No se puede obviar que fue durante el gobierno del ex Presidente Piñera cuando se tomó el toro por las astas para dar una solución a los deudores.
Publicado el 08.10.2014
Comparte:

Hace pocos días el Gobierno anunció que había resuelto una solución definitiva a los deudores del crédito Corfo para estudiantes de educación superior, la cual consiste en igualarles las condiciones a las que rigen para el sistema de Crédito con Aval del Estado (CAE). Sin duda esta es una muy buena noticia para quienes durante años debieron soportar una pesada mochila por este concepto, pero me parece de la más elemental justicia recordar que quien tomó el toro por las astas y logró rebajar la tasa de interés de dichos créditos al 2% fue el gobierno del ex Presidente Piñera.

Hagamos un poco de historia. El programa de créditos Corfo para estudiantes de pregrado nació el año 1997 –gobierno del ex Presidente Frei Ruiz Tagle-, cuando sólo existía el Crédito Solidario, disponible únicamente para los estudiantes de menores niveles de ingreso que postulaban a las universidades tradicionales, y cuyo volumen total no era suficiente para atender la demanda existente. Con el objetivo de facilitar a las familias de clase media el acceso a financiamiento para los estudios de educación superior, la Corfo empezó a otorgar líneas de financiamiento de largo plazo al sistema financiero para financiar operaciones de crédito a los estudiantes, así como garantías parciales a los créditos otorgados con este propósito por las entidades financieras.

La Corfo entregaba la línea de financiamiento a los bancos, y éstos otorgaban los créditos a los estudiantes, exigiendo adicionalmente avales personales. Al costo del crédito Corfo los bancos estaban autorizados a cobrar un spread en la tasa de interés, que podía llegar hasta un 5% sobre UF. De esta forma, la tasa de interés promedio que pagaban los deudores del crédito Corfo llegó a ser superior a UF+ 8%. En consideración a las necesidades de los estudiantes por acceder a financiamiento en condiciones más favorables, en el año 2006 –gobierno del ex Presidente Lagos- se crea el sistema Crédito con Aval del Estado (CAE), el cual establecía una tasa de interés de UF+6%. No deja de llamar la atención que, al momento de crearse el CAE, no se hubiera hecho nada con el mecanismo de los créditos Corfo, el cual definitivamente era más oneroso que el nuevo instrumento, y empezaba a incubar una mochila que le iba a ser muy difícil de sobrellevar a los deudores.

Más llama la atención que en marzo del año 2009 –primer gobierno de la Presidenta Bachelet- se modificó el programa de los créditos Corfo, pero no en la dirección de limitarlo, sino que ampliando incluso su cobertura, sin tomar en cuenta que se estaba incubando una verdadera bomba de tiempo.

Ante esta situación, en el año 2011 el gobierno del ex Presidente Piñera toma la decisión de cerrar el programa, por estimar que para muchos se estaba convirtiendo en una soga al cuello. Lo que ya era obvio en el papel, quedaba mucho más patente al escuchar los testimonios de un gran número de deudores que acudían a la Corfo a buscar una solución al problema. Comenzamos entonces a buscar fórmulas para aliviar la situación que afectaba a 106 mil deudores vigentes a esa fecha, y es en ese contexto que en diciembre del año 2012, y tomando en cuenta la disponibilidad de recursos existente, se toma la decisión de rebajar la tasa de interés al 2%, al igual como se estaba haciendo con los beneficiarios del CAE, y excluyendo sólo al 10% del decil de mayores ingresos. Se inició un proceso de postulación, desplegando una amplia campaña a nivel nacional, en el cual se inscribieron 38.477 deudores, de los cuales finalizaron el proceso 31.696. Y aplicando los filtros de nivel de ingreso así como otros requisitos establecidos, 24.788 resultaron elegibles. Esa es la verdadera historia.

A partir de esta situación, durante el actual período de la Presidenta Bachelet se toma la decisión de avanzar un poco más allá, y se agrega como beneficio adicional en días recientes, entre otras, la condición de que la cuota máxima no podrá exceder el 10% del ingreso mensual del deudor, igualándolo así con el tratamiento de que se resolvió para los deudores del CAE, también en el gobierno del ex Presidente Piñera. No cabe duda de que este último paso representa un avance adicional, que ha sido posible gracias a la mayor disponibilidad de recursos existente, y nos alegramos de esto. Pero al escribirse la historia, no se puede obviar que fue durante el gobierno del ex Presidente Piñera cuando se le puso el cascabel al gato en la búsqueda de una solución a los deudores de los créditos Corfo.

 

Hernán Cheyre, Ex Vicepresidente Ejecutivo CORFO.

 

 

FOTO: RODRIGO SÁENZ/AGENCIAUNO.