La tarea se le viene dura a la selección chilena para clasificar y también a la economía del país para salir del estancamiento. En un año más la historia puede ser diferente, con pasajes a Rusia y la economía habiendo dejado lo peor atrás. Pero eso depende de nosotros, de si le encontramos solución.
Publicado el 18.09.2016
Comparte:

Lo crean o no, este año como nunca tiene al 18 en el ADN de Chile. Puede ser coincidencia, pero múltiples cifras económicas, políticas y futboleras se encuentran relacionadas con este número que a esta altura parece mágico.

18 son los puntos que le faltan a la selección chilena para clasificar directo a Rusia. Este será el gran tema de los asados dieciocheros. Pero tranquilidad, porque este es un número que le viene bien a la historia del deporte chileno, pues 18 son los títulos de Marcelo Ríos, los goles de Marcelo Salas en eliminatorias (máximo goleador histórico chileno en ese apartado) y el día de junio en que Chile eliminó al campeón del mundo en el Maracaná. La tarea se ve difícil, pero seguramente de las discusiones parrilleras saldrán soluciones tácticas, esquemáticas u otras que podrán enviar al profe Pizzi y así salir adelante con el sueño de un tercer mundial consecutivo.

Este mismo número también marca la situación que enfrenta tanto la economía como la política chilena, con un duro camino para salir adelante:

1.8% de crecimiento lleva la economía chilena este año. Salvo la crisis asiática y la subprime, de mantenerse esta cifra la economía chilena tendría el menor crecimiento desde principios de los ochenta, época en la cual tuvimos una gran crisis bancaria.

1.8% ha caído el producto tendencial del país en los últimos tres años de acuerdo al comité de expertos. Eso quiere decir que la economía, y nuestros salarios a la larga, crecerán menos que lo que esperábamos. Qué decir de las pensiones que dependen de los salarios de hoy. De seguir esta tendencia, nos quedaremos sin crecimiento en unos años más.

1.8% ha disminuido la inflación subyacente en los últimos doce meses. La inflación ha dejado de ser un problema para los consejeros del Banco Central, que pueden pasar las fiestas patrias celebrando con tranquilidad luego de meses tratando de bajar el ritmo de expansión de los precios.

1.8% es el aumento de la fuerza de trabajo, los que quieren trabajar. Lamentablemente ellos no encuentran puestos para trabajar, pues en el último año solo se han creado 11 mil nuevos empleos asalariados. Por tanto deben contentarse con buscar trabajo por cuenta propia, los cuales van desde choferes de Uber hasta entrenadores de Pokemon Go.

-18 puntos es el nivel de pesimismo de los consumidores, de acuerdo al último IPEC. Ojalá que tanta celebración dieciochera les suba el ánimo y el consumo recupere algo de dinamismo.

18% es la aprobación del gobierno en la encuesta Cadem de la última semana de agosto. La reforma tributaria y la laboral tuvieron el mismo 18% de aprobación. Pero la oposición tampoco brilla por su gran respaldo, ante lo cual no será de extrañar que en estas elecciones municipales los vocales de mesa no tengan mucho trabajo contando votos.

18% de los encuestados por Adimark prefiere a Sebastián Piñera de Presidente, con larga ventaja sobre Ricardo Lagos Escobar, Alejandro Guillier y Optimus Prime. La carrera está abierta, y cualquiera puede ganar, excepto Optimus, y así asumir el sillón presidencial, cómo no, el año 2018.

La tarea se le viene dura a la selección chilena para clasificar y también a la economía del país para salir del estancamiento. En un año más la historia puede ser diferente, con pasajes a Rusia y la economía habiendo dejado lo peor atrás. Pero eso depende de nosotros, de si le encontramos solución. Dejemos de lado las camisetas de los clubes y los partidos políticos, buscando una mejora nacional. Total entre tanto chileno algo saldrá, pues aunque el INE aún no puede ponerse de acuerdo en cuántos somos, el número mágico indica que llegamos a los 18 millones.

 

Andrés Osorio, economista Econsult.

 

 

FOTO: SEBSTIAN BELTRAN GAETE / AGENCIAUNO