En agosto, Estados Unidos retiró temporalmente 123 aviones C-130 tras descubrir grietas en sus alas. Esto motivó a que Chile también hiciera un chequeo en este tipo de aeronaves. No se encontraron problemas e incluso se cambiaron hélices de varios aviones. La capacidad de los Hércules y la vasta experiencia de sus pilotos hacen aun incomprensible lo ocurrido el lunes cuando se perdió contacto con el avión. «Nada está descartado» y «es absolutamente raro lo que pasó», son frases que se repiten en Defensa y en las Fuerza Aérea. La anómala situación llevó a que desde el ministerio solicitaran la cooperación de los servicios de inteligencia de las distintas ramas de las Fuerzas Armadas.

 

 

Seguir leyendo