Hubo una propuesta para que la Nueva Mayoría compitiera en una sola lista. La idea no era buena por tres razones.
Publicado el 04.01.2016
Comparte:

Casi con seguridad la Nueva Mayoría competirá con, al menos, dos listas de concejales. Una de ellas será integrada por el PS y el PDC, y la otra por el PPD, PRSD y PC. Una tercera lista sería conformada por candidatos de la IC y el MAS, a no ser que decidan incorporarse a alguno de los otros dos pactos. El gran problema es que un partido pequeño dentro de una lista conformada por partidos grandes, termina por colaborar para que la lista coseche más escaños, pero no necesariamente para beneficio propio. Por la derecha, en tanto, sus partidos también decidieron armar sus respectivas listas.

Esto producirá un natural incremento en el número de candidatos y, como consecuencia, papeletas de votación enormes. Los aspirantes tendrán que ingeniárselas para lograr que su nombre se transforme en una marca. En un escenario de bajo interés en la política y de una participación estacionada en torno al 40%, es probable que los grandes favorecidos sean los incumbentes. Dado que son más conocidos en la comuna y tienen bases de apoyo relativamente consolidadas, el aumento de la fragmentación terminará por fortalecerlos. Por eso mismo, si bien resulta razonable que los partidos compitan para algunas alcaldías con su concejal más votado, esto puede generarles un efecto negativo. Es plausible que ese concejal pierda la elección y que, adicionalmente, la lista de concejales quede desprotegida. Los partidos pueden terminar perdiendo buenos concejales debido a tomar riesgos que, muchas veces, son innecesarios.

El asunto del número y composición de las listas ha generado un áspero debate. En la Nueva Mayoría, el PS discutió entre formar un frente de izquierda con el PPD y el PC, o mantener el denominado eje histórico junto al PDC. Los números indican que si el PS hubiese competido en 2012 con el PPD y el PC, su volumen de escaños habría incrementado. En esos comicios, en lista con el PDC, el PS obtuvo 269 concejales. Una simulación electoral donde el PS arme lista con el PPD y el PC, arroja 313 concejales. Es decir, un incremento de 44 cupos. El PDC, en tanto, si hubiese competido en pacto con el PRSD, habría pasado de 319 a 412 concejales.

Hubo una propuesta para que la Nueva Mayoría compitiera en una sola lista. La idea no era buena por tres razones. Primero, porque difícilmente se acordaría un sistema adecuado y justo de subpactos. Segundo, porque haría muy tortuosas las negociaciones para definir los cupos correspondientes para cada partido. Tercero, porque la derecha, al presentar tres listas, tendría más candidatos que la Nueva Mayoría para cubrir las comunas. Por cada candidato de la Nueva Mayoría, habría tres de la derecha. Bajo esas condiciones era imposible competir. En consecuencia, siendo una idea coherente desde el punto de vista político, era inviable en términos electorales.

Seguramente, esta propuesta reflotará para la elección legislativa de 2017. En ese escenario sí resulta indispensable competir en una sola lista, pues será el equipo que acompañará al candidato presidencial del pacto. Dado que los candidatos a la Cámara y al Senado serán más visibles que los candidatos a concejales en una elección local, los pactos no necesitan reproducir un número irracional de postulantes. Todo lo contrario. Requieren impulsar nuevos liderazgos y, para eso, es importante que los votos se concentren en esas potenciales figuras. Si compite un número excesivo de candidatos, habrá congresistas escasamente votados y poco respetados. Además, si los candidatos perciben que pueden ser electos con un número bajo de votos, entonces se abrirá espacio para prácticas aún más clientelares que con el binominal, pues bastará construir un pequeño nicho de votantes para ganar el escaño. El consejo, por tanto, es uno solo: competir con al menos dos listas para concejales, y con una para legisladores.

 

Mauricio Morales, académico Facultad de Ciencias Sociales e Historia UDP.

 

 

 

FOTO: HANS SCOTT /AGENCIAUNO