Toda la plata de los impuestos proviene al final del día de la actividad empresarial. Entonces, si la actividad empresarial no hace patria, ¿quién la hace?
Publicado el 09.12.2017
Comparte:

Lo dijo Alejandro Guillier. “Vamos a meterles la mano al bolsillo a los ricos”.

La frase es importante por varias cosas, en primer lugar, porque es más clara que decir “vamos a aumentar impuestos”, que no deja de ser un eufemismo para lo anterior. Los impuestos son dinero que se les saca por la fuerza a los contribuyentes y eso se entiende mucho más claramente con la frase de Guillier. De modo que partamos por reconocerle un mérito pedagógico a sus palabras.

Sin embargo, eso no necesariamente debe ser reconocerle mérito a Guillier, porque lamentablemente la frase no es original suya. Se la copió a Nicolás Maduro, que la dijo hace tiempo en Venezuela, y Guillier no ha hecho más que un copy paste de la inspiradora frase chavista. Parece que después de todo, Maduro efectivamente es un gran modelo para nuestro candidato de izquierda.

Pero también la frase es peligrosa, porque la expresión “vamos a meterle la mano al bolsillo”, como es muy explícita respecto al robo de la plata de otro, estimula a los ladrones a meterles la mano en el bolsillo a los demás, ojalá ricos (como usted, querido lector, que, por si no lo sabe, es rico para estos efectos) y es una señal de permisividad ante el robo.

Además, agregó Guillier -y esto sí parece ser de su creación-, “para que así alguna vez (los ricos) hagan patria”. La plata para pagar impuestos sale de dos fuentes: de las personas o de las empresas. No hay de dónde más sacarla. En cuanto a las personas, obtienen su plata de sus trabajos. ¿Y dónde trabajan? En empresas, en servicios públicos o por cuenta propia. No existen más fuentes de trabajo que esos tres tipos.

Las personas que trabajan en las empresas obtienen su dinero de lo que aportan con su trabajo a dichas empresas. Ese dinero se origina en el valor que se crea en la actividad empresarial, y que es compartido por quienes participan en ella, como es el caso de los trabajadores. Los que trabajan en servicios públicos son pagados por el Estado, pero la plata con que el Estado les paga los sueldos… proviene de los impuestos.

La  otra fuente de pago de impuestos es el pago de impuestos directamente por las empresas. Así, toda la plata de los impuestos proviene al final del día de la actividad empresarial. Entonces, si la actividad empresarial no hace patria, ¿quién la hace?

Esta segunda frase de Guillier revela una grave falta de comprensión sobre lo que es la actividad empresarial y su contribución al país. Las empresas contribuyen creando el entorno en el que las personas pueden desplegar su potencial productivo y conseguir así los medios para financiar su vida y prosperar junto con sus familias, y además para pagar los impuestos a que les obliga el Estado.

Como dijo Fernando Villegas, “no es sacándoles plata a los ricos, sacándole plata a la clase media —que es lo único que se les ocurre a las izquierdas (subir impuestos)—, no es de esa forma como se crece. El país crece cuando se produce más”.

Producir bienestar sí es hacer patria.

 

Gerardo Jofré

 

 

FOTO: FRANCISCO FLORES SEGUEL/AGENCIAUNO