Actualidad Informativa es presentado por:
Publicado el 03 de diciembre, 2018

Cerca de 800 mil personas que están inactivas podrían beneficiarse por el teletrabajo

Autor:

Javiera Barrueto

El proyecto de ley favorecería a quienes que no trabajan por tener a su cuidado a algún familiar, una enfermedad, discapacidad u horarios y distancia que les impiden ingresar al mundo laboral. En la Región Metropolitana, la iniciativa sería útil para cerca de 280 mil personas.
Autor:

Javiera Barrueto

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

“Trabajo a distancia: más oportunidades de incorporación laboral”, se titula una investigación de la División de Estudios de la la Segpres sobre el trabajo a la distancia. El proyecto que, fue ingresado en agosto por el Ejecutivo y aprobado el 20 de noviembre en la Sala de la Cámara de Diputados, incluye nuevas formas de trabajo basado en un acuerdo entre el empleador y los trabajadores para que puedan desarrollar su labor a distancia.

“La medida busca incorporar al mercado laboral a grupos que tradicionalmente han visto dificultada su participación, abriendo oportunidades para los jóvenes, las mujeres, los adultos mayores, las personas con discapacidad, los que viven en zonas aisladas, y quienes tienen personas a su cargo”, se lee en el documento.

La minuta realiza un desglose de los potenciales beneficiarios del trabajo a distancia, contabilizando a las personas mayores de 18 años que no trabajan ya sea por tener a su cuidado algún familiar, enfermedad, discapacidad u horarios y distancia de los trabajos que complejizan trabajar.

Así desde Arica y Parinacota hasta la Región de Coquimbo se beneficiarán  89.738 personas; en la zona centro del país desde Valparaíso hasta el Maule son 189.916 los favorecidos por la iniciativa; desde el Biobío hasta e Magallanes accederían a esta medida 222.933 personas; y en la Región Metropolitana serán 279.606. Cifras que en las 16 regiones suma un total de 781.193 potenciales beneficiados por el teletrabajo.

El proyecto se “alinea” con un sistema que ya se incorporó en otros países como Colombia, España, Suecia, Dinamarca, Países Bajos, Estonia, Reino Unido, Portugal y Alemania. “Los países que tienen regulaciones laborales más flexibles son aquellos que tienen niveles de productividad más altos”, señala el abogado del Programa Legislativo de Libertad y Desarrollo, John Henríquez.

Algunos de los principales beneficios de incorporar este sistemas de trabajos en Chile son impulsar el empleo, especialmente en grupos tradicionalmente postergados y generalmente más vulnerables; mejorar la calidad de vida de las personas por reducción del tiempo y costos de los traslados; compatibilizar el trabajo con la familia y la vida privada; reducir tiempos y efectos medioambientales generados por los traslados; y contribuir a disminuir licencias médicas y ausentismo laboral.

“Es un proyecto muy positivo que avanza en la dirección correcta, que reconoce un cambio de paradigma en la forma en que la gente trabaja en estos días, que viene a llenar un vacío legal”, asegura Henríquez.

Además, la iniciativa establece que podrá haber un acuerdo entre el empleador y el trabajador para previamente definir un lugar fijo de trabajo o las partes podrán acordar que sea el colaborador quien escoja libremente el lugar.

Y si bien la iniciativa establece “no poner límites a la jornada de trabajo para los trabajadores a distancia”, también está la alternativa  de que ambas partes puedan acordar una jornada sujeta a las reglas generales. En el caso de exclusión de jornada los trabajadores gozarán de un derecho de desconexión.

“Aquí prima la iniciativa de ambas partes para efectos de regular el trabajo, los días que se van a teletrabajar, el lugar donde se va a teletrabajar y las formas de regular las jornadas de trabajo. Todo depende entre un punto de equilibrio entre empleador y empleado y la supervisión de las instituciones correspondientes como la Dirección del Trabajo”, dice Henríquez.

Precisamente la iniciativa contribuye a proteger a las 24.868 personas asalariadas del sector privado que hoy trabajan a distancia bajo condiciones de informalidad. Ello, porque no está regulado de forma sistemática en el Código del Trabajo ni en leyes complementarias.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: