Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 04 de enero, 2018

Un triste aniversario

Esperamos que en marzo, luego de que se conozca un nuevo veredicto sobre el crimen de los Luchsinger Mackay -del cual hoy se cumplen cinco años-, cambien las señales que se han dado en La Araucanía por tanto tiempo.
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Hoy se conmemora uno de los hechos que ha marcado en mayor medida la historia reciente del denominado conflicto mapuche. El quinto aniversario del asesinato del matrimonio Luchsinger Mackay cambió el rumbo de la problemática, profundizando el clima de violencia y temor para los habitantes de la zona sur de nuestro país.

La incuestionable crisis que se ha desencadenado en La Araucanía y sus alrededores se caracteriza por una preocupante falta de reconocimiento sobre la gravedad de los hechos —es decir, manifestaciones de carácter terrorista— y por una sensación de abandono por parte del Ejecutivo. Sin duda los ataques y hechos violentos vividos en los últimos años son realizados por una minoría mapuche que no duda en utilizar la fuerza como elemento de reivindicación política, alentada ciertamente por la total impunidad de sus actos.

Durante 2017 vimos la dificultad para sancionar a quienes cometen actos de tipo terrorista y los problemas para investigar a estos grupos radicales. En septiembre se llevó a cabo un operativo policial donde se logró detener a ocho cabecillas vinculados a los grupos extremistas que operan en La Araucanía —pertenecientes a la Coordinadora Arauco Malleco—, pero en menos de un mes fueron puestos en libertad, ya que la jueza de garantía no estimó que existieran fundamentos de su participación que justificaran prisión preventiva. Esto, a pesar de que sus biografías y antecedentes previos mostraban lo contrario y los vinculaban a ataques incendiarios.

Asimismo, a fines de octubre pasado, en la lectura del veredicto del caso Luchsinger Mackay, los magistrados hallaron insuficientes las pruebas de la Fiscalía para acreditar la culpabilidad de los 11 imputados. El juez explicó que las pruebas periciales y las declaraciones de los testigos no eran suficientes  para demostrar el carácter de terrorista del ataque, por lo que toda la acción judicial se desestimó y se absolvió de todo cargo a los acusados, al no ser probado el doble dolo.

Frente a este fallo, tanto la familia como el Ministerio Público y el gobierno decidieron presentar recursos de nulidad. La Corte de Apelaciones acogió los tres recursos interpuestos, lo que ha dejado sin efecto la absolución anterior dictada por el Tribunal Oral en lo Penal de Temuco. De esta forma, el nuevo juicio comenzará el próximo 26 de febrero con un panel de jueces diferente al liderado por José Ignacio Rau, pero con las mismas pruebas y declaraciones, donde se deberán aprobar o rechazar el carácter terrorista y la participación de los imputados en los hechos.

Esperamos que en marzo, luego de que se conozca un nuevo veredicto sobre este emblemático crimen, cambien las señales que se han dado en La Araucanía por tanto tiempo. Es necesario acabar con la violencia para avanzar en otras demandas de la región y los pueblos indígenas, lo que por fin llevará a la paz social.

 

Antonia Vinagre, Libertad y Desarrollo

 

 

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: