechos de violencia que marcaron el comienzo del evento musical. «Creo que todos lo días va a haber manifestación en el entorno previo y posterior al propio Festival de Viña (…). En materia de intensidad creo que puede empeorar», afirmó. Sobre Kramer señaló: «Me pareció una buena rutina con un punto negro, que fue esta suerte de apoyo a la primera línea». También se refirió a la campaña para el plebiscito de abril. «La franja no va a ser muy vista, sin embargo va a tener una caja de resonancia muy grande», apuntó.

Autor:

Magdalena Olea

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior suscríbete, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podemos ampliar nuestra labor.

SUSCRÍBETE AHORA
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

El domingo se realizó la primera jornada del Festival de Viña, y aunque el ingreso a la Quinta Vergara se desarrolló bajo relativa calma, en los alrededores hubo graves hechos de violencia como los ocurridos en el Hotel O’Higgins, donde una turba apedreó los vidrios del frontis y quemó cuatro autos estacionados ahí, obligando a evacuar a los huéspedes del recinto, incluidos artistas y músicos que se supone que participarían en la obertura y en las competencias de canciones. Además, hubo saqueos e incendios en el comercio de la comuna.

Para conversar sobre estos hechos, la periodista Magdalena Olea conversó en La Mirada Líbero en Agricultura con el doctor en Comunicación Pública y académico la UDD, Alberto López-Hermida, quien aseguró que «claramente no es raro que ocurriera lo que ocurrió, ni que la violencia vuelva y sea incluso mayor».

Además, el también columnista de El Líbero, se refirió a la campaña para el plebiscito de abril.

-¿Cómo evaluó la primera noche del festival?

-Era bastante previsible lo de la violencia , yo escribí en El Líbero precisamente una columna, argumentando que el tema de la violencia no iba a ser nada extraño. Sí efectivamente el festival propiamente tal resultó como espectáculo, no se escuchó ningún tipo de grito desde la gradería, etc, algo que puede ser perfectamente manejado con el audio en la señal de televisión, sin embargo, toda la violencia que hubo alrededor era previsible. En esa columna sostengo que la responsable es de la alcaldesa, yo soy de la idea que el festival debiese haberse suspendido.

-¿Cree que fue un error hacer el festival este año?

-Sí, porque es el escenario musical más grande de Latinoamérica, al menos todo el periodismo de espectáculo latinoamericano está con los ojos en Chile, en Viña, entonces es un vitrina bastante importante para las demandas sociales, si es que eso es lo que se busca con la violencia. Entonces claramente no es raro que ocurriera lo que ocurrió, ni que la violencia vuelva y sea incluso mayor.

-¿La violencia se va a ir repitiendo jornada a jornada?

-Sin duda, que se va a repetir. En materia de intensidad creo que puede empeorar, no sería raro…

Kramer basó toda su rutina en el estallido social, me pareció una buena rutina con un punto negro, que fue esta suerte de apoyo a la primera línea (..,), la misma primera línea que minutos antes había apedreado el Hotel O’Higgins y estaba lanzando autos desde un segundo piso en una automotora».

-La presentación de Stefan Kramer era complicada, por el humor y la referencia a los políticos. Imitó a Joaquín Lavín, a Francisco Vidal, Evelyn Matthei, al ministro de Salud, a la ministra vocera y a la ministra de Educación. También al mismo Presidente. ¿Que le pareció su rutina?, ¿hizo humor o hizo un punto político?

-El humor de Kramer siempre es social, con un tinte político. En todas sus rutinas, en la película, etc. ha imitado a políticos, entonces hubiese sido realmente extraño y criticable que no hubiese mencionado absolutamente nada ayer. Basó toda su rutina en el estallido social, me pareció una buena rutina con un punto negro, que fue esta suerte de apoyo y de buena reflexión respecto de la primera línea. Dijo algo así como que «gracias a la primera línea podemos marchar», y eso es un error, porque la misma primera línea es la que minutos antes había apedreado el Hotel O’Higgins, estaba lanzando autos desde un segundo piso en una automotora, apedrearon la municipalidadClaramente aplaudir a esa primera línea desde el escenario fue un error grave. Pero todo el resto de la rutina fue una rutina de Kramer, con imitaciones que claramente generaron una reacción de parte del público. Otra cosa es la discusión que uno tiene respecto al humor en política, burlarse del político.

-¿Qué tan complicado son los discursos y las referencias políticas, las referencia a la crisis, por parte de los artistas?

-Estamos todos con los sentidos hiperactivados, y el público de Viña no es una excepción. Estamos todos atentos a lo que digan artistas, y sobre todo los humoristas, que no hagan referencia a la actualidad también sería raro, el tema es cómo lo hagan. El humor en política siempre ha sido un tema bastante complejo, está siempre la idea de que hay que lograr que el humor sea una instancia en la cual no se critique a otra persona, no se le denigre, pero por otro lado el humor en política dispara principalmente a gente que es pública, que está abierta a ser objeto de críticas, comentarios. No me parece que en el caso de Kramer haya sido algo criticable su imitación, por ejemplo, al Presidente Piñera, creo que en otras rutinas ha tenido mucho mayor énfasis. En lo que sí podría ser criticable es reírse sobre sus defectos físicos, tics, etc. Pero una crítica política a los políticos me parece correcta.

-Los animadores y organizadores anunciaron que no iba a haber censura de ningún tipo a los artistas, ¿qué le parece esto?

-Si vas a hacer el festival, desde luego no puede haber pauta, menos para el humor, más allá de las pautas básicas de no burlarse de las minorías, etc. Ese es otro tema complicado, lo que vaya a pasar con Ernesto Belloni. Ya tuvo una reacción en redes sociales que no fue nada favorable.

-Había mucha preocupación por la realización del festival este año, se había encontrado material acelerante, también ha habido llamados a marchas y amenazas en redes sociales para “funar” el evento. ¿Qué cree que va a ocurrir en esta semana? ¿Cuáles son los principales riesgos? ¿Cuál sería el peor escenario?

-El peor escenario es que alguna noche termine por suspenderse el espectáculo, el domingo se suspendió la obertura, y ese día fue el Hotel O’Higgins, después podría ser otro hotel en donde estén las figuras principales que se presentan.

-¿Podrían ocurrir manifestaciones e incidentes dentro de la Quinta Vergara, por ejemplo?

-Bueno, al parecer funcionaron las medidas de seguridad que se han tomado, pero no sería raro. Sobre todo si el artista que está en el escenario incentiva a calentar aún más los ánimos. Soy de la idea que todos lo días va a haber manifestación en el entorno previo y posterior al propio festival de Viña, más allá de si lo vemos en la propia pantalla de televisión.

El peor escenario es que alguna noche termine por suspenderse el espectáculo».

-Aunque en la televisión daba la sensación de que había dos realidades paralelas. Por una parte, los noticieros mostraban la violencia y los incidentes en el Hotel O’Higgins, pero otros canales hablaba de la previa, y mostraba al público en un ambiente festivo… 

-Y esa es la gran crítica que han recibido los medios de comunicación, y de la cual tenemos que haceros cargo sobre todo los que trabajamos en una facultad de comunicaciones, pero efectivamente, el domingo uno veía televisión y era como que estuviesen pasando dos cosas. En unos canales no pasaba nada, y en otros canales se estaba quemando Viña.

La alcaldesa Reginato quiso mantener el festival, quiso estar ahí, y el riesgo lo está tomando ella».

-¿Que debieran hacer o cómo debieran reaccionar los animadores del festival, Martín Cárcamo y María Luisa Godoy, si ocurre una reacción del público que pueda ser adversa o que pueda tener algún vínculo con la crisis, o si ocurre alguna funa u otro problema?, ¿cómo ve el rol de los animadores este año, cuál debiese ser el tono y la forma de dirigir a los artistas y al público?

-Entiendo que han practicado escenarios de crisis, pero lo veo muy difícil, es un escenario en el que nadie quisiese estar. Los programas de espectáculo que hubo previo al festival ya hacía mención de que Martín Cárcamo debía estar con dolor de guata… El nerviosismo debe ser muy fuerte, de hecho se les notaba un poco tiesos al comienzo. Además, fue muy improvisado, con la suspensión de la apertura y la competencia internacional. Nadie quisiese estar en el papel de ellos, pero creo que lo han hecho bien. Por ejemplo una funa que le hagan a Belloni cuando le toque subirse al escenario va a ser muy difícil de controlar. Habrá que ver quién es el artista que viene después para ver si ese artista puede calmar la situación. También hay que ver si con el tema de la violencia no suspende un artista su presentación. No me extrañaría que Maroon Five se baje. Depende qué vean sus agentes, pero no me extrañaría que algún artista cancele si es que este clima de violencia continúa o si incrementa.

-¿Qué podría suceder con la alcaldesa Virginia Reginato, que ha estado envuelta en polémicas? ¿Podría tener problemas, enfrentar situaciones complicadas, o funas?

-Su situación es bastante delicada, el riesgo de que sufra alguna funa o crítica es muy alto, si es que la gente la ve. No veo que vuelvan a hacer el típico saludo a las autoridades. no veo a la alcaldesa saludando a la galería. El riesgo es muy alto, pero ella se lo buscó, ella quiso mantener el festival, quiso estar ahí, y el riesgo lo está tomando ella.

«La franja no va a ser muy vista, no va a tener buen rating, sin embargo va a tener una caja de resonancia muy grande»

-Este miércoles 26 de febrero comienza el período de propaganda para el plebiscito de abril. ¿En qué va la propaganda del Apruebo y del Rechazo a 3 días de que parta la campaña, y en qué consistirá este periodo de propaganda que se abre esta semana?

-A partir de este miércoles puede empezar la campaña en prensa escrita, en radio, también está el tema de los brigadistas en la calle, pueden empezar a manifestarse los distintos comandos. Se dan a conocer los lugares públicos en los cuales puede haber cierta actividad y puede haber publicidad. Y en ciertos lugares privados, alguien que quiera poner en su casa una gigantografía. Tenemos poca experiencia en plebiscitos, la anterior es el del 88, y en el clima de violencia en el que estamos va a ser interesante lo que pueda pasar entre los brigadistas de dos opciones en la calle. También el tema de la publicidad en radio, en prensa escrita, y además, estando tan fragmentados los dos comandos. El 88 la gran diferencia es que habiendo dos posturas se lograron poner de acuerdo bastante y al final era Sí y No, y era claro quién era la contraparte. En cambio ahora hay distintas opciones, hay partidos que están en ambas opciones incluso. Es una campaña bastante fragmentado.

-El 27 de marzo comienza la franja televisiva del plebiscito, sin embargo, algunas voces han salido a criticar el espacio. ¿Cuál es el valor que tiene la franja, por qué es importante hacerla y qué es lo que aporta, considerando el contexto actual?

-Hay algunos que han hablado en contra de la franja, en el sentido de que la televisión no es tan importante, pero la franja sigue siendo muy importante, quizás no lo clave que era hace años atrás, pero tiene un valor informativo. Ahora que vivimos en el mundo de las fake news sabemos que la franja nos va a informar con certeza lo que significan las distintas opciones. También la franja es importante para incentivar y hacer un llamado al voto, para eso es clave.

La postura del Rechazo tiene un voto oculto bastante grande, no sé si para lograr ganar, pero sí hay un voto oculto que tengo que exteriorizar a través de la franja electoral».

-¿La franja logra realmente modificar las posturas y opiniones de la gente?

-No, eso es lo mismo que pasa con los debates. La literatura académica por lo menos asegura que no, lo que hace más bien es cristalizar opiniones ya adquiridas. Pero la literatura que existe es respecto a opciones donde hay un candidato A y uno B, pero no he encontrado literatura que hable sobre un plebiscito en el cual son varias opciones, que tienen una gama de grises bastante amplia. El Rechazo va desde rechazar para modificar hasta el mantener la actual Constitución tal como está. Entonces, con esa gama, va a ser interesante ver si efectivamente la franja electoral va a lograr modificar algún pensamiento previo que tenga el electorado. Además, la postura del Rechazo tiene un voto oculto bastante grande, no sé si para lograr ganar, pero sí hay un voto oculto que tengo que exteriorizar a través de la franja electoral.

-¿Cree que va a estar peleado el resultado en ese sentido, que la opción Rechazo tiene una posibilidad de ganar, considerando que es la que tendría más “voto oculto»?

-No me atrevería a decir eso, pero no me extrañaría que el Rechazo esté bastante más arriba de lo que dicen las encuestas, no creo que la diferencia sea tanta, pero por otro lado no sé si el voto oculto da para dar vuelta el plebiscito. Pero ejemplos hay muchísimos, el Brexit, Colombia, Estados Unidos, muchos ejemplos de lo equivocadas que están las mediciones de la opinión pública.

-Volviendo al tema de la franja, la audiencia de este espacio ha bajado considerablemente en los últimos años, ¿Se ha desgastado la franja?

-Cuando salga la franja electoral televisiva eso va a ser reproducido en los medios tradicionales, en las redes sociales. Tiene un impacto que va mucho más allá de la televisión. Es un hecho empírico que el rating de la TV ha bajado, y el de la franja propiamente tal ha bajado mucho. Sin embargo, la repercusión que tiene la franja, por muy poco vista que sea, es grande. Al día siguiente va a ser titular de todos los diarios lo que se dijo en la franja.

-La franja dura 30 minutos diarios que serán emitidos en dos bloques de 15 minutos cada uno, comienza el 27 de marzo y se extiende hasta el 23 de abril. Pero se ha dicho que es muy repetitiva, que dura muchos días y la gente se cansa… 

-Quizás convenga ir estudiando otro modelo de propaganda, como uno más próximo a la propaganda comercial. Que sean distintas franjas a lo largo del día más cortas, pero eso también tiene un riesgo. Si te acercas al modelo comercial, como puede pasar en Estados Unidos, finalmente el candidato con más recursos es el que más publicidad tiene, que no es lo que ocurre hoy en Chile. Creo que la franja no va a ser muy vista, no va a tener buen raiing, sin embargo va a tener una caja de resonancia muy grande en los medios de comunicación tradicionales. Es cosa de ver la discusión que ha habido por los segundos que te tocan o no te tocan, si las organizaciones civiles pueden o no tener espacios y quién va primero y quién va después. Esa discusión da cuenta de la importancia que tienen todavía la franja electoral.

Si te acercas al modelo comercial (de propaganda electoral en TV), como puede pasar en Estados Unidos, finalmente el candidato con más recursos es el que más publicidad tiene, que no es lo que ocurre hoy en Chile».

-¿Que tan importante son y han sido las redes sociales, Facebook, Instagram y Twitter, para visibilizar los contenidos de la campaña, y luego de la franja? ¿Que tanto aportan las redes sociales para convencer o para modificar la opciones de la gente?

-Creo que eso depende del usuario que está al frente de las redes sociales. No hay que olvidar que las redes no son ni buenas ni malas, sino cómo se las ocupa. Hay muchas campañas de desinformación, hay mucho terror dando vuelta, pero depende la educación que uno tenga frente a las redes, cómo saber discriminar una información buena de una que viene de vaya a saber uno de dónde.

-Facebook está haciendo un trabajo para combatir la desinformación y las fake news, y para transparentar el financiamiento de la publicidad en este periodo electoral. ¿Qué le parece este esfuerzo?

-Lo que puede hacer Facebook es perseguir un poco las fake news que se vayan publicando, los encargados de Facebook hicieron una visita con los partidos, para que los partidos no publiquen información falsa. Me parece que son buenas intenciones, pero eso no va evitar que «Juanito» publique una fake news, un video, una opinión que pueda tener un efecto importante.

-¿Qué tipo de fake news podrían aparecer estos días de campaña, y cómo enfrentar y detectar a tiempo esta noticias falsas? 

-De todo tipo, lo que puede significa una nueva Constitución, lo que puede significar mantenerla, acusar al otro de hacer una campaña del terror, fake news de violencia, videos de otros países y épocas que se pueden mostrar como actuales. Eso ha pasado desde octubre. Uno como usuario tiene que tener un filtro, verificar esa información, y el mismo internet entrega distintas herramientas para uno poder discriminar si esa información es verdadera, más o menos verdadera o falsa.

 

*Versión editada para formato escrito. Si quieres escucharla completa pincha aquí en La Mirada Líbero en Agricultura 

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior suscríbete, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podemos ampliar nuestra labor.

SUSCRÍBETE AHORA

También te puede interesar: