La gente castiga al Gobierno por no saber cómo avanzar las reformas y castiga a la derecha porque percibe que ella sólo se dedica a bloquearlas.
Publicado el 03.12.2014
Comparte:

La encuesta CEP dejó en claro tres cosas. Primero, y lo más importante, es que la gente quiere que el Gobierno se aboque a reformar la educación, ésta es la primera prioridad de las personas. La gente cree que la educación es el camino para terminar con la desigualdad y la forma de garantizar iguales oportunidades a todos.

Segundo, la aprobación al Gobierno cae significativamente. ¿Cómo se entiende esta contradicción entre un electorado que quiere reforma educacional y un gobierno que dice impulsar la reforma que cae en su aprobación? La respuesta es obvia. La gente quiere reformas, pero no entiende cómo las reformas que impulsa el Gobierno producirán los resultados que esperan los chilenos. Esa es una llamada de advertencia para La Moneda. Las banderas que ha tomado el Gobierno son las correctas, pero la estrategia para alcanzar el objetivo no están siendo aprobadas por la gente.

Tercero, el rechazo a toda la clase política es especialmente preocupante para la derecha. Si hay rechazo a todos los políticos, los políticos de derecha son rechazados aun más. La estrategia de bloquear las reformas no paga, la gente quiere reformas. Castiga al Gobierno por no saber cómo avanzarlas y castiga a la derecha porque percibe que ella sólo se dedica a bloquearlas.

 

Patricio Navia, Foro Líbero.

 

 

FOTO: MARCELO SEGURA MILLAR/AGENCIAUNO

Ingresa tu correo para recibir la columna de Patricio Navia