El trabajo de Fernando Hormazábal consigue lo que se propone: dar respuesta a la arremetida comunicacional del Gobierno de Evo Morales y a su versión sobre los efectos de los actos de nuestros vecinos desde 1866 en adelante.
Publicado el 10.03.2017
Comparte:

Ya está en librerías “Mare Nostrum” (Respondiendo a Evo Morales), de Fernando Hormazábal, un exhaustivo análisis de la compleja relación vecinal con Bolivia, que no deja tema sin tratar en los orígenes históricos y evolución de la mediterraneidad boliviana hasta la situación actual del juicio en La Haya. El texto llega en un momento oportuno, como una obra de referencia fundamental para conocer en detalle todo lo que es necesario saber sobre la demanda marítima boliviana, cuando estamos aproximadamente a un año de que ese tribunal emita su fallo en ese caso.

No se puede dejar de mencionar el beneficio que tiene contar con una perspectiva multidimensional sobre la compleja relación bilateral y, en ese sentido, el valor que aporta este libro es significativo para la comprensión y la información del público general, como también por el análisis que entrega a especialistas y académicos sobre cuestiones poco conocidas o respecto de las cuales no ha habido contraste de opiniones. Esto es de particular interés, puesto que la formulación de la política exterior de Chile, en especial en lo que se refiere a los asuntos vecinales, requiere de una urgente revisión a la luz de lo que ha ocurrido en los últimos años. Fernando Hormazábal proporciona una perspectiva que arroja luces sobre la necesidad de ampliar las opciones y dar cabida al análisis crítico de la política exterior. El aporte de un especialista proveniente del mundo militar al análisis histórico de la relación bilateral con Bolivia tiene un valor que se debe aquilatar en su justa dimensión. Debemos, por lo tanto, enfatizar la necesidad de incorporar el análisis y la visión que personas como él pueden aportar en el estudio de las complejas opciones diplomáticas en materias vecinales.

Para abordar con justicia la contribución de esta obra, debemos necesariamente hacer mención a la innegable carencia de información, debate y difusión que ha habido en nuestro país en relación con su propia evolución histórica, en general, y respecto de lo que ha sido el manejo diplomático posterior a la Guerra del Pacífico, en particular. Resulta penoso constatar el desequilibrio manifiesto que existe entre la importancia que se atribuye a la difusión de la histórica relación bilateral entre Chile y Bolivia a ambos lados de la frontera. Es un hecho innegable que en Chile no se ha dado a la relación con Bolivia la dedicación, el tiempo y la profundidad que merece. La contribución que hace el autor al intento por remediar esa situación constituye, en sí mismo, un mérito digno de destacar.

Mare Nostrum aborda en forma directa esa necesidad de información y debate que ha faltado en Chile respecto de este asunto. Son  muy escasas las publicaciones aparecidas en Chile sobre la demanda marítima presentada por Bolivia en La Haya. Más escasas aún son aquellas que escapan a los límites fijados por las autoridades, que inexplicablemente parecieran estar empeñadas en que sólo exista una versión oficial, y nunca un debate, sobre este importante asunto. Este trabajo, por el contrario, contribuye a estimular el intercambio de opiniones al presentar diversos puntos de vista respecto de una variada gama de hechos, situaciones y decisiones que han condicionado y delineado la acción de la diplomacia chilena en el tratamiento que ha dado a la aspiración marítima boliviana.

El libro consigue lo que se propone: dar respuesta a la arremetida comunicacional del Gobierno de Evo Morales y a su versión sobre los efectos de los actos de nuestros vecinos desde 1866 en adelante, incluyendo el Tratado Secreto de alianza militar suscrito con Perú en 1873, el incumplimiento de innumerables compromisos, el famoso impuesto de los 10 centavos a las exportaciones de salitre de las compañías chilenas, la declaración de guerra, la retirada del campo de batalla para dejar al Perú abandonado a su suerte, las volteretas para intentar desconocer la autoría de las principales cláusulas del Tratado de 1904, los recurrentes intentos por impugnar el Tratado de Límites, entre el cúmulo de acciones que registra la Historia y que Bolivia quisiera hacer desaparecer, como por arte de magia.

Con esta obra Hormazábal entrega una respuesta tan contundente como fundamentada a la particular versión boliviana respecto de su histórica demanda.

 

Jorge Canelas, cientista político, ex Cónsul General de Chile en Bolivia

 

 

FOTO: AFKA/AGENCIAUNO