Publicado el 6 junio, 2021

Caso Spiniak: cómo se construyó el fake news que golpeó al fallecido Jovino Novoa

Autor:

Ángela del Canto

Tras el reciente deceso del gremialista, el caso Spiniak volvió a la escena. La falsa historia de Gema Bueno que estalló en septiembre del 2003, fue uno de los escándalos políticos más abrumadores para Novoa y la UDI.

Autor:

Ángela del Canto

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

“Todo, todo es mentira”. Con esa frase Gemita Bueno admitió a La Tercera que había faltado a la verdad. Una historia copada de declaraciones y mediáticas entrevistas donde acusó haber sido víctima de secuestro y abuso en la casa de Claudio Spiniak en El Arrayán durante siete meses. Finalmente las denuncias que involucraron al recién fallecido y miembro de la Unión Demócrata Independiente (UDI) Jovino Novoa, fueron desmentidas por quien fuera la supuesta testigo clave del hecho. 

A pesar de que la propia protagonista y la justicia determinaron que los hechos no existieron, tras el deceso del fundador del partido gremialista, hay quienes lo volvieron a inculpar. La diputada Camilia Vallejo (PC) arremetió en su contra y a través de una publicación en su cuenta de Twitter expresó que Novoa “murió en impunidad” porque, según planteó, la justicia no se hizo presente ni por “su colaboración a la dictadura, ni por SQM y Penta, ni por Spiniak”. 

Sin embargo, todos los cargos fueron resueltos. En el marco del caso SQM y Penta, el político fue formalizado por el Ministerio Público en julio de 2015 por financiamiento indebido de campañas políticas, hecho por el cual fue declarado culpable y recibió una condena de tres años de pena remitida. Y en el Caso Spiniak se demostró que todo era mentira. 

Caso Spiniak: el desglose de una mentira

Las declaraciones de Bueno completaron las piezas del puzle. El denominado caso Spiniak, que estalló en septiembre del 2003, fue uno de los escándalos políticos que más abrumó a la derecha. La acusación contra Novoa, incluso, golpeó a la candidatura de Joaquín Lavín e influyó en la salida de Pablo Longueira de la presidencia del partido. 

Todo partió el 13 de julio de 2003 cuando el empresario Claudio Spiniak fue detenido en la rotonda de Lo Curro en la comuna de Vitacura bajo las acusaciones de narcotráfico y tenencia ilegal de armas. Dos meses después, la historia se repetía, esta vez por incurrir en delitos de prostitución y abuso sexual de menores, hecho que terminó con el empresario condenado por cinco abusos sexuales, un estupro y producción de material pornográfico. 

Los rumores de la realización de fiestas con menores de edad en la casa del empresario inundaban la escena nacional y ya no estaba en cuestionamiento el narcotráfico por el que, en primera instancia, detuvieron a Spiniak. El falso escenario que marcó al caso se nubló aún más cuando comenzaron las acusaciones hacia políticos.

La política en escena

En medio de una aparición televisiva, la entonces diputada de Renovación Nacional (RN), Pía Guzmán, entregó supuestos detalles sobre el caso. En entrevista con el matinal de TVN, la parlamentaria destapó la posibilidad de que hubiera figuras políticas involucradas. “Hay antecedentes de que en el círculo íntimo de la red había políticos, dos de la Alianza y uno de la DC. Esto está siendo investigado en la Justicia y en las policías. Corresponde a ellos dar la última palabra”, comentó en 2003.

Pero el terremoto ya se había desatado. Un día antes de las declaraciones de Guzmán, el 9 de octubre Víctor Gutierrez, quien actualmente se desempeña como director ejecutivo de La Red, firmó el artículo “Calígula: Las impactantes fiestas secretas de Claudio Spiniak”, del semanario Plan B donde expresaba la preocupación por el círculo de Spiniak y “los otros adultos invitados a las orgías”. 

“Fuentes de tribunales, confirmadas por los propios muchachos que fueron víctimas del empresario, hablan de las listas de nombres que tiene la magistrado del 33 Juzgado del Crimen de Santiago, Eleonora Domínguez, en su poder. Se trata de gente de mucho poder. Políticos, empresarios y gente de la farándula. Los menores hablan de un senador de la Alianza por Chile, y ya entregaron su nombre a las autoridades. Hay gente más conocida involucrada en las orgías. El temor de las víctimas es que ‘son personas con muchas influencias’. Ya les han enviado mensajes de que se queden callados. Las amenazas le llegan a través de delincuentes en pleno centro de Santiago”, explicaba el documento.

El 13 de octubre, el sociólogo Pablo Huneeus expuso lo que calificó como “un secreto a voces” del caso y aseguró que entre los políticos involucrados en el supuesto abuso a menores estaban Jovino Novoa y Carlos Bombal. 

Otro político que se involucró en las acusaciones fue el PPD Guido Girardi quien para ese entonces era diputado y se vio envuelto en el caso al enviar al menor de edad L.Z. a TVN en su vehículo para que diera dos entrevistas, en las que supuestamente iba a acusar a Bombal y a Nelson Ávila de participar en las fiestas de Spiniak. Más tarde L.Z. afirmó haber recibido un par de zapatillas de parte de Girardi a cambio de involucrar a los senadores. Pero luego se desdijo.

Luego de la primera publicación, Plan B volvió al tema e –incluso– publicaron una fotografía de Novoa que confirmaba su supuesto vínculo con el caso. Era esta la primera vez que aparecían las iniciales de quien sería el personaje principal de la historia y la víctima inventada: G.B.

Plan B se equivocó. En ese entonces la periodista Alejandra Matus era la directora del medio donde también trabajaba el actual conductor de televisión, Julio César Rodríguez. Tiempo después de la publicación y ya resuelto el caso (2020), Matus conversó con La Segunda y reconoció que en Plan B no reportearon suficiente el tema. “Que Gemita participó en fiestas con Spiniak y políticos, eso creo que es falso”, afirmó. 

El rol de el cura “Jolo”

El sacerdote José Luis Artiagoitía, más conocido como “Jolo” encendió aún más el escándalo. Artiagoitía, que era director de la fundación Nuestra Señora de Guadalupe, institución que acogía a menores de edad abusados sexualmente, reveló la aparición de una nueva víctima de las fiestas en El Arrayán. Tras las declaraciones de Guzmán, se puso en contacto con la parlamentaria para comentarle que Gemita había reconocido a dos de los senadores que habrían abusado de ella en un encuentro en el Palacio Ariztía. 

G.B.: la víctima fantasma

Las acusaciones de G.B. fueron variadas. En la investigación del caso, Gema Bueno acusó la desaparición de “Margarita”, una chica que, al igual que ella y otros jóvenes, supuestamente habían asistido a las reuniones. Con el fin de dar con su paradero, el juez Daniel Calvo -que entonces llevaba el caso- ordenó la excavación del patio de la casa ubicada en El Arrayán. Pero no había nada, solo huesos de una vaca. Sería, quizá, el primer indicio de que algo andaba mal. 

Asimismo, en una entrevista emitida por Canal 13 el 19 de noviembre, Bueno entregó antecedentes explícitos de las fiestas y describió, sin decir el nombre, ciertos rasgos del cuerpo de uno de los supuestos políticos involucrados. En la casa de una persona cercana a la fundación de “Jolo”, Gema habló de cicatrices y marcas en la piel. Su popularidad creció.

Guillier y el quiebre de la ética

El escándalo de Spiniak ya había tomado las pantallas y las páginas de los medios de comunicación. En línea paralela a la investigación y al vínculo con los políticos, Chilevisión optó por mostrar un extra en su programación con imágenes del juez Calvo en una situación privada en un sauna que supuestamente evidenciaban su carencia de “autoridad moral” para seguir con el caso. Dichas imágenes fueron grabadas sin el consentimiento del juez y con cámaras ocultas a manos de un equipo del canal. El excandidato presidencial, Alejandro Guillier, era el director de prensa de la casa televisiva. 

Tras incurrir en la falta de utilizar cámaras secretas en recintos privados, Guillier fue investigado, pero su condena fue revertida en la Corte Suprema, luego que se argumentara que, si bien se aceptó la existencia de un hecho punible, no se acreditó su participación. En noviembre de 2003, Calvo renunció a su cargo y en su reemplazo asumió el ministro Sergio Muñoz quien se dio cuenta que algo andaba mal. Decidió iniciar la investigación de nuevo.

La revelación

En agosto de 2004, el testimonio en primera fuente de Gemita Bueno fue publicado en primera instancia por La Tercera que consiguió su declaración. “Todo, todo es mentira” decía la principal involucrada en el caso y admitió que el cura la había incentivado para ayudar a Pía Guzmán “porque ya se la estaban casi que comiendo viva”. Una siguiente entrevista a The Clinic reafirmaba la teoría: “Me pasé por la raja a todo Chile”. Apenas una semana después de las publicaciones, Gema Bueno decidió contárselo directamente al juez Muñoz. 

Nada fue cierto, ni siquiera había asistido a las fiestas en El Arrayán . 

Varios meses transcurrido escándalo, la justicia se hizo cargo. El caso terminó con Jovino Novoa y los otros acusados libres de toda responsabilidad, mientras que en 2008 los tribunales condenaron a Gema Bueno y al sacerdote José Luis Artiagoitía a cuatro años y un día de presidio remitido por el delito de falso testimonio en juicio criminal. 

En el caso de las declaraciones de Pía Guzmán, la UDI interpuso una querella con la que buscaban interrogar a Guzmán para que aclarara la fuente de la acusación. Sin embargo, la justicia falló a favor de la entonces parlamentaria por considerar que sus declaraciones no tenían sustento político-judicial. La UDI también acusó a Girardi de ser parte del montaje. El PPD varios años después dijo en entrevista con La Segunda: “Yo creo que la historia demostró que se cometió una injusticia muy profunda con Jovino Novoa, una gran injusticia”.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podamos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO

También te puede interesar:

Cerrar mensaje

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podamos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO