Actualidad Informativa es presentado por:
Publicado el 21 de agosto, 2018

Ciudadanos, la elección donde todos perdieron y que marca el comienzo del fin del partido

Autor:

Javiera Barrueto

Desde las presidenciales, la convivencia en la colectividad se hacía cada vez más difícil. Dos bloques, uno representado por Juan José Santa Cruz y otro por Andrés Velasco, no lograban ponerse de acuerdo. Por eso, una salida política era por medio de elecciones internas, sin embargo, aún no se cuentan los votos de los comicios del fin de semana. Muchos ven en esto, el quiebre definitivo de la tienda.

Autor:

Javiera Barrueto

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

“Los niveles de convivencia interna son deplorables y estimo que da lo mismo quien gane. Si ganara cualquiera, el resto se tendría que ir”. Ese es el análisis que realiza a “El Líbero” el ex militante DC y líder de la lista “Puertas Abiertas”, Juan José Santa Cruz, tras las elecciones de Ciudadanos Somos Todos, de las que aún no se sabe quién es el ganador.

Tono similar utiliza la investigadora del Centro de Estudios Públicos y candidata a vicepresidente por la misma lista, Sylvia Eyzaguirre, quien sostiene que “estoy segura que va a haber fuga de militantes, hasta a mí me dan ganas de irme del partido con esto”.

Ese es el ambiente que se vive tras los comicios internos de la colectividad, escenario que además ha estado marcado por acusaciones cruzadas sobre eventuales irregularidades en el proceso. Si bien Santa Cruz, y quienes componen su lista –«Ciudadanos Puertas Abiertas»-, ha tenido marcadas diferencias con Andrés Velasco, que apoya a Ignacia Gómez de Ciudadanos a Pie”, las divisiones parecen no tener revés.

Es en medio de esas diferencias que Eyzaguirre cataloga las elecciones como una “vergüenza”. Y asegura que “hay montones de militantes a quienes les podrían anular el voto y están indignados. A estas alturas creo que es una vergüenza nacional, es un bochorno. Se han infringido tanto las normas del partido que me caben dudas de si esta elección sigue siendo legítima o no”.

Desde el otro sector, Andrés Velasco, en entrevista en radio Infinita, señaló que “es realmente bien duro enfrentar esto. Yo no quiero hacer afirmaciones respecto de quién es el responsable, eso tendrá que determinarlo el tribunal después de una investigación”. Un tono más crítico utilizó el ex secretario general del partido y cercano a la lista respaldada por el ex ministro del Hacienda, Felipe Vergara: “Nuestro partido se formó atacando este tipo de acciones y terminamos cayendo en muchas de estas malas prácticas que claramente nos avergüenzan”.

En concreto, las acusaciones cruzadas se originaron el viernes cuando comenzó la votación electrónica, proceso que se llevó a cabo mediante la empresa Evoting. Sectores afines a Velasco cuestionaron que existían varios votos que provenían de la misma IP, o dirección eléctrónica. Se han aferrado a eso para que no se haga el escrutinio de los votos hasta esclarecer cerca de 300 votos que hoy cuestionan. Y ya en redes sociales comenzaron a acusar la existencia de un fraude.

Sin embargo, se explica desde el partido que no existe ninguna especificación en la normativa de los comicios que diga que era «una dirección IP, un voto», y que varios militantes de zonas rurales podrían haber participado del proceso utilizando un mismo computador o mismo Wifi. De hecho, la misma empresa ha señalado que eso no implica ninguna irregularidad. Aún así, los velasquistas se han negado a que se abra la urna.

Fue el sábado, luego de que se realizaran las denuncias por «irregularidades» que Esteban Ovalle, miembro del Tribunal Supremo y cercano a la lista apoyada por el ex ministro, no accedió a entregar la llave electrónica que permitía desencriptar los votos. Y fue esa negativa la que impidió que hasta anoche no se pudiera realizar el conteo de los escrutinios.

Desde el sector de Santa Cruz, comentan que según las proyecciones que han realizado durante estos días, existe la convicción de que su lista fue la ganadora. Incluso, los mismos análisis con los que cuentan le otorgan un mal resultado a Velasco en la Región de El Maule, zona donde compitió para senador en las pasadas elecciones parlamentarias.

Y esa alta probabilidad de que Velasco haya sido derrotado sería la principal razón por la que la lista Ciudadanos de a Pie se niegue al conteo de votos. Para el ex ministro, perder el control del partido que él mismo creó, sepultaría sus intenciones de una nueva carrera hacia La Moneda en 2021.

Según explican dirigentes de la colectividad, en caso de que el sector de Velasco no de «su brazo a torcer» -y no estén dispuestos a abrir la urna- el proceso podría judicializarse y terminar en el Tribunal Calificador de Elecciones (Tricel). Camino que demoraría al menos dos o tres meses en zanjar el resultado final.

Situación que ven con distancia desde el «santacrucismo», puesto que el daño ya está hecho a Ciudadanos y alargar la actual situación «solo generaría un desangramiento de la colectividad».

Un factor clave en este escenario es el presidente del Tribunal Supremo, Ricardo Escobar quien actúa como «ministro de fe» en las elecciones. El abogado del estudio Bofill y Escobar, y ex director del Servicio de Impuestos Internos, no estaría dispuesto a que los comicios sean anulados, en cambio, sí a que se realice el conteo de los votos y en caso de haber algunas falencias en el proceso, se investigue.

Además, las irregularidades que acusa el sector de Velasco de los más de 300 sufragios, son descartadas desde el sector liderado por el ex DC. Incluso, un grupo de militantes de Osorno emitió un comunicado rechazando los supuestos fraudes emitidos en la Región de Los Lagos. “Una lista aparece denunciando eventuales fraudes cometidos por nosotros al momento de votar. Condenamos públicamente ese hecho y la intención no solo de imputarnos hechos falsos sino de evitar que nuestro voto emitido legítimamente no sea considerado en los resultados de la elección”, señala el documento.

El quiebre definitivo de Ciudadanos

“A título personal después de ver el espectáculo que acabo de ver no estaría en el mismo partido en que está Velasco y su gente”, afirma Santa Cruz. Además, desde su sector, comentan que tras las elecciones será difícil lograr que el partido se rearticule en torno a un proyecto común.

Desde la colectividad aseguran, que si uno de los dos sectores hubiera ganado en “buena ley”, podría haberse generado una reconciliación o, al menos, una convivencia que le permitiera a los dos grupos militar en Ciudadanos. Sin embargo, en el actual escenario las confianzas todavía se mantienen “quebradas”.

Ya antes de que se conocieran las diferencias en torno a los votos emitidos durante el fin de semana, en entrevista con “El Líbero”, Juan José Santa Cruz, declaró el pasado martes que en el partido había una “crisis”.

La distancia entre ambos bloques surgió hace tiempo. Y se acrecentó tras el respaldo que entregaron algunos militantes del sector como el mismo Santa Cruz, Sylvia Eyzaguirre, Sebastián Sichel, Patricio Artiagoitía, entre otros, al entonces candidato Sebastián Piñera. Apoyo que Velasco y su sector descartaron realizar.

En la campaña para las internas, “Puertas Abiertas” se definió como una oposición propositiva con el gobierno y colaborar en aquellos proyectos que estuvieran de acuerdo. Además de respaldar a los cerca de 10 militantes del partido que trabajan en el gobierno. En tanto, el sector encabezado por Ignacia Gómez, que apoya Velasco, se mostró proclive a generar lazos con algunos sectores de centroizquierda, como el Partido Liberal, la DC y algunas corrientes del PPD.

Pero hoy, esos estilos de llevar adelante el partido han pasado a un segundo plano. Las diferencias que se generaron en estos días son tan profundas, dicen en la colectividad, que quien logre salir triunfante de estos comicios no podrá encabezar el proceso que ansiaba. Si fuera el caso de Velasco, su imagen ya quedó dañada con el proceso y no contaría con los «accionistas mayoritarios» dentro de la tienda. Así, menos podría llevar adelante su deseo -comentan- de una nueva candidatura presidencial como «la» figura de centro.

Y si el triunfo fuera para Santa Cruz, se cree que el ex ministro de Hacienda insistirá en que el proceso fue irregular. Lo que generaría ruido en cualquier proyecto futuro de Ciudadanos. Por ejemplo, el tener una relación de colaboración con el gobierno y algunos partidos de Chile Vamos, como Evópoli. Sin embargo, tras las elecciones del fin de semana, Ciudadanos ya no sería un partido “atractivo” para el oficialismo. Menos aún al conocerse la baja cantidad de militantes que emitieron su sufragio. Si bien el partido cuenta con un total de 20.235 militantes, solo votó el 6% del universo electoral, es decir, 1.285 personas. 

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: