Si fueran coherentes con la defensa de los que menos tienen, los superhéroes de la desigualdad deberían estar empujando el crecimiento.
Publicado el 13.10.2014
Comparte:

Lo dijo la presidenta Bachelet cuando era candidata -“el gran problema de Chile es la desigualdad”-  y un coro la vitoreó poniendo las diferencias de ingreso como eje casi exclusivo de las reformas. ¿Dónde están estos superhéroes de la desigualdad ahora que las cifras macroeconómicas muestran implacablemente, una tras otra, que los  más golpeados por la desaceleración son los que menos tienen?

En empleo, el mayor golpe se lo han llevado las pymes, que perdieron 32 mil empleos sólo entre junio y agosto de este año, mientras que las grandes empresas crearon casi 14 mil puestos de trabajo en ese mismo período, según cifras de Fuerza Emprendedora. El mercado laboral está difícil para todos, pero más para algunos que para otros.

En inflación, el IPC de los últimos 12 meses es 4,9%, sin embargo, la variación de la canasta de alimentos y bebidas alcanzó casi al doble, con un 8,3%. Para las familias de menores recursos, la comida representa el 32% del ingreso de sus hogares, porcentaje que baja a un 12 % en los hogares de mayores recursos del país. Todos pierden poder adquisitivo, pero algunos más que otros.

Si fueran coherentes con la defensa de los que menos tienen, los superhéroes de la desigualdad deberían estar empujando el crecimiento. Pero no lo hacen con convicción ni con medidas concretas. Por el contrario, les acomoda minimizar el impacto de la desaceleración porque ésta deja en evidencia que el primer problema es la pobreza y vulnerabilidad.

¿Cómo ante el impacto diferenciado que tiene la situación macroeconómica en diferentes sectores de la población siguen anunciando reformas laborales que dan la espalda a los que no tienen empleo al rigidizar las condiciones de trabajo y que insistan en proyectos educacionales en el Congreso que poco o nada tienen que ver con lo que pasa en las salas de clases de los niños que más lo necesitan? ¿O que se embarquen en reformas que suman más incertidumbre a la ya escasa inversión, como las reformas a los derechos de agua o los cambios en el sector salud? ¿Superhéroes del slogan no más?

 

Marily Lüders, Foro Líbero.

 

 

FOTO: CRISTOBAL ESCOBAR/AGENCIAUNO