La capital no puede seguir creciendo en desmedro de otras ciudades. En el campo existe como una ambición mal entendida de emigrar a Santiago. Esto debe revertirse y las autoridades que nos gobiernan, que tienen tanta tribuna y tanta prensa, deben actuar.
Publicado el 17.01.2016
Comparte:

En época de verano somos muchos los chilenos que salimos de Santiago y constatamos que Santiago no es Chile. Al alejarnos de la mole de cemento, ruidosa y poluta, no dan ganas de regresar.

En provincias el aire es distinto, hay más brisa, menos gente, menos tacos y más naturaleza. Llegará el momento en que los ciudadanos y las autoridades se den cuenta de que tenemos una nación con vasto territorio, muchas veces abandonado. Las mejores universidades y colegios están en Santiago. El poder político, judicial, financiero, los medios de comunicación y los grandes proyectos se concentran en la capital. No obstante, nuestra riqueza se genera en regiones, carentes de adecuada infraestructura, de capital humano calificado y de iniciativas que puedan disminuir la brecha y la desigualdad entre Santiago y regiones.

¿Qué hacer para que prospere un Chile más descentralizado? Como este ciudadano conoce su país bastante bien, se atreve a proponer ideas que ayudarían a que la población se distribuya más eficientemente a lo largo y ancho de Chile.

Transporte: Ir adelante desde el Ejecutivo, pero implementado por los privados, con un plan de desarrollo de ferrocarriles. No más espera. No más excusas. Tren de pasajeros de primer nivel Santiago-Puerto Montt (he escrito unas cuatro veces acerca de este tema). Otro tren rápido debería operar entre Santiago y Valparaíso. ¿Qué más espera la autoridad para ir adelante con esto?

Educación: Fundar cinco institutos de alto nivel en regiones para estudios técnicos bilingües de nivel superior, con tres años de duración en: Minería-Antofagasta, Viticultura y Enología-San Fernando, Ciencias Forestales-Los Ángeles, Salmonicultura-Puerto Montt y Turismo-Punta Arenas. Estos institutos deberían ser resultado de una integración público-privada con apoyo de Asociaciones Gremiales (Sonami-Wines of Chile-SNA-Corma-SalmonChile-Achet).

Cultura: Incorporar a las mallas curriculares de los colegios y liceos desde pre-básica, la obligación de aprender a tocar un instrumento musical antes de egresar de Cuarto Medio. En Polonia, esto es una realidad.

Turismo: Llevar adelante un plan de promoción público-privado de Chile en el mundo, destinando mayores recursos a este sector en el presupuesto de la nación. Capacitar guías turísticos bilingües a través del territorio.

Deportes: Las provincias necesitan más espectáculos deportivos de buen nivel, mejores equipos de fútbol, de basquetbol, más escuadras ciclísticas, más giros, más regatas, más triatlones. Deben aumentarse las horas de deporte obligatorio en las escuelas y hacer que el deporte sea realmente un hábito desde pequeños. El fútbol no puede ni debe ser la única alternativa.

Mundo rural: La agricultura ha aumentado su participación en el total de exportaciones chilenas. Tras la caída del precio del cobre y sus efectos en la economía, la agricultura asoma como una alternativa real, más estable y de inmensos efectos en los ingresos regionales. Es muy difícil entusiasmar trabajadores para vivir y trabajar en el campo. No hay buena locomoción colectiva y las redes viales son inadecuadas. Para lograr mejorar los niveles de la población, especialmente en La Araucanía, se debe invertir en infraestructura.

En la medida que conozcamos más de nuestro país, viajemos más por Chile y valoremos las inmensas potencialidades que tiene nuestro territorio, podremos tener un país más acorde con nuestra geografía.

Un llamado a los líderes regionales, de distintos ámbitos, a presionar en Santiago para que a las provincias se les dé mayor autonomía, mayores recursos y un protagonismo con visión de futuro.

Santiago no puede seguir creciendo en desmedro de otras ciudades. En el campo, existe como una ambición mal entendida de emigrar a Santiago. Esto debe revertirse y las autoridades que nos gobiernan, que tienen tanta tribuna y tanta prensa, deben actuar.

 

Andrés Montero J., Ingeniero Comercial U. de Chile, M.A. The Fletcher School of Law and Diplomacy.

 

FOTO: FRANCISCO FLORES SEGUEL/AGENCIAUNO