Tras la primera sesión de la Convención Constitucional, los constituyentes de Vamos por Chile, denunciaron falta de transparencia, irregularidad, abuso de poder y arbitrariedad por parte de la mesa directiva, compuesta por la presidenta Elisa Loncón y el vicepresidente Jaime Bassa.

30 fueron los firmantes de este comunicado, entre los cuales se encuentran Constanza Hube, Teresa Marinoviv, Marcela Cubillos, Bernardo Fontaine, Carol Bown, Harry Jürgensen, Cristián Monckeberg y Arturo Zúñiga, Alfredo Moreno, Hernán Larraín, entre otros, quienes indicaron que dentro de las votaciones del día de ayer la mesa directiva no consideró la propuesta de funcionamiento que presentaron.

Sostienen que «se cancelaron peticiones de palabra pedidas por parte de decenas de convencionales por parte del vicepresidente”, y en ese mismo punto acusan, que debido a que las votaciones eran a mano alzada “no se identificó quién votó a favor, en contra o abstención».

Por otro lado, se sometió a la votación para la posibilidad de construir un comité que colabore con las tareas de la mesa, «un grupo de constituyentes se acercó a la mesa, y luego de unos minutos, la mesa directiva cambió la pregunta respecto de la cual ya se había votado», apuntaron.

Dentro del mismo comunicado, los 30 firmantes de Vamos por Chile, subrayan que «la base de un Estado de Derecho democrático es que no hay ciudadanos de primera y segunda categoría, que nadie puede estar por sobre las normas y que nadie puede atribuirse otra autoridad o derechos que los que expresamente se le hayan conferido en virtud de la Constitución o las leyes. La Convención Constitucional no está exenta de esto«.

Terminan el escrito acusando que «la conducta arbitraria de la Mesa Directiva, no sólo constituye un abuso de poder, sino que además enloda un proceso que debiera ser participativo y transparente.