En el actual cuadro político, capaz que no tengamos primarias legales el 2 de julio en ninguna de las dos coaliciones, al menos a nivel presidencial. Un escenario que no considerábamos hace un par de meses.
Publicado el 09.03.2017
Comparte:

A raíz de los polémicos dichos de la Presidenta Bachelet, quien afirmó que las diferencias entre la Democracia Cristiana y el Partido Comunista eran parte de una “pelea chica”, escribí la semana pasada en El Líbero acerca de las decisiones que se venían por delante en la DC. Lo que afirmé es que si bien hay importantes dirigentes que insisten en que es preferible para el partido llevar un candidato directamente a la primera vuelta presidencial y no a las primarias de la Nueva Mayoría, ellos (Ignacio Walker, Gutenberg Martínez, Mariana Aylwin) no tienen mayoría dentro de la DC. Como la senadora Carolina Goic, quien sí tiene mayoría en el partido y sería la candidata democratacristiana, ha manifestado ser partidaria de que se realicen primarias, lo más probable es que no triunfe la tesis de ir directamente a la primera vuelta, con lo cual las diferencias entre la DC y el PC tenderían, en la práctica, a diluirse.

Sin embargo, las últimas conversaciones de pasillo en la DC durante esta semana han señalado una suerte de camino intermedio. Esto es, que la Junta Nacional de este fin de semana proclame como candidata presidencial a Carolina Goic, sin señalar explícitamente si es candidata a la primaria o a la primera vuelta de las elecciones presidenciales. Esta última decisión se postergaría para más adelante.

Esta solución de compromiso sería aceptada por Goic si percibe que la posición de los anti primaria tiene suficiente apoyo como para restarle fuerza a su candidatura. Si bien ella tiene votos para ganar en la interna, no desearía una candidatura a primarias debilitada. Se teme en este caso al síndrome Orrego, quien terminó con escaso apoyo partidario en las primarias de 2013.

Si llegara a prosperar esta solución de compromiso, lo interesante es que se abre una interrogante acerca del rol que las primarias jugarían en la próxima contienda presidencial. Las dudas acerca del cumplimiento por parte de los partidos de sus metas de refichaje de militantes han venido a agregar más ingredientes a este plato. Si un partido no cumple las metas, no podría inscribir a un candidato en las primarias legales del próximo 2 de julio. Ello podría ocurrirle, por ejemplo, a Ricardo Lagos si el PPD no llega a la meta.

Así las cosas, se ha empezado a conversar al interior de los partidos de la Nueva Mayoría la posibilidad de hacer primarias convencionales y no legales, que tienen mucho menos formalidades, pero que darán origen probablemente a más diferencias entre los partidos acerca de su padrón electoral, oportunidad, etc., pues no tienen reglas de juego establecidas y gozan de menos legitimidad ante la ciudadanía que una primaria legal. Frente a esa posibilidad, pasa a ser más probable que la actual presidenta de la DC revise su posición de ir de todas maneras a primarias y terminen todos en la primera vuelta presidencial.

En abono de esta posibilidad está también lo que está ocurriendo al interior de la oposición. Frente a la inminente candidatura de Sebastián Piñera, hasta el momento sólo Felipe Kast ha manifestado una intención clara de ir a elecciones primarias legales el 2 de julio y de competirle al ex Presidente en esa instancia. El senador Manuel José Ossandón y el diputado José Antonio Kast han sido ambiguos en relación a las primarias. En los últimos días ha surgido con fuerza en Renovación Nacional la idea de no proclamar a Piñera y Ossandón como candidatos a la primaria, sino sólo al ex Presidente, quien es el que tiene verdaderas posibilidades de ganar. Frente a esto, Ossandón podría decidir no concurrir a las primarias y presentarse a la primera vuelta de la elección. El diputado José Antonio Kast ha sugerido que podría no ir a primarias, sino a la primera vuelta, aunque no marca en las encuestas.

Así las cosas, sólo estarían disponibles para una primaria Sebastián Piñera y Felipe Kast. No sería una elección competitiva y, por otra parte, tampoco cabe esperar mucha confrontación, si consideramos que Kast formó parte del Gobierno de Piñera. Ello podría llevar a revisar la realización de primarias en la centroderecha.

En este cuadro, capaz que no tengamos primarias legales el 2 de julio, al menos a nivel presidencial. Un escenario que no considerábamos hace un par de meses.

 

Luis Larraín, #ForoLíbero

 

 

FOTO: NADIA PEREZ/AGENCIAUNO

 

Ingresa tu correo para recibir la columna de Luis Larraín