Como bien dijo una filósofa amiga: Todo conflicto, al final, se basa en un malentendido. ¿Cuántos malentendidos no habrá generado la coartada comunicación que restringían los 140 caracteres? Probablemente muchos.
Publicado el 27.11.2017
Comparte:

Si a usted detesta Twitter, lo más probable es que le importe un comino el aumento de 140 caracteres a 280 en sus mensajes; pero si usted es usuario de la red social, ahí cambia la cosa.

Por una parte, se han oído voces que declaran la muerte de Twitter y que probablemente son de quienes ven el vaso medio vacío. También podemos ver el vaso medio lleno y sentir que se nos abre una oportunidad o varias oportunidades.

Hay oportunidades si pensamos que más espacio nos lleva a leer más. En una sociedad donde casi habíamos perdido el hábito de leer más allá de la capa superficial, puede ser un buen ejercicio; porque debemos reconocer que el doble de caracteres nos permite dar algo más de sentido a lo que se dice y comunicar una idea u opinión más completa.

Ya que se ha demostrado que la tecnología y el mundo digital han acrecentado la inteligencia humana, este puede ser un buen ejercicio. Cuando leemos tenemos la posibilidad de desplegar nuestra capacidad de análisis, síntesis y visión crítica. Siempre para poder avanzar a niveles superiores de civilización en las sociedades es esperable poder ejercitar y desarrollar estas tres habilidades básicas del pensamiento que mejoran la comunicación y el entendimiento.

Como bien dijo una filósofa amiga: Todo conflicto, al final, se basa en un malentendido. ¿Cuántos malentendidos no habrá generado la coartada comunicación que restringían los 140 caracteres? Probablemente muchos.

Por su parte, nuestro insigne empresario tuitero Andrónico Luksic dijo: “Twitter amplía a todos los usuarios límite a 280 caracteres. Me parece increíble! Espero que ahora sea más fácil redactar cada tuit, luego de 10 meses de aprender a escribir corto y conciso! Los esfuerzos tendrán que estar en no aburrirlos. Saludos y a aprender Twitter ampliado!”

A pesar del vaso medio lleno anteriormente descrito, existe un vaso medio vacío y es el filtro que nos aplica Twitter para mostrarnos lo que asume nos interesa de acuerdo a nuestro habitual comportamiento en la red social. Este mecanismo que se nos aplica creo que resta al desarrollo de nuestra inteligencia, porque sólo tenemos un acceso parcial a la información. El Twitter de un comienzo, en el cual uno encontraba todo el abanico de opiniones respecto de una realidad, era el medio más rápido para informarse respecto del ¿qué pasó? o ¿de qué se está hablando?

Nos trataba con más dignidad y respeto; abriéndonos todas oportunidades de pensar y contrastar y debatir: un ejercicio para inteligentes.

Bien por Twitter en 280 caracteres, porque nos asume inteligentes, mal por Twitter filtrado, porque coarta nuestra inteligencia y relación en sociedad, siendo una red social.

 

Mónica Reyes, profesora y máster en Historia

 

 

PRODUCCION: SANDRO BAEZA/AGENCIAUNO