Publicado el 15 agosto, 2020

Alfredo Moreno: «La misma violencia hacia agricultores y camioneros también se expresa respecto de comunidades que quieren progresar»

Autor:

Pilar Molina

El ministro de Obras Públicas, quien desde Desarrollo Social lideró los diálogos para forjar un acuerdo por la paz y el desarrollo en la zona, conversa sobre la situación en el sur del país. «No hay nada que pueda justificar la violencia. La violencia solo trae más violencia, eso hay que detenerlo de raíz, y nadie tiene el derecho ni por la causa más justa, de tomar la vida o los bienes de otra persona», afirma.

Autor:

Pilar Molina

¿Debiese llegar a más gente El Líbero?

Si tu respuesta es afirmativa, haz como cientos de personas como tú se han unido a nuestra comunidad suscribiéndose a la Red Líbero (0.5 o 1 UF mensual). Accederás a eventos e información exclusiva, y lo más más importante: permitirás que El Líbero llegue a más gente y cubra más contenido.

SUSCRÍBETE AHORA
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

La violencia en el sur del país ha recrudecido estos últimos meses. En junio y julio hubo 250 atentados en La Araucanía, Los Ríos, Los Lagos y Biobío. El descarrilamiento de un tren de carga en Collipulli, las tomas de municipalidades y la destrucción de antenas de telecomunicaciones, son algunos de los hechos que se han visto en la macrozona sur.

Sobre este tema conversó la periodista Pilar Molina, durante el programa Mirada Líbero en Agricultura, con el ministro de Obras Públicas, Alfredo Moreno, quien, mientras estaba a la cabeza del ministerio de Desarrollo Social tuvo un importante rol liderando los diálogos para forjar un acuerdo por la paz y el desarrollo en La Araucanía.

-¿El escalamiento de la violencia en el sur del país es producto de la falta de políticas del gobierno en la zona, o más bien responde a la dinámica de minorías radicalizadas?

-El problema en La Araucanía es muy profundo, tiene muchísimo tiempo, décadas, muchos podrían decir que tiene siglos. Y, por tanto, no tiene hoy una causa, tiene múltiples, algunas se urden en la historia, otras en los dolores que se han causado durante los años para todas las partes. Hoy las partes tienen legítimo derecho a considerar que a ellos, a su familia, a sus bienes les han producido un daño, pero esto les sucede a todos y a cada uno, y tiene legítimo derecho de tener molestia, odio, rabia con respecto a otros, y deponer eso después de mucho tiempo es muy difícil. Pero la gente pierde la memoria. Cuando el gobierno del Presidente Piñera ingresó al gobierno en marzo de 2018 la operación Huracán había sido en el mes de febrero, el gobierno anterior no tomó ninguna medida respecto de lo que ahí había sucedido. El Presidente, la primera medida que tuvo que tomar fue cambiar al general director de Carabineros y a una cantidad enorme de altos oficiales, incluyendo a todo el alto mando de La Araucanía, incluyendo a todos los oficiales de inteligencia de esa zona.

-¿Y el caso Huracán tuvo el efecto de desprestigiar la labor del gobierno en la zona? 

-Y la de carabineros, que es una institución de primer orden y fundamental en cualquier lugar y particularmente en un lugar donde se vive lo que se vive ahí. En segundo lugar, teníamos a Celestino Córdova en huelga de hambre, y llevaba ya mucho tiempo. Teníamos atentados todos los días, no he visto los números, pero así al ojo, diría yo, en ningún caso menos de los que tenemos hoy día, probablemente más. En un día recuerdo tuvimos atentados en cuatro regiones al mismo tiempo, en este momento solo estamos teniendo en tres todavía, porque recién tuvimos en Valdivia, estábamos en dos, en el Bío Bío y en La Araucanía…. y llegamos a tener en cuatro. Y esa situación fue posible superarla, entendiéndose las partes cuál era el problema que había de fondo en esa huelga, porque esta huelga de hambre hay que resolverla naturalmente. Hay que entender qué es lo que sucede. Durante mucho tiempo no tuvimos atentados, así que creo que el diálogo… claro que es difícil, muy difícil, tuvimos después cosas que agravaron la situación como lo sucedido con Camilo Catrillanca obviamente…

-El asesinato de Camilo Catrillanca en noviembre 2018 tiró a la basura toda la política que tenía el gobierno en la zona, y eso fue irreversible.

-Pienso que sin duda la alteró, pero si uno mira la historia ha habido varios casos, recién mencionaba el caso Huracán, donde no se había matado a nadie, pero se pretendía meter preso a unas personas que, independiente que fueran culpables o inocentes, las pruebas eran falsas, donde todo era una cadena de mentiras, y había varias personas involucradas según se ha ido comprobando… Bueno, todo eso evidentemente que produce desconfianza, rabia, distancia y muchos problemas. Pero esa es la historia que aquí sucede, mira lo que le sucede a la familia Luchsinger, que sufrió un drama como que te quemen a tus padres vivos dentro de la casa, dos personas ancianas que no podían defenderse, y luego fueron ellos los que permitieron que Celestino Córdova pudiera salir, ellos fueron los que dijeron “nosotros no queremos venganza, queremos justicia, si él tiene el derecho, como otras personas u otros reos, a tener una salida, que vaya y vuelva, porque queremos que cumpla su condena, nada más, lo que la la ley corresponde, pero tampoco queremos que se les aplique una cosa que sea más dura o más blanca que a otro». Hay gente que ha hecho cosas extraordinarias, como (Aniceto) Norín o como Luchsinger.

Eso ha generado zonas y lugares donde esto se mezcla con otras cosas, con el robo de madera en cantidades importantes, con la droga, con otro tipo de delincuencia, con el narco, que viene de otros lugares, con mucho armamento».

-Pero yo no recuerdo haber visto este nivel de confrontación, los camioneros y organizaciones gremiales amenazaron, dicen que no hay Estado de Derecho, y el enfrentamiento con los civiles. Algunos alegan racismo y presos políticos, y del otro lado, terrorismo y desprotección total frente al Estado…

-Efectivamente la gente tiene mala memoria, porque cada uno está preocupado de sus casos, pero en el caso de los camioneros, por ejemplo, organizaron una marcha a Santiago antes de terminar el gobierno de la Presidenta Bachelet y trajeron los camiones quemados para que Santiago y el país vieran los que les pasaba a ellos, el drama que vivían. Fueron a llevar los camiones y los pusieron algunos de ellos al frente de La Moneda, fueron atacados mientras iban hacia allá con bombas molotov por personas en la Alameda. Por eso digo, el problema no nació hoy, por supuesto que estamos en un momento duro, difícil, muy complicado, porque además los puentes que se habían construido están cortados, hay que reconstruirlos, hay que hacerlos de nuevo, pero es la tarea que hay que hacer. La situación no es la situación de hoy, la situación que se vive en La Araucanía es desde hace mucho tiempo. Y con un cambio muy sustantivo, esto dejó de ser una situación regional, donde la gente veía esto como lejos, hoy la gente lo ve cerca, importa lo que sucede en La Araucanía, importa lo que sucede con los camioneros y con la causa mapuche, 75% de las personas, independiente que conozcan poco o mucho lo que ahí sucede tiene una percepción positiva de lo que hay que hacer con la comunidad mapuche y cómo hay que ayudarle. En esto Chile ha hecho un vuelco enorme y esto también trae elementos para poder trazar el camino hacia adelante.

-¿Y los loncos que negociaron con usted y se sentaron a dialogar? El lonco Aniceto Norín, que es el presidente del Consejo de Loncos Autónomos de Wallmapu, ha denunciado que hoy no hay presos políticos, refiriéndose a los que están en huelga de hambre, y que el gobierno tiene que buscar conversar con las autoridades tradicionales y con los machis que viven verdaderamente en su territorio y en su comunidad, y no con quienes dicen ser dirigentes, pero que en realidad están influenciados por el PC, los narcos y reciben financiamiento de afuera. ¿Es viable todavía constituir un diálogo, dejando fuera a los violentistas?

-En primer lugar, decir que Aniceto Norín es una persona que merece todo mi aprecio, cariño, es mi amigo, es una persona extraordinariamente valiente. Este no es el primer atentado que tiene, cuando estábamos trabajando juntos también fue afectado. Ahora le iban a incendiar su casa, y terminaron incendiándole la máquina que estaba al lado, la otra vez le iban a incendiar la casa y terminaron incendiando una construcción, y afortunadamente en ambos casos sintieron a las personas y pudieron defenderse…  Son personas extraordinariamente valientes, y no solo en este sentido de poder soportar un atentado, sino que son valientes en sus vidas. Son personas que han decidido llegar a ellos y a su comunidad por el camino de avanzar. Piense usted que él estuvo preso 5 años, y posteriormente después la Corte Interamericana decretó que había sido un juicio injusto, y el Estado de Chile lo tuvo que indemnizar, y la indemnización que recibió, que fue importante, él en vez de quedarse con ella la dedica a su comunidad, él financia la posta, construyó la escuela, todo lo puso para otros, y hace mucho bien.

Aniceto Norín es una persona que merece todo mi aprecio, cariño, es mi amigo, es una persona extraordinariamente valiente».

-Pero se sienten abandonados, igual que el lonco José Cariqueo, que le mataron dos hijos en el verano, porque había emprendido un negocio transportista que le daba servicio a las forestales y lo consideraron traidor. Y el alcalde Juan Carlos Reinao que también está amenazado de muerte. ¿Qué pasa con todo ese mundo que quiere colaborar, pero al final es víctima?

-Yo mantengo contacto con todos ellos, y merecen no solamente la protección, requieren y tienen todo el apoyo, porque ellos están en la senda que es la correcta. Y efectivamente estas situaciones como las que vemos hoy hacen su tarea y su vida muy difícil… En el caso del Lleu Lleu las comunidades con las que trabajábamos, y que han continuado trabajando en el desarrollo, también han sido atacados por los violentistas. La madre de Marileo también la mataron, esto fue hace poco. La gente ve los ataques a los camioneros, a los agricultores, pero también esa misma violencia se expresa respecto de las comunidades que quieren progresar. La violencia es dramática para todos los que viven en La Araucanía, para todos.

-¿Cuánto complica al gobierno la decisión de la Corte Suprema de rechazar el amparo presentado por Celestino Córdova para cumplir parte de su condena por el asesinato del matrimonio Luchsinger en su comunidad?

-Yo no soy quien está en ese tema, ahí está trabajando el ministro de Justicia, pero pienso que no lo complica en nada, porque vuelvo a recordar que esto ya lo vivimos, ya pasamos por la huelga de hambre, y estas cosas se tienen que resolver bien, se tienen que resolver en forma justa. Aquí hay una condena que hay que cumplir, como todos los chilenos, mapuches o no mapuches, como todo el mundo, por este crimen.

-¿Y hay que dar facilidades a través de Gendarmería, como salidas, por ejemplo? ¿Esa es la manera de tratar estos casos o usted sería partidario de que hubiera una cárcel para las etnias como está proponiendo la oposición e incluso la UDI?

-Esto, como le digo, la solución específica la tienen que buscar quienes están en esto, pero para ir al fondo del asunto, porque en estos temas las cosas no se entienden, se entiende que estas son cosas para resolver. Más allá de resolver estas cosas, vuelvo a insistir, tienen que resolverse con la cosa correcta y justa. Y aquí hay una condena que hay que cumplir y hay también facilidades carcelarias que establece el reglamento para todos, y que de acuerdo a las normas que tiene Chile y la mayoría de los países en el mundo, esas normas de las facilidades carcelarias tienen que ajustarse a las creencias y a la cultura de cada persona. Por ejemplo, si un reo, sujeto a que va con un guardia, sujeto a que ha tenido buena conducta, en fin y su hija se casa, le dan permiso, aunque está condenado a 20 años, le dan permiso para ir al matrimonio, asiste, va controlado, y luego vuelve al penal, y sigue con su condena. Esto pasa todos los días, se entregan miles de permisos a lo largo del tiempo, no es una cosa inusual, es una cosa regular. El reglamente, de acuerdo a las normas internacionales, debiera haberse ajustado, y así lo afirmó Chile en los tratados que firmó, y es lo que sucede en el mundo, a que cosas equivalentes en distintas culturas, también tengan un mismo tratamiento… Por ejemplo, en el caso que me tocó a mi conocer, ir al rehue era una cosa que nadie entendía, yo tampoco. ¿Por qué a una persona le iban a tener que dar permiso para ir a una cosa en su casa, donde tenía que recuperar una energía? ¿De qué se trata? La gente creía que era un engaño… bueno, en realidad, dentro de lo que es su cultura, su religión, su forma de ver la vida, eso es así, fue y volvió y se terminó el problema, y no hubo ninguna dificultad, no hubo manifestaciones, nada.

Aquí lo que hay es una incomprensión y una falta de entendimientos de las posiciones de cada una de las partes, por la lejanía, por los dolores que han pasado».

-¿Pero usted considera que está pendiente el adaptar bien el sistema penitenciario a lo que establece el convenio 169 o está adecuado hoy?

-Entiendo que el propio Ministro Larraín así lo ha señalado, y entiendo que están trabajando en ese tema. No estoy en el detalle, pero este es un trabajo que él lo tiene muy claro, que Chile lo tiene muy claro, que teníamos un atraso hace un año atrás, no sé hoy en qué estado está, pero el punto más interesante no es si está o no está el reglamento. El punto que tenemos que entender es que aquí lo que hay es una incomprensión y una falta de entendimientos de las posiciones de cada una de las partes, por la lejanía, por los dolores que han pasado, y muchas cosas que no deberían tener un crecimiento importante terminan siendo un problema grave por falta de entender qué es lo que sucede y poderlo tratar a tiempo.

-Y si a usted le dieran una varita mágica, ¿qué cosas, qué sueño podría cumplir hoy día en relación a este conflicto? ¿Crear el consejo indígena, darles participación con escaños reservados en el Congreso, qué cosas?

-Creo que todo eso son cosas que pueden ser importantes o pueden no serlo tanto, en la medida en que son más bien formas de expresar cuánto nos importa. Por ejemplo, hoy día el tema indígena se lleva a través de un ministerio de Desarrollo Social, si se crea un ministerio indígena, como es lo que está propuesto, bueno, el cambio material, físico, uno podría decir que no va a pasar nada, entre que haya un subsecretario que lo mire, o un encargado, o la Conadi, o un ministro, uno podría decir ¿pero bueno, cuál es el cambio?.. El cambio es muy importante desde el punto de vista de que estamos poniendo el tema al nivel más importante que lo puede tratar el Estado. los temas que realmente son de vital importancia, bueno, eso lo ponemos en una persona que trabaje directamente con el Presidente de la República, para que toque esos temas.

-¿Y en el tema del reconocimiento constitucional, es posible que sigamos discutiendo eso?

-La misma cosa, el problema es que en eso podemos enfrascarnos en una discusión eterna sobre cuál es el lenguaje que hay que usar y qué significa, y que implica, todas cosas que son importantes, pero que oscurecen el sentido más profundo del tema, y que por eso digo, esto no es una cosa de que se mande una ley y se resuelve el problema, estos es parte de un proceso de acercamiento, de entendimiento, de diálogo… el preocuparse de cómo se hacen las cosas, no solamente de qué es lo que hacemos, sino que de cómo. Esto es una cosa que tiene que surgir, de que esto es parte de la solución que estamos encontrando entre todos. Me parece que son muy buenos instrumentos, si reflejan avances en el reconocimiento verdadero del problema, de las dificultades, y mutuamente, por supuesto.

-¿Y el hecho de que no avancemos nada en esta materia, puede justificar al final este nivel de violencia que estamos viviendo hoy, que radicaliza a las minorías que son, de por sí, más propensas a la violencia?

-No hay nada que pueda justificar la violencia, nada que justifique tomar la vida ni los bienes de otros. Y más aún, desgraciadamente todo eso ha generado zonas y lugares donde esto se mezcla con otras cosas, con el robo de madera en cantidades importantes, con la droga, con otro tipo de delincuencia, con el narco, que viene de otros lugares, con mucho armamento… empieza a funcionar además, cantidades de dinero que por supuesto ahí no existen, y la situación se va complicando, va tomando otros caracteres, y donde la causa se empieza a oscurecer y pasa a ser un título, un adjetivo para mantener la cosa, pero lo que la mantiene son otras cosas. Así que la violencia solamente trae más violencia, lo estamos ya experimentando en La Araucanía, uno de los peores signos que hemos tenido es que ya la gente siente que no tiene la seguridad suficiente, y se toman la justifica por sus manos. Eso es muy serio. La violencia solo trae más violencia, eso hay que detenerlo de raíz, y nadie tiene el derecho ni por la causa más justa, de tomar la vida o los bienes de otras personas.

-¿Y qué tan lejos estamos de que se puedan constituir grupos completamente independientes e inmunes al Estado de Chile, tipo FARC en Colombia, que vivían del narco terrorismo? Porque son zonas que no tienen el suficiente acceso, sin seguridad…

-Creo que estamos bastante lejos de eso, pienso que se parece más a zonas que tienen tomadas en ciudades como Santiago y otros lugares. Hay lugares donde los narcos los toman, no entra la policía, y la ley del más fuerte comienza a imperar, y en esos lugares a la gente no le queda otra que vivir de acuerdo a esas reglas. Y el Estado no puede permitir eso, porque de ahí en adelante, esas personas, aparte de vivir una tortura, tienen todo tipo de delitos. Esto, por supuesto que tiene este carácter policial, de inteligencia, pero este no es un problema que solo tenga ese carácter, esto tiene que mirarse en su totalidad.

-¿No solo es un problema de orden público?

-Por eso digo, el problema del orden público está en todas partes, la pregunta que uno tiene que hacerse es por qué aquí es mucho más grave.

La inversión del ministerio de Obras Públicas el próximo año va a ser 50% más grande de lo que ha sido hasta ahora. La inversión pública va a crecer 30%, o sea es un desafío grande».

-¿Cuándo comienza el plan de reactivación por 3 mil millones de dólares, para tratar de recuperar parte de los 3 millones de empleos perdidos?

-El pan es mucho más que 3 mil millones de dólares, solo el plan de inversiones públicas son 4 mil quinientos millones de dólares, a lo cual se une inversión privada en obras públicas, que suma otro tanto, y por tanto hay dos mil millones de dólares que van a ir a subsidios al empleo para que empresas privadas contraten a personas. Hay apoyo también a empresas pymes para que puedan también reemprender, partir de nuevo, a través de ayudas tributarias, depreciación instantánea, en fin. Aquí tenemos un problema enorme, tenemos varios millones de personas que van a requerir de un empleo… afortunadamente la salud está mejorando, pero eso va a hacer patente este problema, la gente va a empezar a salir, ya las ayudas del Estado empiezan a terminar, que han permitido que la gente esté en su casa, pero tenga un ingreso, y eso significa que hay que recuperar la economía, recuperar el empleo. Y eso lo que hace es dar este apoyo. Algunas de las cosas ya están caminando, el Presidente en los próximos días va a hacer el anuncio del detalle de cómo va a ser esto. Algunos proyectos ya están en el Congreso, otros se van a enviar, en lo que refiere al programa de inversión en obras públicas, con fondos públicos y privados, que es lo que me toca coordinar, y que incluye a varios ministerios, eso ya está caminando. Son centenas de proyectos que se van a empezar a ejecutar. Solo para dar una idea, el presupuesto, la actividad, la inversión del ministerio de Obras Públicas el próximo año va a ser 50% más grande de lo que ha sido hasta ahora. La inversión pública va a crecer 30%, o sea es un desafío grande. Hay que hacer obras en todo Chile para poder darle oportunidades a mucha gente. Esto se va a empezar a notar hacia fines de año y particularmente el año 2021, cuando esas obras comiencen a dar trabajo, y en paralelo, van a ir estos subsidios para que también las empresas privadas comiencen a contratar.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

¿Debiese llegar a más gente El Líbero?

Si tu respuesta es afirmativa, haz como cientos de personas como tú se han unido a nuestra comunidad suscribiéndose a la Red Líbero (0.5 o 1 UF mensual). Accederás a eventos e información exclusiva, y lo más más importante: permitirás que El Líbero llegue a más gente y cubra más contenido.

SUSCRÍBETE AHORA

También te puede interesar:

Cerrar mensaje

¿Debiese llegar a más gente El Líbero?

Si tu respuesta es afirmativa, haz como cientos de personas como tú se han unido a nuestra comunidad suscribiéndose a la Red Líbero (0.5 o 1 UF mensual). Accederás a eventos e información exclusiva, y lo más importante: permitirás que El Líbero llegue a más gente y cubra más contenido.

Suscríbete