Publicado el 25 de enero, 2020

Asesor presidencial en pensiones, Augusto Iglesias: «A quien le corresponde dar el paso ahora es a la oposición»

Autor:

Pilar Molina

El ex subsecretario de previsión social explica las razones detrás de la reforma del gobierno. «Hoy día un proyecto que contemplara que todo el aumento de cotización lo administraran las AFP no es viable políticamente, no sería aprobado en el Parlamento», afirma. En ese sentido, dice que el gobierno ya modificó su propuesta original y ya sacrificó algunos aspectos relevantes. «Hoy es el minuto que la oposición dé el paso, nos demos la mano, aprobemos este proyecto y empecemos a pagar pensiones mejoradas en abril».

Autor:

Pilar Molina

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior suscríbete, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podemos ampliar nuestra labor.

SUSCRÍBETE AHORA
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

El lunes el Ejecutivo ingresó con discusión inmediata una serie de indicaciones a la reforma previsional que se encuentra en el Congreso, que en lo sustancial sube la cotización extra en un 6% para dividirla en un 3% para cuenta individual y otro 3% para ahorro colectivo. Con eso, la idea de La Moneda es beneficiar inmediatamente al 85% de los pensionados, quienes verán incrementadas sus jubilaciones dependiendo de su género, sus años de cotización, entre otros factores.

Para abordar el tema, Pilar Molina conversó en La Mirada Líbero en Agricultura con el asesor del gobierno de la reforma previsional y ex subsecretario de previsión social, Augusto Iglesias.

-¿Es muy terrible estar proponiendo un proyecto, como el que está proponiendo este gobierno, que introduce un pilar de reparto en el sistema que hoy es contributivo y solidario, y haberse «comprado» el slogan de ningún peso más para las AFP?

-Este proyecto que estamos presentando es claramente distinto al proyecto con el que se inició el debate de reforma previsional en octubre del 2018, cuando el Presidente envió una propuesta al Parlamento. Y es distinto en algunas cuestiones sustantivas, incluyendo la que mencionas. Este proyecto recurre, como herramienta para mejorar las pensiones, a las cotizaciones, esto significa que hay una parte del aumento de cotización que se va a legislar que se va a ocupar sobre todo durante los primeros años después de la reforma, para mejorar las pensiones de los 800 mil a un millón de jubilados actuales. Ahora, ¿por qué se hace esto? Básicamente por una razón de realismo político y de cambio en las prioridades. Hoy es una demanda fuerte instalada, generalizada, el hacer un esfuerzo para subir las pensiones de los que ya están pensionados, y no solo preocuparnos de las pensiones futuras, sino de los actuales pensiones, y no está en el fisco, en el presupuesto público, los recursos suficientes y necesarios para poder financiar ese aumento. No hay otra manera para responder a la demanda por subir pensiones hoy día que ocupar una parte de las cotizaciones.

-¿Y quienes dicen que siga aumentando la deuda o seguir subiendo impuestos?

-No se puede hacer, porque existen otras leyes, que son las de responsabilidad fiscal, que le ponen límites máximos a la capacidad de endeudamiento que tiene el país. Ahora, vamos a ocupar una parte del aumento de la cotización para mejorar las pensiones hoy, pero la forma que se ha diseñado hace que ese mecanismo sea absolutamente transitorio, por lo mismo me parece un error calificar al nuevo componente del sistema de pensiones que estamos introduciendo como un sistema de reparto. Es un sistema que se va a financiar con un aporte inicial del Estado de 650 millones de dólares, que se va a repartir para mejorar las pensiones de hoy. Reparto lo que me entrega el Estado, y voy a repartir una parte de la cotización. Muy rápidamente, ya el año 2025 lo que vamos a recaudar por cotizaciones es mayor que el gasto en pensiones y a partir de ese año se empieza a acumular un fondo de reserva, y ese fondo se acumula hasta niveles de 50 mil millones de dólares. De ese fondo de reserva se comienzan a pagar los compromisos futuros, a los futuros pensionados de este mismo esquema. Entonces, estamos frente a un sistema de ahorro colectivo, no personal, que no reparte el 100% de las cotizaciones.

-Lo que se hace en el fondo es neutralizar la crítica del reparto. Algo que está quebrado por el tema demográfico, que en Chile van aumentando los pasivos y los activos van bajando, y es imposible que con cada vez menos activos se financie a cada vez más pasivos… Este fondo va a tener ahorrado, y ese mayor ahorro lo va a gastar en los pasivos, cuando sean más que los activos…

-Así es, efectivamente. Si hubiésemos tratado de hacer un sistema de reparto puro habríamos conseguido no en los primeros años, pero en desde los 6 años en adelante, un aumento más alto de pensiones, pero ese aumento habría sido sostenible por 15 o 20 años a lo más y después habría habido que venir o un ajuste hacia abajo de las pensiones o un aumento mucho mayor todavía en la tasa de cotización.

Estamos frente a un sistema de ahorro colectivo, no personal, que no reparte el 100% de las cotizaciones».

-Eso es lo que pasa con el reparto, que se acaba, entonces después tienen que disminuir las pensiones…

-Así es. Ese efecto lo estamos neutralizando al hacer un sistema con un fondo de ahorro importante.

-Pero están introduciendo un elemento que no estaba hoy en el sistema, que es que hoy la plata va a las cuentas individuales, y la gente quiere  eso mayoritariamente. Este es un impuesto que se convierte en un impuesto al trabajo porque estos seis puntos porcentuales que va a subir la cotización, tres van a este sistema de reparto o ahorro colectivo…

-Hay dos cuestiones acá. Primero, reiterar que el aumento es de seis puntos porcentuales, y de esos, tres puntos porcentuales van a cuentas personales, los otros tres no se reparten, hay una buena parte que se acumula en un fondo de ahorro para pagar pensiones. Ahora, ¿por qué se optó por ese mecanismo? Además de porque necesitamos hacerlo así para poder subir las pensiones hoy día, porque la otra demanda que está instalada es por mejorar las pensiones de las mujeres y de pensionados de menores ingresos más que los de mayores ingresos. Para poder mejorar más las pensiones de las mujeres respecto de los hombres, y más las pensiones de los trabajadores de bajos ingresos respecto de los de altos ingresos, tenemos que hacer solidaridad, que significa usar una parte de la cotización de hombres y una parte de la cotización de trabajadores de altos ingresos para, en el tiempo, mejorar las pensiones de mujeres y de pensionados de bajos ingresos. Ese elemento de solidaridad no se logra exclusivamente con un esquema de cuentas individuales, y por las razones que decía, tampoco lo podemos lograr hoy día con presupuesto público, que habría sido una decisión correcta, porque no existen los recursos necesarios.

Para poder mejorar más las pensiones de las mujeres respecto de los hombres, y más las pensiones de los trabajadores de bajos ingresos respecto de los de altos ingresos, tenemos que hacer solidaridad».

-No es el proyecto original del gobierno…

-Efectivamente, este proyecto no es el proyecto que ingresó el gobierno, no es el proyecto de gobierno, porque es un proyecto que está tratando de resolver un problema que existe hoy día, lo que exige para un gobierno de minoría en el Parlamento llegar a acuerdos con la oposición, lo que exige hacer modificaciones y adaptarlo de tal manera de lograr esa apoyo.

-¿Reconoce que es un impuesto al trabajo?

-Efectivamente, sin ninguna duda la cotizaciones previsionales, y más aún cuando una parte de ella no va a una cuenta individual, tiene un componente de impuesto. Pero perdón, la alternativa sería financiar con presupuesto público, eso implica impuesto…

-Pero cuando es impuesto a la renta lo pagan los más ricos y de forma progresiva. Si se aplica a todos los que tienen contrato de trabajo se incentiva la informalidad en la cual se mueve el 30%, porque la gente va a tratar de cotizar por el mínimo…

-La principal fuente de recaudación tributaria en Chile es el IVA, no los impuestos a la renta. Y proporcionalmente el IVA grava más a los trabajadores de bajo ingreso, porque consumen una mayor proporción de su renta que los altos ingresos. Por lo tanto, la discusión es compleja, yo no quiero aparecer defendiendo un aumento del financiamiento de pensiones solidarias con cargo a las cotizaciones. Encuentro que es un segundo mejor. Encuentro que la mejor alternativa sería hacerlo con impuestos progresivos. En ausencia de esa herramienta, y frente a la necesidad de dar una respuesta hoy día a la demanda por pensiones hemos tenido que adaptar el proyecto, acercarnos a propuestas de la oposición y construir algo que tenga sentido económico, tenga lógica, sea sustentable en el tiempo, pero nos permita alcanzar este objetivo.

-Entiendo que no había otra manera de financiar las actuales pensiones y mejorarlas que a través de este mecanismo, «metiéndole» la mano a las cotizaciones, pero no era necesario que el otro 3% tampoco lo  administraran las AFP.

-El otro 3% son cuentas personales de ahorro, generan derecho de herencia si la persona fallece, al minuto de la pensión la gente va a tomar su saldo del 3%, lo va a sumar al del 10% y va a ir a comprar la pensión que quiere. Eso es un fondo de ahorro individual con todas las de la ley, la única restricción es que ese fondo lo va a administrar una entidad estatal y no las AFP.

La mejor alternativa sería hacerlo con impuestos progresivos. si mismEn ausencia de esa herramienta, y frente a la necesidad de dar una respuesta hoy día a la demanda por pensiones, hemos tenido que adaptar el proyecto, acercarnos a propuestas de la oposición y construir algo que tenga sentido económico, tenga lógica, sea sustentable en el tiempo, pero nos permita alcanzar este objetivo».

-O sea, la gente va a tener que pagar doble comisión. ¿Por qué no le permiten a la gente elegir, cuando mayoritariamente la gente quisiera que se lo administrara las AFP, que no van a cobrar un peso más?

-Este es otro aspecto del proyecto que solo se puede explicar por las restricciones políticas, y no tengo ningún problema en reconocerlo. Hoy día en Chile un proyecto que contemplara que todo el aumento de cotización lo administraran las AFP no es viable políticamente, ese proyecto no pasaría, no sería aprobado en el Parlamento y nos condenaría a quedarnos sin el aumento pensiones que necesitamos.

-¿Es mejor hacer un mal proyecto con aumento de pensiones, que no legislar?

-Es mejor hacer un proyecto menos bueno, sobre todo si lo que uno sacrifica no es tan importante como lo que logra, y en este caso, el costo de haber limitado la administración de ese 3% a un ente estatal, que está extraordinariamente regulado, que tiene un régimen de inversión que es aprobado de la misma manera que es aprobado el régimen de inversión de las AFP hoy día, etc. El costo de eso me parece mucho más bajo que el beneficio de tener un aumento de pensiones del 35%.

-La reforma que propuso la Presidenta Bachelet era menos gravosa que esta, era por cinco puntos, el reparto se extinguía. ¿Hoy día le gustaría esa reforma?

-Creo que esa reforma no es viable hoy día. Se quedó corta, dadas las demandas que hay por mejorar pensiones Ahora, hay dos diferencias sustanciales entre la propuesta actual y la propuesta del gobierno anterior. Uno, el sistema que ella proponía no contemplada beneficios de monto mínimo asegurado para las personas que cumplían con cierto número de años de cotización. Esta propuesta le asegura a todas las mujeres que tengan al menos 8 años cotización y a los hombres al menos 12; dos UF mensuales adicionales a los hombres; o 2,5 UF a las mujeres. Ese mínimo no estaba en la reforma anterior y eso se reajusta por la UF. Además, el otro era un esquema transitorio y no solo transitorio, era un esquema que decía «mire yo le voy a pagar ciertos beneficios, pero a medida que la pensión que usted obtiene con su cuenta personal vaya aumentando, yo esos beneficios se los voy reduciendo». Por eso se hacía transitorio. En este caso no hay ninguna reducción de los beneficios que va a pagar este nuevo programa, cuando aumenten los beneficios que se financien con la cuenta personal.

-Hay otra crítica que dice que al crear este nuevo sistema de ahorro colectivo, que es distinto al contributivo y al pilar solidario que financia el Estado, no se sabe cuanto se van a demorar los políticos en aumentar el porcentaje para el reparto…

-Cualquier respuesta a esa pregunta es muy especulativa, porque estamos hablando de cosas que quizás podrían pasar en algunos, no sé cuánto años futuro. Ese mismo temor existió cuando se creó el sistema de administradores fondo pensiones con las cuentas personales, y lo que sucedió la práctica es que la combinación del derecho de propiedad, más un conjunto de reglas de inversión y de reglas de administración, que probaron ser muy eficientes, han evitado durante estos 40 años, por lo menos, que a ese fondo de pensiones se le meta la mano. Estamos teniendo mucho cuidado de diseñar las reglas de operación de esta parte de cuentas personales administradas por la entidad pública con la misma lógica: separación del patrimonio que administran, del patrimonio de la entidad administradora, un directorio o un consejo de esta entidad administradora que replica bastante el modelo del Banco Central, es un consejo muy autónomo.

-Pero estamos haciendo una nueva Constitución y no se sabe con qué quórum y cómo van a cambiar todas estas reglas, que pueden definir si mi 3% de cotización que va a administrar este ente público, por mayoría simple, lo va a administra el fisco…

-Una nueva Constitución en teoría podría cambiar todo… Yo no quiero minimizar el mayor riesgo de una administración estatal versus lo privado. Tampoco quiero evadir que personalmente pienso que la administración privada competitiva de los fondos puede resultar más eficiente e incluso más fácil de fiscalizar para el Estado que fiscalizarse a sí mismo. Pero de nuevo, estamos en el mundo de la realidad, de la necesidad de llegar a una acuerdo que permita mejorar las pensiones, y con esas restricciones tenemos que hacer un diseño que haga los menores riesgos posibles.

Hoy es el minuto que la oposición dé el paso, nos demos la mano, aprobemos este proyecto, empecemos a pagar pensiones mejoradas en abril y sigamos conversando sobre otros posible perfeccionamientos al sistema».

-¿Menos riesgos o el menor daño posible?

-Que exponga el nuevo sistema el menor riesgo posible de uso malo de la forma. Y en eso estoy tranquilo en el sentido de que el diseño institucional que se ha dado, que está en el proyecto de ley, acota, minimiza, disminuye la probabilidad de los riesgos que está señalando. No lo elimina, en el futuro podría pasar cualquier cosa, pero lo acota sustancialmente.

-¿Pero reconoce que subir 6 puntos la cotización, y que una parte importante no se vaya a cuentas individuales, va a aumentar la informalidad?

El efecto sobre el empleo del aumento cotización es una las consideraciones que más se ha tenido presente en el minuto de diseñar esto y eso explica, por ejemplo, que el aumento vaya a ser extraordinariamente gradual en el tiempo. Nos va a tomar 12 años completar el aumento de los 6 puntos. En condiciones económicas normales ese plazo es lo suficientemente extendido.

-¿No hay ninguna posibilidad que la gente pueda elegir que ese 3% se lo sigan administrando las AFP? ¿Hay que cumplir con la consigna de la oposición?

-No me gustaría adelantarme a lo que pueda pasar en el debate parlamentario que está empezando. Todos estos son temas que se han discutido y conversado. Las circunstancias han cambiado. Esta fue una discusión cuando se ingresó la primera indicación que establecía la administración de una entidad pública, para en ese minuto el aumento de cotización del 4%, eso fue antes de la crisis social, antes de que hablaremos de un aumento del 6%, hoy estamos hablando de un proyecto distinto que genera un diálogo distinto, por lo tanto me quedo aquí.

-Y con tanta concesión, ¿tienen algunos de los votos de la DC?

-Toda la oposición prácticamente sin excepción ha reconocido ya que en los dos primeros días de debate de este proyecto en la Cámara de Diputados el gesto que ha hecho el gobierno y los pasos concretos que ha hecho el gobierno por construir un proyecto con características distintas, que convoca a un apoyo, y lo han señalado así. Dicho eso, al que le corresponde dar el paso ahora es la oposición. El gobierno ya modificó su proyecto original, ya sacrificó algunas cosas que nos parecen importantes para conseguir esta reforma que mejora la pensión hoy día. A quien le toca hoy día dar el paso es a la oposición. Si la oposición da ese paso hoy día tenemos proyecto y empezamos a pagar pensiones mejorado en abril de este año.

-¿Cuánto está gastando el Estado en el pilar solidario?

-El Estado está gastando aproximadamente un 1% en el Pilar Solidario producto de la reforma que se aprobó en diciembre recién pasado, que mejoró mucho los beneficios del pilar solidario. Vamos a pasar aproximadamente a un 1% del producto, gastando en el pilar solidario, que son alrededor de 4.500 millones de dólares anuales, y esa parte de la reforma se hizo. Esta segunda parte apunta a la clase media a las mujeres, y hay que aprobarla ya. Hoy es el minuto que la oposición dé el paso, nos demos la mano, aprobemos este proyecto, empecemos a pagar pensiones mejoradas en abril y sigamos conversando sobre otros posible perfeccionamientos al sistema.

*Versión editada escrita de la entrevista a Augusto Iglesias.  Si quieres verla completa, revisa el video.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior suscríbete, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podemos ampliar nuestra labor.

SUSCRÍBETE AHORA

También te puede interesar: