Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 17 de marzo, 2018

Punta Peuco: La decencia en entredicho

Consultor de empresas Jaime Jankelevich
A horas de terminar oficialmente el gobierno anterior, se pretendió generar un evento de carácter político comunicacional que, de haberse consumado, habría empañado ciertamente la magnífica ceremonia republicana del cambio de mando presidencial.
Jaime Jankelevich Consultor de empresas
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

El ex ministro de Justicia Jaime Campos, ha puesto en la agenda un tema del que poco o nada se habla, pero a mi parecer es absolutamente relevante reflexionar sobre él: la decencia en la política. De haberse logrado efectuar el intento de última hora del anterior gobierno de cerrar Punta Peuco -que según el ministro saliente no habría tenido efecto legal alguno, sino sólo uno político comunicacional-, habría generado un desagradable impasse, que hubiera empañado y tensionado innecesariamente el cambio de mando presidencial.

Una cosa es que un Presidente tenga el derecho de gobernar hasta el último día de su mandato, pero otra cosa muy distinta es hacer uso de esa facultad para intentar darse un gustito personal, a escasas horas de concurrir al Congreso Nacional a entregar la piocha de O´Higgins a su sucesor, desconociendo completamente la opinión hecha pública con anterioridad por la nueva administración, esto es, que no cerraría Punta Peuco.

Como lo dijo el ex ministro Campos, a último momento y particularmente a horas antes de poner término a un mandato, esas cosas no se hacen, porque no tienen presentación. Es aquí entonces, cuando el tema de la decencia en el actuar en política toma relevancia, particularmente cuando se trata de las máximas autoridades que nos gobiernan y representan. Lo sucedido el domingo 11 es un claro ejemplo de lo necesario que es reflexionar sobre este tema.

Recién partiendo la nueva administración, e incluso antes que recibiera los símbolos del poder, ciertos parlamentarios de oposición ya estaban hablando de los conflictos que iban a provocar usando los denominados movimientos sociales, para oponerse al nuevo gobierno. Si la Confech ya llamó a un paro el 9 de abril antes de que comenzara la administración Piñera, sin saber absolutamente nada sobre las medidas que podría tomar.

La Real Academia, en dos de sus acepciones, define a la decencia como honestidad, recato, modestia, y también como dignidad en los actos y en las palabras. Me pregunto, ¿es honesto generar conflictos artificiales que dañan al país como un todo, para satisfacer mezquinos intereses políticos, o para intentar que este gobierno no dure más que sus cuatro años, como ya se planteó? ¿Es decente dejar entrever entre líneas que, si a este gobierno le va mal, se podría recuperar el poder en 2022?

En el nuevo Parlamento hay quienes en la oposición ya hablan de que entregarse en brazos de los acuerdos que el Presidente Piñera pretende alcanzar es peligroso. ¿Qué tiene de peligroso para esos políticos llegar a acuerdos nacionales que nos beneficien a todos? Que a este Gobierno le vaya bien. Y si le va bien, estaría en riesgo el volver al poder en cuatro años más.

¿Es digno ese lenguaje? ¿Es honesto postergar grandes acuerdos porque podría resultar “peligroso” para el retorno al poder? Tanto lo digno como lo honesto son parte de la decencia. Y si no existe decencia en el actuar de los políticos, nada positivo para el país se puede esperar.

La última decisión del ex ministro Campos, en todo caso, nos indica que por cierto existen políticos que dejando de lado sus propios intereses, tienen consciencia de la importancia de actuar con decencia en esta relevante e imprescindible actividad. Ojalá muchos dentro de la oposición así lo entiendan y, por el bien de nuestro país, contribuyan constructivamente a generar consensos que nos unan, pues eso es lo que todos queremos, eso es lo que Chile necesita y finalmente,  eso fue lo que mandató el pueblo el 17 de diciembre pasado al elegir al actual Presidente Sebastián Piñera.

 

Jaime Jankelevich, consultor de empresas

 

 

FOTO: FELIPE LOPEZ/ AGENCIA UNO

 

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: