Mantener jerarquías entre los estudiantes, demandar privilegios para el grupo escogido, impedir que los miembros discrepen de su visión ideológica; son algunos de los consejos para los movimientos universitarios.
Publicado el 27.11.2015
Comparte:

La coordinación es relevante, y más aún cuando hablamos de la lucha de los estudiantes. Aquí algunos consejos -que se convierten en imperativos- para el alcance de nuestros objetivos este año.

En primer lugar, es necesario mantener jerarquías entre los estudiantes. Si pretende representar a los estudiantes agrúpelos por ejemplo, en Cruch y No Cruch como lo hemos hecho. Si lo acusan de defender grupos particulares de interés, responda con algún argumento que refleje una superioridad justificada en quienes son beneficiarios. Por ejemplo: tradición de las universidades, carácter público, etc. De todas formas, esté tranquilo porque usted es el “movimiento estudiantil” y, por ende, los representa a todos.

En segundo lugar, permita un mayor derecho de representación en quienes ha escogido como “beneficiarios”. Bloquee la participación de ciertas federaciones. Especialmente de aquellas que discrepan con los lineamientos ideológicos del movimiento. Clasifíquelos como “anti democráticos”, “confesionales”, “lucrativos”. Ahora, es muy importante que de todas formas se permitan mecanismos que muestren apertura -como la inclusión al Confech- pero asegúrese de que las cúpulas y mayorías sean serviles a los principios del movimiento.

Es necesario además que demande privilegios para su grupo escogido. Aunque ante la opinión pública se plantee como un movimiento universal, negocie con el gobierno privilegios para su grupo de ciudadanos escogido. En este caso, las universidades del Cruch. Se les acusará de injustos, pero recuerde que lo más importante es defender a las instituciones que ideológicamente son necesarias, más que focalizar los recursos.

En el discurso siempre señale que sus demandas son universales y beneficiosas para todos (aunque sepa que no es así) y en caso de lograrlas diga que no es suficiente. Si se le acusa de discriminador, señale que las medidas son paulatinas y que de todas formas este es un avance. Pero si logra el objetivo, señale que los cambios no son suficientes debido a que mantienen al actual sistema. Al obtener la gratuidad por ejemplo, exija mayores condiciones que permitan renovar al movimiento estudiantil y diferenciarlo de la izquierda del gobierno.

En la elaboración del petitorio de educación superior, introduzca condiciones que reduzcan la diversidad del sistema: es fundamental que las universidades que hoy son serviles al capitalismo y la Iglesia, se encuentren de manos atadas con la reforma. Exigirles un gobierno distinto, criterios amplios de “calidad” y aranceles que ahoguen sus finanzas es parte del camino para que exista un verdadero Estado Docente.

Impida -en sus diversas agrupaciones- que sus miembros discrepen de su visión ideológica. Si es electo un dirigente contrario a la lucha del movimiento, se debe evitar que plantee ideas distintas a las acordadas. Si quiere saber cómo hacerlo, revise lo ocurrido con Ricardo Sande. Después de un semestre, se le expulsó mediante un mecanismo “democrático”. Es muy relevante que sea “democrático” debido a que si es denunciado, se está atacando a la democracia y es posible victimizarse, sin que te consideren discriminador.

Si se enfrenta a elecciones perjudiciales, idee mecanismos que le permitan obtener un triunfo. En muchas de nuestras universidades el quórum se ha vuelto un problema. Si se está ganando, pero con menos de la mayoría mínima, es fundamental modificar el padrón eliminando estudiantes (por ejemplo a aquellos que no tomaron ramos en un período). Es más importante asegurar el triunfo que ser acusado de antidemocrático. Si es necesario llegue a acuerdos incluso con Rectoría.

Es necesario recordar que es sumamente importante atemorizar a quien piensa distinto y vincularlo a la dictadura: ataque por redes sociales y amenace a los estudiantes serviles al sistema capitalista. Escríbanle canciones, vincúlenlos a Pinochet. Pueden pedirle a este grupo que ayudó a la operación FEUC.

Por último, asegúrese de tener una gran cantidad de periodistas que apoyen al movimiento: es muy importante que las movilizaciones realizadas sean cubiertas por la prensa cercana. Sin autobombo no se existe.

NOTA: todas estas acciones enmárquelas en un discurso democrático, inclusivo y mayoritario (como el título de este instructivo)

 

María Jesús Wulf, coordinadora nacional de la Red Movamos.

 

FOTO: RAÚL ZAMORA/AGENCIAUNO