Necesitamos un interés real por hacer de este proceso uno inclusivo, abierto y serio. De ahí que extrañe la intención de un sector amplio de Chile Vamos por reducir los espacios de debate y discusión entre el ex Presidente Piñera, el senador Ossandón y el diputado Felipe Kast.
Publicado el 10.04.2017
Comparte:

El compromiso de estar a la altura y de responder las exigencias democráticas cada vez más altas queda en entredicho cuando menospreciamos a las instituciones que permiten que ello se logre. ¿De qué sirve prometer primarias si serán un mero trámite que cumplir?

Cuando hablamos de primarias no sólo pensamos en comicios electorales internos de un grupo de partidos. Pensamos, más bien, en abrir las puertas de la decisión a quienes se interesen por participar en ellas. Las primarias no son, claramente, un fin en sí mismas, pero permiten descentralizar la decisión final, evitando que prime un grupo entre cuatro paredes e impidiendo también desmenuzar las fuerzas colectivas en candidatos disgregados.

Sin perjuicio de ello, para lograrlo necesitamos más que un lápiz y una papeleta: necesitamos un interés real por hacer de este proceso uno inclusivo, abierto y serio. De ahí que extrañe la intención de un sector amplio de Chile Vamos por reducir los espacios de debate y discusión entre el ex Presidente Piñera, el senador Ossandón y el diputado Felipe Kast.

Las primarias suponen algo más que carteles en las calles y algunos puerta-a-puerta. Son el espacio ideal para la confrontación de ideas y propuestas programáticas, para que los indecisos puedan contrastar opiniones, evaluar viabilidad de promesas y agregar una cuota de certidumbre ante tanto humo. No hay margen para unas primarias de cartón.

Así, en los debates previos a las primarias nos gustaría oír del candidato Sebastián Piñera una posición clara sobre el matrimonio homosexual y las temáticas de género. Su indefinición ha permitido que diversos grupos, con posiciones disímiles en esas materias, se sientan cómodos con el ex Presidente, pues aún no ha sido capaz de decir con claridad qué debemos esperar de él en esos puntos.

De parte del senador Manuel José Ossandón parece relevante saber si su campaña será hacia la ciudadanía o dirigida al ex Presidente Piñera. Quienes creemos que sus intuiciones conceptuales son positivas, especialmente por la inclusión de la idea de la solidaridad como eje central de su propuesta, esperamos de él que no sólo quiera ser Presidente, sino que actúe de acuerdo a la circunstancias. En política, las formas son importantes.

Finalmente, es valorable de parte de Felipe Kast la presentación de propuestas de orden técnico que eleven el nivel de nuestra organización estatal. Sin embargo, la eliminación de la subsidiariedad como principio constitucional es un error político sospechoso, ya que ella ha sido un elemento esencial para otorgar estabilidad y orden a nuestro país, permitiendo que el ejercicio de la libertad –tan defendida por Evópoli- sea una realidad y no sólo una frase bonita.

La oportunidad para darle mayor valor a la actividad política y enviar una señal a la ciudadanía que permita recuperar confianzas está muy cerca. La primaria y los múltiples debates son el elemento clave para destapar esta olla en la que cada vez se siente más la presión.

 

Pablo Valderrama, director de Formación de IdeaPaís

 

 

FOTO: JAVIER BAULUZ/ AGENCIAUNO