Publicado el 29 de julio, 2020

Nuevo gabinete: Presidente Piñera cambia a los tripulantes, pero mantiene el timón

Autor:

El Líbero

Un cambio por y para los partidos de Chile Vamos. Eso realizó ayer el Presidente Sebastián Piñera con su gabinete. En un trabajo de ingeniería fina logró apaciguar los ánimos al interior de RN y de la UDI, incorporando las distintas facciones de cada colectividad, pero logró un diseño donde no entrega poder a los partidos ni a figuras.  

Autor:

El Líbero

¿Debiese llegar a más gente El Líbero?

Si tu respuesta es afirmativa, haz como cientos de personas como tú se han unido a nuestra comunidad suscribiéndose a la Red Líbero (0.5 o 1 UF mensual). Accederás a eventos e información exclusiva, y lo más más importante: permitirás que El Líbero llegue a más gente y cubra más contenido.

SUSCRÍBETE AHORA
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

El esquema comenzó a zanjarse ayer alrededor de las 9:00 de la mañana. A esa hora se reunieron el entonces ministro del Interior, Gonzalo Blumel y el jefe del Segundo Piso, Cristian Larroulet para afinar los últimos detalles del cambio de gabinete. Tras días de análisis y pruebas de diferentes modelos, finalmente, cerca de las 10:00 hrs. el Presidente Sebastián Piñera terminó de sellar la fórmula que se dio a conocer pasadas las 13:30 horas.

Se terminó así con el misterio y la expectación que se había instalado sobre cambios en el equipo tras las crecientes diferencias entre el Ejecutivo y Chile Vamos -y al interior del conglomerado- que quedó en su máxima evidencia en la votación por el retiro de los fondos de pensiones.

Los recados ya no eran en privado sino directos por la prensa. El mismo oficialismo buscaba un ajuste en los ministerios «que no pasara de esta semana». Algo que también le era útil al Mandatario quien este viernes deberá dar su Cuenta Pública donde podrá marcar una nueva etapa en su administración. 

La firma de la paz con los partidos

Las diferencias al interior de RN y de la UDI hacían cada vez más difícil el trabajo del Ejecutivo. El Presidente estaba consciente de que necesitaba restituir la paz en el conglomerado para, así, poder recuperar la capacidad de gobernanza de la coalición. Una tarea que no era fácil considerando que ambos partidos estaban fracturados internamente, lo que le impedía avanzar en cualquier acuerdo y «nuevo trato» que las colectividades pedían a La Monda. En Renovación Nacional se veían claramente dos posturas: una alineada tras el ahora ex senador Andrés Allamand  y otra junto al presidente del partido Mario Desbordes. Algo que también coincide con las posturas del Rechazo y el Apruebo, respectivamente. ¿Con quién negociaba el Presidente en esta guerra interna? La solución fue clara: sumar a los dos dirigentes al gabinete, representantes de las dos corrientes.

En la UDI las divisiones eran también evidentes. En este caso más marcadas entre senadores y diputados. Los primeros, más ligados a la presidenta del partido Jacqueline van Rysselberghe, mientras que en la Cámara Baja se veía más cercanía con la diputada María José Hoffmann y Jaime Bellolio. Tomando en cuenta este escenario, el Presidente optó… por los dos sectores. Víctor Pérez (ahora ex senador cercano a Van Rysselberghe) y por Bellolio quien le disputó la presidencia de la UDI en las últimas internas.

De esta forma toman más sentido las palabras del Mandatario tras el juramento de los nuevos secretarios de Estado. «Convoco a este nuevo gabinete y a todo Chile Vamos a emprender esta nueva etapa de Chile y de nuestro Gobierno con un verdadero espíritu constructivo, con unidad, convicción y responsabilidad».

Otra clave de este nuevo diseño fue que «el premio mayor», que según se comentaba era deseado tanto por Allamand como por Desbordes, finalmente recayó en Víctor Pérez. Pero los «premios de consuelo» para los RN no fueron al azar. Para los dos presidenciables del partido se pensó en dos carteras con visibilidad y con buenas cifras en las encuestas, como son Cancillería y Defensa. Así, Allamand y Desbordes, respectivamente, asumen ministerios sin el desgaste de Interior y quedan dentro del gobierno, sacándolos de este modo, de la vereda de la crisis.

El Presidente no entrega poder

Dentro de los diseños que se manejaron en estos días, estaba el de una figura presidencial más cercana a un Jefe de Estado y que delegara en el ministro del Interior, la jefatura de gobierno.

De hecho, cuando el ex ministro de Relaciones Exteriores, Teodoro Ribera fue sondeado para el cargo, habría planteado esa fórmula al Mandatario, aquella de ser una figura de jefe de gobierno y de coalición. Pero ese diseño fue descartado. Así se entiende que finalmente no calzaran para el nuevo diseño, por ejemplo, la alcaldesa Evelyn Matthei para Interior, quien es una figura más «ingobernable», o el mismo Allamand.

El Presidente Piñera no solo no cedió poder sino que, además, todas las figuras que hoy asumieron en carteras que están en La Moneda son de un perfil disciplinado. Pérez fue uno de los senadores que defendió la postura del Ejecutivo en el debate por el retiro de los fondos de pensiones. Lo mismo hizo Bellolio en la Cámara, lo que muestra la línea oficialista que mantienen. Ellos se suman al equipo político, donde se mantiene Cristián Monckeberg, ahora como ministro de la Segpres, y Karla Rubilar, en Desarrollo Social. Ambos, ligados históricamente al piñerismo.

De esta forma, el Mandatario logró armar un equipo político por y para los partidos de Chile Vamos y, a la vez, no entregar poder. Para muchos, un trabajo de ingeniería fina

Análisis no certero de la oposición

Lo primero que se escuchó desde la oposición tras conocerse el nuevo gabinete fue que se instalaba en el gobierno «la derecha dura» y que era «el gabinete del Rechazo». Pero un análisis más fino muestra un escenario distinto. Esto se refleja en la figura de Mario Desbordes quien, de un tiempo a esta parte, se ha mostrado más cercano incluso al progresismo. Es uno de los «voceros» del Apruebo y en el debate del 10% de las pensiones fue quien «abrió la puerta» en el oficialismo para avanzar en esa moción que era de la oposición. Y desde ayer es el nuevo ministro de Defensa.

Jaime Bellolio, hasta la semana pasada, era la cara del Apruebo dentro de la UDI. Además, el ex diputado es de un perfil más liberal dentro de su partido e incluso coqueteó un tiempo con Evópoli. Su compañero de partido, Víctor Pérez, si bien es claro partidario del Rechazo, sus 30 años como parlamentario le han permitido generar lazos con todos los sectores. Una muestra de esto fue la cálida despedida que le dieron en la comisión de Constitución los senadores Francisco Huenchumilla (DC), Alfonso de Urresti (PS) y Pedro Araya (indep-PPD)

El factor Blumel

No aceptó ningún cargo nuevo. Ni el de embajador ante la OCDE en Paris. Así fue la postura de Gonzalo Blumel luego de que el Mandatario le ofreciera opciones tras su salida de Interior. El ex jefe de gabinete no es partidario de las «sillas musicales» ni de los «premios de consuelo». Prefirió optar por aceptar el «sacrificio», dicen en su entorno. De este modo, al ser una «víctima política» mantiene su prestigio intacto para el futuro.

Tras dejar el puesto recibió una ovación pocas veces vista en La Moneda. Las muestras de afecto no solo fueron de sus cercanos y su equipo, la misma Primera Dama, Cecilia Morel, se le acercó para expresarle su cariño.

El dirigente de Evópoli lleva 10 años trabajando junto al Mandatario, primero en el Segundo Piso de Piñera I; luego en Avanza Chile, donde se preparó el retorno a La Moneda, y en esta administración fue el hombre de confianza del Mandatario primero en la Segpres y luego en Interior. Si bien Evópoli pierde una figura en el gabinete, mantiene a Ignacio Briones en Hacienda, cargo clave de cualquier gobierno. Y con Blumel, una carta senatorial segura

Los reemplazos en el Congreso de RN y la UDI

Con la llegada de dos senadores y dos diputados de Chile Vamos al gabinete, las colectividades tienen la posibilidad de designar en sus vacantes las mejores cartas que consideren. Ayer en RN se manejaba el nombre de Camilo Morán en reemplazo de Desbordes. El concejal por Lo Prado es considerado bien «desborderista» en cuanto a postura política. También suena para llegar a la Cámara Tomás Fuentes, jefe de gabinete de Allamand. Para el Senado habría dos opciones: la diputada Marcela Sabat, quien no puede ir a reelección para la Cámara Baja, y el alcalde Raúl Torrealba.

En la UDI, al menos tres son los posibles reemplazos de Bellolio. La ex candidata a diputada Isabel Labbé, el actual jefe de la división de estudios de la Segpres, Max Pavez, y la alcaldesa de San Bernardo, Nora Cuevas, Mientras que para el cupo que deja Pérez, se habla del intendente de Ñuble, Martín Arrau y el diputado Gustavo Sanhueza, de la misma zona del nuevo ministro del Interior.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

¿Debiese llegar a más gente El Líbero?

Si tu respuesta es afirmativa, haz como cientos de personas como tú se han unido a nuestra comunidad suscribiéndose a la Red Líbero (0.5 o 1 UF mensual). Accederás a eventos e información exclusiva, y lo más más importante: permitirás que El Líbero llegue a más gente y cubra más contenido.

SUSCRÍBETE AHORA

También te puede interesar:

Cerrar mensaje

¿Debiese llegar a más gente El Líbero?

Si tu respuesta es afirmativa, haz como cientos de personas como tú se han unido a nuestra comunidad suscribiéndose a la Red Líbero (0.5 o 1 UF mensual). Accederás a eventos e información exclusiva, y lo más importante: permitirás que El Líbero llegue a más gente y cubra más contenido.

Suscríbete