Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 01 de octubre, 2017

Terminemos de destruir el país, ¿les parece?

Consultor de empresas Jaime Jankelevich
“Al fin algo”, se deben refocilar en la izquierda. Algo para tratar de que Piñera no gane. Cualquier cosa que les permita seguir en sus pegas, usufructuando del poder y de los pitutos en el Estado.
Jaime Jankelevich Consultor de empresas
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Ante la inminente derrota de la izquierda en la próxima contienda presidencial, nada mejor, a dos meses de la elección, que tratar de destruir a quien se perfila como el más probable futuro Presidente de Chile. ¿Enfrentando sus ideas, su visión de país, su plan de acción? Nada de eso, se trata de destruirlo a como dé lugar. Para lograrlo, hay gente dedicada a investigar su vida privada y pública hasta el hartazgo, con tal de tener material para titulares que puedan debilitar su competitividad. ¿Qué importa el país, qué importa que sigamos deteriorando lo avanzado? Lo que importa es destruir a Sebastián Piñera, porque tiene grandes pecados que son intolerables y no se perdonan en Chile: es rico, es muy inteligente, es exitoso, y además, es probable que vuelva a ser de nuevo Presidente, lo que para la izquierda resulta inaceptable.

Basta leer los tuiteos para darnos cuenta de lo felices que están por esta revelación de un tema que se viene investigando hace ya mucho rato. El diputado Hugo Gutiérrez, como no pudo probar nada de sus diatribas en el caso Exalmar, ahora quiere extender su querella a esta boleta de SQM. ¡Pero qué descarados son! ¡Rasgan vestiduras de moralidad cuando ayer desde el gobierno al cual pertenecen presionaban al SII para que no se metiera en SQM! Y hoy desde Brasil hay un testigo que quiere impunidad en Chile para declarar sobre los fondos aportados, según él, para financiar la campaña de la actual Mandataria. Entonces, ¿con qué moral se atreven a tuitear que Piñera financió su anterior participación electoral con dineros fraudulentos de SQM?

Esto no se trata de un empate. Se trata de exigir un mínimo de decoro antes de intentar erigirse como los escuderos de la moral y rasgar vestiduras de transparencia cuando su propia ropa está sucia. ¿Se olvidaron de la Universidad Arcis, o de la venta trucha de las propiedades del PC a través de un resquicio en la ley de partidos políticos?

Los motivos están más que claros y no son otros que destruir al candidato presidencial que más posibilidades tiene de triunfar. No importa que sus ideas sean positivas para Chile, tampoco que pueda volver a conducir al país por la senda que durante casi 30 años logró generar una gran clase media, lo que le da sustentabilidad a nuestra nación. ¡Qué importa Chile! Lo que importa es destruir a Piñera sin importar cómo, porque si no se pierde el poder y se acaban las pegas. Además, aseguran, sería inaceptable devolverle el gobierno “a la derecha”.

Esta pareciera ser la idea: “Los invitamos a terminar de destruir el modelo, y de pasadita el país, porque a pesar de lo eficientes que hemos sido haciéndolo en estos cuatro años, aún queda espacio para más”.

¡Que siga el circo, aún faltan dos meses para la elección!

 

Jaime Jankelevich, consultor de empresas

 

 

FOTO: AgenciaUno

 

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: