Actualidad Informativa es presentado por:
Publicado el 16 de julio, 2019

Cambio en política migratoria de Perú y mayores expectativas en Chile: las causas que detonaron el aumento de venezolanos en la frontera

Autor:

Javiera Barrueto

Mercado laboral irregular, casos de xenofobia y la exigencia de pasaporte y visa por parte del gobierno peruano generaron, en las últimas semanas, un aumento de venezolanos que quieren ingresar a Chile en búsqueda de seguridad, previsión social y trabajos más estables. El próximo martes 23 de julio, el Grupo de Lima se reunirá en Buenos Aires para abordar, entre otros puntos, cómo enfrentar la crisis migratoria en la región provocada por el régimen de Maduro.

Autor:

Javiera Barrueto

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Hace poco más de un mes el Presidente de Perú, Martín Vizcarra, anunció que a partir del 15 de junio se le exigiría pasaporte y visa a los venezolanos para ingresar a ese país. Durante el proceso de deportación de un grupo de 50 personas provenientes de Venezuela, el Mandatario sostuvo que la iniciativa era parte de un proceso de «migración ordenada». Y pocos días antes, su ministro del Interior, Carlos Morán, apuntó a los venezolanos como el motivo del incremento de los índices de delincuencia en algunas ciudades como Lima. «No quiero ser xenófobo, (pero) por la presencia de ciudadanos venezolanos se han incrementado, se han disparado estos indicadores (de incidencia delictiva)”, expresó en una entrevista Morán a un canal de televisión peruano.

El tema de la migración en esa nación, poco a poco se les podía descontrolar, según cuentan entendidos en el tema. Esto, debido a que antes de las recientes medidas, entregaban un permiso de trabajo a los migrantes que estaban en su territorio, además de aceptar prácticamente todos los casos que decían buscar refugio. De este modo, durante los últimos tres años Perú ha recibido alrededor de 800 mil migrantes venezolanos. Convirtiéndose así, en el segundo país -después de Colombia- en recibir el mayor número de personas provenientes del país que enfrenta una crisis humanitaria bajo el régimen de Nicolás Maduro. Incluso, una proyección de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) estableció que la cifra de venezolanos en Perú alcanzará el millón durante el 2019.

Pero en Lima ya no se ve con «buenos ojos» el arribo de los migrantes, según indicó una encuesta realizada por El Comercio-Ipsos. De acuerdo al sondeo realizado entre el 10 y 12 de abril, dos de cada tres limeños (67%) desaprobaron la inmigración de ciudadanos venezolanos y entre los peruanos que veían como negativa la migración venezolana, un 54% señaló que era porque “aumenta la delincuencia y las actividades delictivas”.

Y fue hace un mes que Perú comenzó a implementar el cambio de la política migratoria, pocos días después Chile anunció la exigencia de visa consular a «todo ciudadanos venezolano que desee ingresar al país» como turista.

Chile constituye el tercer país de destino del total de migrantes que han salido durante los últimos años de Venezuela. Según cifras del Ejecutivo, ya han arribado casi 400 mil venezolanos debido a la crisis social, política y económica. «Esta es una cantidad muy significativa en relación al tamaño de nuestra población, representa el 2,1 % del total de la población que vive en nuestro país y constituye la principal comunidad migrante», señaló ayer el subsecretario del Interior, Rodrigo Ubilla.

Además, defendió el actuar del gobierno en la situación que se produjo en el paso fronterizo Chacalluta, donde aumentó el arribo de venezolanos tras las nueva política que impuso Perú para su entrada -unido a la exigencias chilenas- tema que se ha trasladado ahora al consulado chileno en Tacna. «El día 22 de junio cuando se exige el visado consular al día siguiente teníamos 536 personas instaladas fuera del complejo de Chacalluta. A la fecha, 20 días después se han entregado y han ingresado al país 1.657 venezolanos por Chacalluta».


Además, apuntó a Perú. «Hay que reflexionar sobre el rol que le corresponde también al Perú (…), porque Perú le otorgó (a los venezolanos) residencia a través de alguno de sus mecanismos, visas temporales, humanitarias, etc. y hoy parte de esas personas que están ahí quieren seguir emigrando hacia el sur. Entonces, es importante clarificar a la ciudadanía de los incentivos que se producen en estos flujos migratorios».

El tema fue tratado en la mañana de ayer durante el comité político ampliado en La Moneda, ocasión en la que el gobierno reiteró que están impulsando medidas para contener el flujo migratorio.

En un informe desarrollado por la Segpres se destaca que el gobierno “promueve una migración segura, ordenada y regular” y que “ante la crisis en Venezuela y explosión de inmigrantes venezolanos que buscan ingresar a Chile y a otros países de América Latina, se han redoblado esfuerzos por absorber, de la mejor manera posible, el incremento de solicitudes de ingreso”.

El diputado y miembro de la comisión de Relaciones Exteriores, Issa Kort (UDI) enfatiza que es necesaria una mayor coordinación entre los países de la región. “La crisis en Chacalluta demuestra una necesidad de coordinación y de acción en conjunto no solamente entre Chile y Perú, sino que que entre todos los países del Grupo de Lima”, señala.

Por su parte el diputado y también miembro de la misma instancia, Manuel Antonio Matta (DC) tiene una visión más crítica hacia el gobierno. “Hoy tenemos una situación que nos comprime en la frontera y el gobierno en esta materia ha sido totalmente sobrepasado. No está en condiciones de responder los requerimientos consulares que podamos dar en la ciudad de Tacna”, sostuvo el parlamentario. Este tema lo enfrentó temprano ayer el asesor de política migratoria del Ministerio del Interior, Mijail Bonito, en Radio Agricultura. «Se están tomando todas las medidas para priorizar estos casos (los más vulnerables), a los menores de edad, a la reunificación familiar. Se reforzó el consulado en Tacna y el personal de la Policía de Investigaciones».

Factores de la situación peruana que influyen para que los venezolanos opten por Chile

Además de las nuevas exigencias impulsadas por el gobierno peruano, también hay factores internos que han aumentado el interés de los venezolanos por desplazarse hacia el sur hasta llegar a Chile.

Uno de ellos es el aspecto laboral. Según el Instituto Nacional de Estadísticas (INEI) del país vecino, en los últimos 12 meses, el empleo informal creció a un ritmo de 3,34%, mientras que el formal solo creció en 1,68%. Otras cifras, incluso, hablan de que el 73% del mercado laboral es informal, uno de los índices más altos de América Latina. Y es en ese mundo, precisamente, donde se desenvuelve la mayoría de los migrantes. De este modo, en Perú no se generarían las condiciones de seguridad social como previsión y cobertura en salud, que sí pueden encontrar los venezolanos en Chile. Junto con ello, se han ajustado sus expectativas de crecimiento, de 4,2% a 3,7%. Algo que ha incidido en las diferentes capas de la economía.

Quienes han seguido el tema, ven cómo se va moviendo la población migrante en busca de mejores oportunidades. De ahí que muchos de los venezolanos que desean hoy ingresar a Chile, no vienen directamente saliendo de Venezuela, sino que han estado establecidos en Perú y ahora viajan más al sur por los mayores beneficios que entrega el sistema chileno.

Otro factor que ha incidido es la xenofobia -según lo nombran los mismos medios peruanos- que han debido enfrenar los venezolanos. Un caso con el que se ejemplifica esto es lo que ocurre en Cusco. En mayo, el Consejo Regional de esa ciudad aprobó una ordenanza que castiga a las empresa que despidan a trabajadores cusqueños para reemplazarlos por extranjeros en “informalidad y subempleo”. Incluso, ese tema fue abordado en una editorial del diario El Comercio, donde se señala que “aunque los promotores de la norma traten de edulcorarla aludiendo a ‘extranjeros’ en tono general, en este caso es evidente que el término no opera como otra cosa que un eufemismo para evitar hablar directamente de los migrantes venezolanos”.

También en El Comercio, una columna de Ignazio de Ferrari, «Perú, ¿país de todas las sangres?», se lee: «Normalizar esa xenofobia contra los venezolanos en el Perú significa, en términos morales, renunciar a defender a los peruanos que padecen discriminación más allá de nuestras fronteras».

En el gobierno comentan que en Chile precisamente no se han dado casos generalizados en este sentido debido a que el Ejecutivo optó por preocuparse de la política migratoria «desde el comienzo de esta administración».

La crisis migratorio en la región será uno de los temas que se tratarán el próximo martes 23 de julio, cuando se reúna el Grupo de Lima en Buenos Aires, cita a la que asistirá el canciller Teodoro Ribera.

 

 

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: